El PP de Madrid se vuelca con la convención de Casado en plena pugna por el poder
  1. España
CON AYUSO A MILES DE KILÓMETROS

El PP de Madrid se vuelca con la convención de Casado en plena pugna por el poder

Imagen de unidad con los consejeros de Ayuso (ausente), los concejales de Almeida, alcaldes de municipios y otros dirigentes que apoyaron a Casado tras semanas convulsas

Foto: Pablo Casado y Nicolás Sarkozy. (EFE)
Pablo Casado y Nicolás Sarkozy. (EFE)

La llegada de la convención nacional del PP a Madrid acumulaba algunos riesgos. Sobre todo, por la ausencia de Isabel Díaz Ayuso (la única presidenta autonómica que no ejerció de anfitriona en su comunidad) y la disputa abierta hace semanas por el control del partido en la región. A eso se añadía la tensión entre Génova y la Puerta del Sol, algunos dirigentes madrileños —que reconocían sentirse entre la espada y la pared— y el aliño de algunas declaraciones de referentes como Esperanza Aguirre cuando dijo que en la sede de los populares había demasiados “niñatos”. Sin embargo, Pablo Casado se encontró con una jornada de alfombra roja y un partido que cerró filas sin fisuras.

No estaba presente su secretario general, Teodoro García Egea, de viaje en Valencia para ultimar los detalles del fin de semana. Pero del PP madrileño no faltó nadie, ni siquiera la expresidenta de la Comunidad, que tomó asiento en la primera fila con Casado, se dejó ver a su lado y compartió una larga charla con José Luis Martínez-Almeida. El cierre de un capítulo que el presidente del PP celebró: “Me alegro mucho de que esté aquí”, dijo. El alcalde de la capital, que también se ha visto envuelto en la pugna del PP madrileño, recibió el calor de las filas, que en varias ocasiones le ovacionaron al hablar. Y Ayuso, aunque a miles de kilómetros, también estuvo muy presente.

Apoyando al líder nacional, al alcalde y con el invitado estrella, el expresidente francés, Nicolás Sarkozy, (el PP justificó la invitación por el legado político a pesar de su condena por corrupción) estuvo el PP regional al completo. Empezando por la otra pieza a encajar dentro de la pugna, la secretaria general actual, Ana Camins, pero también los consejeros del gobierno regional, encabezados por los ‘dos Enriques’ (Ruiz Escudero y López, que también pertenece a la ejecutiva naciona)l, y los concejales del PP en el Ayuntamiento de Madrid.

placeholder Esperanza Aguirre y José María Álvarez del Manzano e la convención. (EFE)
Esperanza Aguirre y José María Álvarez del Manzano e la convención. (EFE)

La portavoz municipal, Inma Sanz, y el delegado de Medio Ambiente y mano derecha de Almeida, Borja Carabante, estuvieron pendientes del primer edil en todo momento. Acudió buena parte de la junta directiva madrileña, incluidos varios alcaldes de municipios, así como el portavoz en la Asamblea e inseparable de Ayuso, Alfonso Serrano. La imagen de la unidad tras muchas polémicas.

La reaparición de Aguirre, que estuvo mucho tiempo con el exalcalde madrileño José María Álvarez del Manzano, también tuvo peso dentro del partido. Dirigentes de Génova se sonreían al ver su llegada a la convención y la defensa cerrada de que Casado será el próximo presidente del Gobierno. También había un cierto temor por el ‘vacío’ de la presidenta madrileña y algunos dirigentes reconocieron, también con sorpresa, que la jornada había transcurrido mejor de lo esperado.

El PP se volcó con los discursos de los líderes internacionales, José Manuel Durao Barroso, en su defensa del europeísmo y que también se unió, de manera velada, al debate abierto en torno a México y los “pecados” de la Iglesia católica cometidos durante la conquista de América, igual que había hecho Ayuso la noche anterior. “Europa ha hecho mucho por la civilización del mundo. No hay que avergonzarse de ser europeos. Todos los países tienen luces y sombras, pero Europa ha hecho mucho y España también”, zanjó el expresidente Portugal.

Foto: Pablo Casado y Mariano Rajoy, en el arranque de la convención. (EFE)

El mismo éxito tuvo la intervención de Sarkozy, que salió en clara defensa del PP y de un futuro gobierno de la derecha, a la que no considera “conservadora ni inmovilista” y que, según el expresidente francés, llegará en el próximo ciclo electoral. El exmandatario, que mostró sintonía con Casado igual que el día anterior hizo Donald Tusk, se alineó con todos los postulados populares, muy especialmente con la defensa de la unidad de España, advirtiendo que el independentismo sería un problema para toda Europa. Sólo hubo un momento de cierta incomodidad, según reconocen algunos asistentes, cuando el expresidente se mostró vehemente con sus críticas a la Unión Europa, “o se reformula o desaparece del mapa” dijo, y con Estados Unidos, al que considera “amigo”, pero que también criticó ampliamente.

La ovación a los dirigentes europeos se amplió en todo momento a Casado, que según dicen en el partido tras los tres primeros días de convención, “está consiguiendo mostrarse como única alternativa a Sánchez”. También internamente hay un mensaje de fondo. El lunes contó con la ‘bendición’ total de Rajoy, especialmente en su oposición dura a Pedro Sánchez con las perspectivas económicas tras la crisis del coronavirus, y también los presidentes de Galicia y Castilla y León asumieron el compromiso de llevar a Casado a la Moncloa. Es previsible que ocurra lo mismo con los de Andalucía y Murcia, cuyo turno llega mañana y el viernes. También este jueves en Sevilla Casado charlará con José María Aznar, considerado padre político y con el que ha mantenido alguna discrepancia pública.

placeholder Casado, Almeida y López acompañan a Sarkozy y Durao Barroso a conocer el Guernica. (David Mudarra)
Casado, Almeida y López acompañan a Sarkozy y Durao Barroso a conocer el Guernica. (David Mudarra)

Por ahora, alfombra roja para Pablo Casado. El otro foco estará puesto en la llegada de Ayuso a Valencia tras su gira estadounidense. El propio líder del PP la disculpó ante Sarkozy mostrando una naturalidad que hasta ahora no se había visto: “Le manda un saludo. Tenía un viaje programado desde hace mucho por EEUU”, se despachó. En Valencia Casado tendrá su gran discurso de cierre en el que no sólo presentará sus objetivos, sino que pretende consolidarse como único líder nacional dentro del PP.

Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda