Los socios de Sánchez condicionan su apoyo al decreto de la luz a que se retoque vía ley
  1. España
EL GOBIERNO APURA LA NEGOCIACIÓN

Los socios de Sánchez condicionan su apoyo al decreto de la luz a que se retoque vía ley

Desde ERC, PNV o EH Bildu, siguen negociando con la Vicepresidencia de Transición Ecológica. Aunque el voto no está decidido todavía, descartan tumbar el texto

Foto: La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

El Gobierno está apurando las negociaciones con sus socios parlamentarios para asegurar el apoyo este jueves en el Congreso al decreto de medidas para abaratar el precio de la luz. De entre los partidos del bloque de investidura, solo Más País-Compromís ha garantizado ya su voto favorable, a pesar de que desde la dirección del grupo lamentan que se trate de medidas "transitorias". Desde ERC, PNV o EH Bildu siguen, negociando con la Vicepresidencia de Transición Ecológica, que dirige Teresa Ribera, según indican a este diario fuentes parlamentarias de los diferentes grupos. Aunque el voto no está decidido todavía, los socios del Ejecutivo descartan tumbar el decreto.

Su objetivo es que se tramite como proyecto de ley para posteriormente retocar el texto vía parlamentaria. El PDeCAT, que no apoyó la investidura de Sánchez, pero sí los actuales Presupuestos, se encuentra en esta misma posición. Desde el BNG, a la espera de decidir su voto, tampoco se inclinan por posicionarse en contra. Si bien comparten las críticas de que se trata de medidas "puntuales y parciales". Su apuesta, según fuentes de los soberanistas gallegos, pasa por medidas estructurales para cambiar el actual marco regulatorio.

Foto: Pedro Sánchez saludando a Ignacio Sánchez Galán. (EFE)

El recorte a los denominados 'beneficios caídos del cielo' para repercutirlos en una bajada del precio de la luz, que sigue disparado, es una de las principales medidas del texto. Quienes sí rechazan frontalmente el denominado 'hachazo' son las eléctricas, con quienes se reunirá el Ejecutivo para "conciliar" intereses, como indicaba este lunes tras el Consejo de Ministros la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez. Sobre la mesa, sigue el riesgo de que las medidas del decreto puedan ser recurridas por las compañías y, posteriormente, tumbadas por los tribunales. Desde Moncloa, rechazan esta posibilidad al considerar que el texto cuenta con un buen armazón legal.

La disposición a conciliar intereses tras la guerra abierta entre las empresas y el Ejecutivo, sin embargo, ha generado alarma entre sus socios de coalición, para quienes "es fundamental que, ante las amenazas de las eléctricas, el Gobierno no ceda", según apremiaba este lunes la portavoz de Podemos, Isa Serra. De lo contrario, advertía, sería "deslegitimar al Gobierno y a la democracia". La detracción de beneficios solo se prevé mantener hasta marzo de 2022 y solo tendrán en cuenta aquellos por encima de los 20 euros/MWh.

La crisis de la luz se ha convertido en un problema de primer orden para el Gobierno, contrastando la realidad de los hogares españoles con el discurso de la 'recuperación justa'. Además, está en juego la promesa del presidente, Pedro Sánchez, de que el precio para los consumidores a final de este año no sea superior al de 2018, descontando el IPC. Precisamente, la tramitación vía decreto y no como proyecto de ley, lo que ahora se está negociando, se justificó por la urgencia de poner freno a la escalada del precio de la luz. El decreto entró así en vigor tras su publicación en el BOE el pasado 16 de septiembre. Un atajo que en un principio se había rechazado, pero al que se echó mano para buscar un efecto inmediato en la bajada de la factura.

Más allá de estas medidas

La máxima ahora del Gobierno pasa por tranquilizar a la ciudadanía con el compromiso de que los hogares acabarán pagando a finales de este año el mismo coste por la luz que en 2018, descontando el IPC. De ahí el esfuerzo de asumir una importante caída en la recaudación al implantar otras medidas, como eliminar de la factura de la electricidad la práctica totalidad de los impuestos. A la extensión de la bajada del IVA del 21% al 10% y la suspensión del impuesto de generación eléctrica del 7%, se sumó la eliminación temporal del tributo de la electricidad que grava la factura en un 5,11%.

Más allá de estas medidas, Sánchez ya ha llevado el debate sobre la escalada del precio de la luz al seno de la UE, con el objetivo de articular una respuesta conjunta desde las instituciones comunitarias. La consolidación de la recuperación económica tras la pandemia depende en parte de la evolución de los precios. Las propuestas que el presidente del Ejecutivo trata de poner en la agenda europea pasan por una compra conjunta de gas para contar con una "reserva estratégica", modificar el actual sistema marginalista de fijación de precios y reducir los fenómenos especulativos en el mercado de derechos de emisiones de CO₂.

Este mismo lunes, la acería vasca Sidenor anunciaba un paro intermitente de la producción hasta final de año en su plan matriz por el encarecimiento de los precios. El decreto que se debatirá y votará este jueves en el Congreso incluye un epígrafe especial para las industrias que asumen en su producción altos costes energéticos.

Factura de la luz Teresa Ribera
El redactor recomienda