El PNV cierra la puerta a pactar con Casado al situarle en la “extrema derecha”
  1. España
TRAS EL GIRO DEL PP

El PNV cierra la puerta a pactar con Casado al situarle en la “extrema derecha”

Los nacionalistas tachan de "grave error" la aproximación del PP a algunos de los postulados defendidos por Vox. Ortuzar: "Para la democracia y para la convivencia, es una malísima noticia"

Foto: El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)
El portavoz del PNV, Aitor Esteban. (EFE)

El PNV ha desterrado cualquier posibilidad de cerrar un pacto con el PP. Al menos, con el PP que Pablo Casado dibujó este domingo en Valencia, alineado, según los nacionalistas, con la “extrema derecha” europea. El nuevo giro del líder de los populares, al prometer que quitaría las competencias de prisiones al País Vasco y Cataluña, supone quemar todos los puentes con un partido en el que históricamente se ha apoyado en el Congreso cuando las cuentas no salían. Las relaciones entre ambos se rompieron después de que el PNV secundase en 2018 la moción de censura que descabalgó a Rajoy del Gobierno y, aunque el pasado marzo las dos formaciones volvieron a retomar los contactos, el escenario del entendimiento queda descartado.

Para los nacionalistas, ha sido Casado el que ha volado todas las naves, primero eligiendo las batallas que quiere disputar —la recentralización— y, en segundo lugar, los posibles compañeros de viaje, en referencia a Vox. En este sentido, este lunes, en una entrevista en Radio Euskadi, el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, no dudó en defender que el discurso con el que Casado cerró la convención nacional del PP está más próximo a Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, que a Merkel. "Como no puede con Vox por la razón, pues quiere hacer de Vox. Eso es un grave error del PP. Desde luego, para la democracia y para la convivencia en el Estado español es una malísima noticia, pero creo que, a medio plazo, también para el Partido Popular", apuntó el vasco.

Foto: El portavoz del PNV, Aitor Esteban, conversa con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El PNV nunca entrará en una ecuación en la que el partido de ultraderecha sea otro de los componentes, explican a El Confidencial fuentes nacionalistas. “Él solo ha sido el que ha cerrado la puerta con un candado y ha tirado la llave”, ilustran las mismas voces en referencia al último giro que Casado ha imprimido al PP. Y esa línea roja marcada desde Bilbao traza la complicada situación a la que se enfrenta el PP para volver a la Moncloa. Aunque los populares vuelven a ser la primera fuerza en todos los sondeos, a excepción del CIS, las cuentas no terminan de salir. En muchos de los escenarios proyectados, el PP necesitaría el apoyo de Vox y de otras formaciones, pero las alternativas a las que tradicionalmente han recurrido los dos grandes partidos no están dispuestas a un acuerdo que las vincule, aunque sea remotamente, con los de Abascal.

Por eso, Ortuzar vaticinó que si el PP decide jugar la baza del discurso duro, lo que hará será perpetuar al PSOE en el poder. "Confío en que solo le dure un tiempo y luego haga otras cosas. Si no, habrá Gobierno de Sánchez mucho tiempo porque enfrente está la involución total que pone patas arriba el sistema constitucional y el Estado autonómico". Y aunque en las declaraciones del vasco se traslucía un sentimiento de incredulidad —ni Aznar ni Rajoy se atrevieron nunca a dar ese paso, recordó en referencia a la propuesta de revertir el traspaso de prisiones—, el deshielo de la pasada primavera vuelve a estar más lejos que nunca.

La vuelta al diálogo

Las relaciones entre el PP y el PNV se rompieron cuando en la primavera de 2018 los nacionalistas decidieron respaldar la moción de censura con la que Sánchez fue aupado a la Moncloa. El movimiento del PNV, que unos días antes había cerrado un acuerdo con los populares para la aprobación de los Presupuestos, fue considerado una “traición” por los conservadores. Y tras meses de distanciamiento, el pasado marzo ambos pactaron la elección de un consejero de RTVE a propuesta de los vascos.

Foto: La presidenta del Congreso, Meritxel Batet. (EFE)

Fue el primer acercamiento tras la salida de Rajoy. Entonces parecía que el pacto puntual podía dibujar el camino para futuros acuerdos de gobierno, máxime también después de que Casado se desmarcase por completo de Vox en el discurso de la moción de censura contra Sánchez que presentaron los de Abascal hace ahora justo un año. Un horizonte que hoy descartan por completo desde el PNV. “El Casado de la moción de censura ahí se quedó. No ha vuelto. Nosotros hicimos una valoración muy positiva de ese discurso, pero también hay que demostrarlo con hechos. Y los hechos hablan por sí solos”, zanjan fuentes del PNV.

La relación entre ambos partidos en el País Vasco tampoco atraviesa sus mejores momentos. Ortuzar y el presidente del PP en la comunidad, Carlos Iturgaiz, mantienen una “relación cordial”, apuntan las mismas voces, pero “no va más allá. No hay ninguna colaboración”.

Pablo Casado Andoni Ortuzar PNV
El redactor recomienda