Moncloa contempla el regreso de Juan Carlos I a España y se pone al servicio de Felipe VI
  1. España
El Gobierno blinda la jefatura del Estado

Moncloa contempla el regreso de Juan Carlos I a España y se pone al servicio de Felipe VI

La noticia de que la Fiscalía prepara el archivo de las diligencias del Rey emérito altera el discurso de Sánchez. El Gobierno vuelve a estar dividido ante un posible retorno

Foto: Felipe VI y Pedro Sánchez. (EFE)
Felipe VI y Pedro Sánchez. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Moncloa empieza a contemplar ahora el regreso de Juan Carlos I a España. La noticia, adelantada por El Confidencial, de que la Fiscalía prepara el archivo de las tres investigaciones abiertas al Rey emérito, cambia totalmente el panorama y abre un problema político para el Gobierno por el “impacto” que, según asumen en la parte socialista del Ejecutivo, tendría un retorno del antiguo jefe del Estado en los próximos meses. Una decisión que "corresponde" tomar, en su caso, a Felipe VI, como deslizó este miércoles el presidente y como afirman en su entorno.

La información sobre el amplio documento que está preparando la Fiscalía sorprendió a Pedro Sánchez en la Cumbre UE-Balcanes Occidentales. En Moncloa, los altos cargos del Gobierno también conocieron a primera hora de la mañana la noticia a través de este periódico, según admite uno de los más estrechos colaboradores del presidente. La primera reacción fue de “prudencia”. Desde Presidencia, de hecho, se repartió durante el día de ayer un breve argumentario a los ministerios indicando que había que esperar al informe oficial del Ministerio Público y que hasta entonces había que guardar silencio.

Foto: Juan Carlos I. (Getty)

Fuentes de Moncloa asumen que el archivo de las diligencias y, posteriormente, el posible regreso del Rey emérito tendrían “consecuencias”. Un “impacto”, reconocen, político y social que podría afectar a la reputación tanto de la Casa Real como del Gobierno y ante el que, a la espera de conocer el documento final de la Fiscalía, insisten en guardar silencio. “No podemos ni queremos opinar en este momento porque es una actuación de la Fiscalía que tenemos que respetar”, indican desde el entorno directo del presidente.

Sobre un posible retorno del Rey emérito al país, el propio Juan Carlos I afirma a su biógrafa francesa, Laurence Debray, que le bastaría "con coger un avión" para regresar a España, pero también reconoce que "aquí", en Abu Dabi, "no molesto a la Corona". "Algunos están muy contentos de que me haya marchado", añade en unas declaraciones recogidas en el nuevo libro sobre su figura.

Giro en el discurso sobre Juan Carlos I

El discurso de Moncloa en torno al emérito está empezando a cambiar. En julio de 2020, el presidente del Gobierno se refirió con contundencia a las informaciones sobre la posible elusión fiscal de Juan Carlos I calificándolas como “inquietantes” y “perturbadoras”. Ahora, una vez conocido el próximo archivo de las investigaciones, desde Presidencia insisten: “Tenemos que respetar la presunción de inocencia del Rey emérito”.

La Fiscalía dará carpetazo a las tres investigaciones abiertas por presuntos delitos fiscales

Ha habido, por tanto, un giro en relación con el padre del Rey. Pero lo que no ha cambiado es el “firme compromiso” con las actuaciones de la actual jefatura del Estado, añaden desde el Gobierno. Moncloa se pone al servicio de Felipe VI, de esta forma, ante una posible crisis e insiste en el compromiso de la Casa Real con la “transparencia”. “La institución se encuentra fuera de toda duda”, remarca un alto cargo del área socialista del Ejecutivo. Zarzuela prefiere no realizar declaraciones y se remite al abogado de Juan Carlos I.

Han pasado 14 meses desde que Juan Carlos I abandonó España con destino Abu Dabi y la configuración de las relaciones de Moncloa con la Casa Real ha cambiado notablemente. No en el fondo, pero sí de actores. La salida del país fue consensuada entre Zarzuela y dos excolaboradores de Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo y el jefe de gabinete de Presidencia, Iván Redondo. Hoy, su lugar lo ocupan otros y ha sido Félix Bolaños, que estaba al tanto de todas las relaciones con la Casa Real, quien ha tomado mayor protagonismo como titular de la cartera de Presidencia. Está ejerciendo de vicepresidente político 'in pectore' en este sentido.

Foto: Belarra y Echenique, durante un acto de Unidas Podemos en Zaragoza. (EFE)

Hay que recordar que esa salida de Juan Carlos I, en agosto de 2020, ya provocó una crisis en el Gobierno de coalición. Sánchez no compartió con sus ministros, tampoco con sus socios de Unidas Podemos, el anuncio, que solo conocía un reducido grupo de colaboradores, y el entonces vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, alzó la voz al enterarse por los medios de comunicación. Semanas más tarde, desveló que mantuvo una “discusión fuerte” con Sánchez y que el presidente, según su versión, se llegó a disculpar con sus socios por no haberles informado de la decisión.

Sánchez, por su parte, evitó este miércoles pronunciarse en público sobre un posible retorno de Juan Carlos I a España. Desde Croacia, afirmó que “lo que ha hecho la Agencia Tributaria y lo que ha hecho la Fiscalía es trabajar en absoluta libertad, con todos los recursos económicos y materiales que necesitan, para poder investigar hasta el último de los hechos que tuvieran que ser susceptibles de investigación”. “A partir de ahí, estaremos a lo que nos diga la Fiscalía General del Estado”. En términos muy similares se manifestó Félix Bolaños durante la mañana.

Los socios del PSOE en el Gobierno fueron más duros. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, afirmó que sería una “mala noticia” si la Fiscalía decide archivar la investigación y se refirió al Rey emérito como un “fugado”. El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, fue más allá asegurando que “firmar la impunidad absoluta del mayor ladrón de la democracia española sería un escándalo que provocaría vergüenza internacional y el adiós definitivo a la confianza en nuestro Estado de derecho”.

Moncloa empieza a contemplar ahora el regreso de Juan Carlos I a España. La noticia, adelantada por El Confidencial, de que la Fiscalía prepara el archivo de las tres investigaciones abiertas al Rey emérito, cambia totalmente el panorama y abre un problema político para el Gobierno por el “impacto” que, según asumen en la parte socialista del Ejecutivo, tendría un retorno del antiguo jefe del Estado en los próximos meses. Una decisión que "corresponde" tomar, en su caso, a Felipe VI, como deslizó este miércoles el presidente y como afirman en su entorno.

Rey Don Juan Carlos Moncloa Pedro Sánchez Rey Felipe VI Casa Real
El redactor recomienda