El soberanismo llama al boicot a las eléctricas españolas por el precio de la luz
  1. España
  2. Cataluña
Piden contratar solo operadoras catalanas

El soberanismo llama al boicot a las eléctricas españolas por el precio de la luz

En 2019, la Justicia ya anuló otra campaña de la Asamblea Nacional Catalana para boicotear marcas nacionales. Ahora vuelven a impulsarla disfrazada de protesta eléctrica

Foto: La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie. (EFE)

Una treintena de entidades independentistas ha aprovechado la carestía de la luz para desplegar una gran campaña de protesta bajo el lema ‘Desconectémonos’. La iniciativa, sin embargo, tiene trampa: la subida de la tarifa eléctrica es solo una excusa para volver a llamar al boicot a los productos españoles y, sobre todo, a la gran empresa española. En el foco de su acción se sitúan las empresas que forman parte del Ibex 35.

La actuación de las eléctricas ha encendido solo la chispa. El boicot a las empresas españolas es el verdadero eje de la campaña, en la que las entidades independentistas más radicales piden a los catalanes que dejen las empresas energéticas “que forman parte de una estructura al servicio de las élites extractivas españolas que sustentan y se enriquecen del Estado, alrededor del grupo inversor Ibex 35”. En la campaña participan la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC), Òmnium Cultural, el sindicato soberanista Intersindical, Plataforma per la Llengua, Anem per Feina (un apéndice de la ANC), el Cercle Català de Negocis, Súmate, la Plataforma 3 de Octubre, el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC), Municipalistes per la República o la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI).

Foto: Una central hidroeléctrica. (EFE)

En realidad, la campaña es la reedición de otra anterior de la ANC paralizada por los tribunales: en el año 2019, esta entidad abrió una web que llevaba por título Consumo Estratégico, en la que proponía que los catalanes rescindiesen sus contratos con determinadas empresas y contratasen otras que la web facilitaba. En diciembre de 2019, los jueces consideraron que esa campaña era política y podía incurrir en competencia desleal y alteración de la libre competencia.

La sentencia se produjo como consecuencia de la denuncia judicial de la patronal Foment del Treball, la CEOE catalana. Ahora, la ANC y sus entidades colaboradoras le devuelve la pelota, asegurando que al lado de las empresas del Ibex “exponemos el papel de cómplice necesario que juega Foment del Treball en la subida de precios”. Este punto fue asumido por las demás entidades. Los impulsores de la campaña apuntan también al sector político: “Señalamos también al Gobierno del PSOE-Podemos como responsable político, que permite el padecimiento de la población ante el abuso de las eléctricas, y denunciamos la inoperancia del Gobierno del Estado ante esta situación de injusticia social”.

La 'lista blanca' de empresas

Pero la verdadera motivación de la campaña se atisba en algunos de los postulados de la misma: “Invitamos a la movilización social y a la protesta focalizada en contra de estos grandes tenedores que juegan con nuestras vidas. Instamos a la sociedad catalana a autoorganizarnos territorialmente y de manera transversal para hacer un frente común social con el fin de parar esta nueva agresión del Estado y sus tentáculos de poder”, dicen las entidades soberanistas.

Y es en las redes sociales donde aflora la verdadera cara de la iniciativa, porque la historia se repite: grupos y plataformas soberanistas están distribuyendo desde el pasado 7 de octubre un listado con las empresas a las que los catalanes deben contratar sus servicios. Es un listado que está encabezado con el lema ‘Consumo estratégico’, el mismo cuya web había anulado el juzgado mercantil número 11 de Barcelona. En el listado, ordenado por sectores, se incluye el nombre de la compañía en cuestión, la dirección de la página web y su teléfono. Este listado comienza, precisamente, por el sector de la luz, en el que se propone a los catalanes contratar solo con cuatro compañías operadoras: Som Energia, Hola Luz, Factor Energia y Cat Llum.

Foto: El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès. (EFE)

A continuación, se enumeran las empresas de gas: se recomienda apuntarse a Factor Energia, Cat Gas y Hola Gas. La lista se complementa con un listado de cuatro entidades bancarias, tres supermercados y cinco marcas de gasolineras para combustible y calefacción. En el listado de la telefonía, ya se ha eliminado una de las compañías que anteriormente se recomendaban, Fibracat, porque “actualmente es una empresa madrileña y no manresana. La ha comprado una gran empresa”. Por tanto, ha perdido el favor de los extremistas catalanes.

La única diferencia con las campañas anteriores en las que se animaba al boicot a productos y empresas españoles es que hasta ahora se citaban nombres de empresas a las que rechazar y empresas a las que contratar, en una torticera manipulación ideológica. En la actual campaña, solo se apunta el nombre de las empresas con las que los catalanes ‘de bien’ han de contratar los servicios.

Una acción poco efectiva

La primera acción programada de la campaña era la intención de apagar todos los electrodomésticos el viernes entre 10 y 10:30 de la noche. Los partidos independentistas se apuntaron al carro de la protesta de la ‘sociedad civil’ soberanista bajo el lema ‘Desconecta de las eléctricas’, un lema suscrito por ERC, JxCAT, CUP, Bildu, BNG, Més per Mallorca y Més Menorca.

La acción, no obstante, apenas influye en la cuenta de resultados de las eléctricas. “Gran parte de los que secundan estos apagones eléctricos piensan que así consiguen ‘espantar’ a estas grandes compañías, al provocar una caída de sus ingresos durante el tiempo que dura la protesta. Pero el resultado de estas protestas es justamente el contrario. A causa de las peculiaridades del mercado eléctrico, la única consecuencia de un apagón coordinado es hacer que las grandes empresas eléctricas ganen más dinero del habitual durante esta hora. Justo lo contrario a lo que pasaría en cualquier otro sector económico”, advertía este viernes a última hora un escrito elaborado por expertos soberanistas en la materia.

La primera acción de la campaña era la intención de apagar todos los electrodomésticos el viernes entre 10 y 10:30 de la noche

El motivo hay que buscarlo en que Red Eléctrica Española, que es la encargada de mantener el equilibrio entre oferta y demanda, controla que si hay un bajón de la demanda, por ejemplo, también haya un bajón de la oferta, y para ello pide a determinadas centrales eléctricas que bajen su producción. “Debido a que se trata de una situación especial, las eléctricas reciben una mayor remuneración por este tipo de servicios”. Para el citado experto, “si lo que se quiere es ahorrar y al mismo tiempo disminuir los ingresos de las eléctricas, es mucho más efectivo un apagón diario de un minuto que otro de una hora al año”.

Los impulsores de la campaña, por su parte, alertan de que con el encarecimiento de la electricidad las pymes y los autónomos pierden competitividad y que esto pone en riesgo la recuperación económica tras la pandemia, y se duelen del riesgo de la ‘tarifada’ “para el tejido económico y empresarial de los Països Catalans”. De ahí que aseguren: “Necesitamos avanzar hacia la soberanía energética mediante un plan acordado con el territorio. Es preciso hablar en términos de soberanía e independencia energética”.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Red Eléctrica de España (REE) Nacionalismo Empresas
El redactor recomienda