Almeida asume el desgaste por el conflicto entre Génova y la Puerta del Sol
  1. España
LA CRISIS DE MADRID SE INTENSIFICA

Almeida asume el desgaste por el conflicto entre Génova y la Puerta del Sol

El alcalde se alinea con la dirección nacional frente a Ayuso, aunque hay sectores del PP que dicen que no es positivo para él. La cúpula insiste en enfrentar "los dos liderazgos"

placeholder Foto: Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida. (EFE)
Pablo Casado y José Luis Martínez-Almeida. (EFE)

El ruido no para dentro del PP y ya no hay nada que consiga aplacar el debate sobre el futuro de Madrid. La intención de la dirección nacional era dilatarlo al máximo, evitar las especulaciones, los titulares diarios y, sobre todo, que no opacara la convención nacional de Pablo Casado. Pero la historia se repite y la batalla orgánica madrileña, el principal motor político de los populares en toda España, amenaza con no dar tregua.

Casado se había aplicado a fondo para evitar posicionarse sobre un congreso que no llegará antes de la primavera de 2022 a pesar de que Isabel Díaz Ayuso quiere adelantarlo. Pero hace unos días metió en la terna de candidatos al alcalde de Madrid, igualando los dos liderazgos. Se abrió la caja de Pandora y ahora José Luis Martínez-Almeida asume el desgaste de alinearse con la dirección nacional sin apenas matices.

Carrera por el liderazgo del Partido Popular en Madrid

La inquietud que lleva semanas recorriendo ayuntamientos de peso en la comunidad tiene mucho que ver con las guerras internas. La experiencia dice a los alcaldes que solo traen disgustos al partido y, si encima se libran a pocos meses de unas elecciones, advierten algunos de ellos, “las heridas no desaparecerán de un día para otro”. Después de que Ayuso confirmara que aspira a liderar el PP de Madrid, Génova levantó un muro de defensa dejando claro que los plazos los marcaría la dirección nacional. Nada de alfombra roja para la estrella política del 4-M.

Y, a partir de ese momento, el nombre de Almeida no ha dejado de sonar a pesar de que nunca ha manifestado su intención de pelear por el liderazgo del PP madrileño. De hecho, su apuesta siempre ha sido lo que llama “el modelo actual”: separar las instituciones del partido y que una tercera vía (Ana Camins sumaba todas las papeletas) se haga cargo de la formación. En su entorno matizan desde hace semanas que “cuando llegue el momento, porque aún queda mucho” el alcalde tomará la decisión de qué hacer o a quién apoyar.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el alcalde madrileño, José Luis Martínez-Almeida (c), y el secretario general del PP, Teodoro García Egea. (EFE)

Como portavoz nacional del partido (le impulsó Casado hace algo más de un año) defiende la posición de Génova de no cerrar filas con Ayuso. Y eso le ha llevado a granjearse críticas muy sonadas. La más reciente es la de Esperanza Aguirre, que ayer llegó a decir que el alcalde está rodeado de “niñatos que están intoxicando en Génova” (entrevista en ‘El Mundo’) defendiendo a capa y espada que Ayuso ocupe la presidencia del PP autonómico. No dejó títere con cabeza, mandando mensajes a la cúpula del partido (“en Génova no hay nadie de menos de 55 años que se dedique a pensar”), a la actual formación en Madrid y al propio alcalde, a los que recomendó dejar de defender la tercera vía, “porque desde que existe el PP no ha ganado una sola elección”. La expresidenta, independientemente de si hay más candidatos, ya confirmó que votará a Ayuso.

Las declaraciones de la que siempre ha sido el gran referente político de Almeida sorprendieron mucho en Génova. Tampoco en el entorno del alcalde encuentran una explicación al despliegue dialéctico. El primer edil llegó al Ayuntamiento de Madrid con ella en 2015. En realidad, Aguirre le introdujo en la política, primero en puestos más técnicos y luego como su número tres en Cibeles. Cuando dimitió como consecuencia del ingreso en prisión de Ignacio González, todas las miradas se dirigían al que entonces era el número dos, Íñigo Henríquez de Luna (hoy en Vox). Pero la votación de los concejales del ayuntamiento aupó a Almeida como jefe de la oposición a Manuela Carmena. Sus conocimientos como abogado del Estado, su rapidez y la ironía con la que se desenvolvía en la tribuna le hicieron ganar enteros entre sus compañeros. Los mismos motivos llevaron después a Casado a apostar por él (y también por Ayuso) como candidato en 2019 con todo el partido en contra. Nadie confiaba en ellos, aunque la popularidad de él creció como la espuma en muy poco tiempo.

Foto: Isabel Díaz Ayuso, en un desayuno en Madrid. (EFE)

Aguirre, igual que la exportavoz en el Congreso Cayetana Álvarez de Toledo, defiende la figura del alcalde, pero en los últimos días le ha lanzado más de un dardo. La segunda, a la que Cuca Gamarra sustituye desde el verano del año pasado, también dijo hace unos días que no entendía “el lío en el que se había metido” Almeida con la carrera por el PP de Madrid.

A pesar del apoyo con el que cuenta Ayuso, hay sectores que también ponen en valor la existencia de “los dos liderazgos” de los que hablan Casado y García Egea, y señalan el legado de gestión que está dejando el alcalde tras la legislatura de Carmena. Especialmente las rebajas fiscales ejecutadas, “políticas liberales de verdad” dicen con cierto sarcasmo, y consensos políticos durante la pandemia que no se habían visto antes. Precisamente anoche era Ayuso quien recogía un premio en Milán por su gestión liberal y aperturista durante la crisis del covid.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE)

“Hay que llegar a un equilibrio”, manifiestan dirigentes del PP de Madrid, en clara referencia a Ayuso y Almeida. El protagonismo acaparado por la presidenta, fruto de la confrontación con Pedro Sánchez, pero también de sus resultados electorales, no termina de cuajar en algunos sectores del PP. Dentro y fuera de Madrid. La cuestión es que abierto el debate, todos coinciden en que Ayuso será la presidenta del PP autonómico si no decide plantarse. Y ya ha quedado claro que no lo hará, sino que llegará hasta el final.

Es cierto que los dirigentes más relevantes del partido aseguran que Almeida es un talento emergente y seguirá teniendo mucho peso dentro de la formación. Pero en las últimas semanas aparece señalado como rival de Ayuso. Y eso, reconocen también dentro del PP de Madrid, “no es positivo” para él. La insistencia con la que Génova enfrenta a la presidenta y al alcalde tiene mucho que ver. En la formación siempre han mostrado el convencimiento de que el modelo de Casado era una candidatura de consenso. Pero la realidad es que hasta el momento no ha confirmado a la presidenta como líder y eso genera desconfianza en Sol. “Ayuso siempre ha defendido lo mismo. Se lo lleva diciendo tiempo a Casado y se mantiene leal”, zanjan en el entorno de la dirigente.

Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso PP de Madrid Ayuntamiento de Madrid Esperanza Aguirre
El redactor recomienda