Sánchez pretende seducir a Biden con un discurso en la ONU y una agenda a medida
  1. España
Nuevo intento tras el 'paseíllo' en Bruselas

Sánchez pretende seducir a Biden con un discurso en la ONU y una agenda a medida

Moncloa busca estar en una cumbre mundial organizada por la Casa Blanca contra los discursos radicales. Sin citar a Vox, el presidente denunció en la ONU que la libertad corre peligro

Foto: Sánchez, durante su intervención en la ONU. (EFE)
Sánchez, durante su intervención en la ONU. (EFE)

Pedro Sánchez: “La democracia está amenazada”. Con este discurso, se presentó este miércoles el presidente del Gobierno ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Una intervención que Moncloa quiso cuidar al máximo tras haber tenido que suspender la amplia mayoría de la agenda que tenía previsto desarrollar durante esta semana en Nueva York por la erupción del volcán de La Palma. Huir de radicalismos y extremismos se ha convertido en una estrategia que el Ejecutivo ha incorporado a sus argumentarios.

Sánchez apenas pasó unas horas en Nueva York, pero la delegación española sí que cuidó que esa intervención tuviera su impronta en un momento en que España aspira a forma parte del selecto club de socios de referencia de la Casa Blanca. Era un discurso, admiten, en clave internacional, dirigido esencialmente a la Administración que lideran Joe Biden y Kamala Harris. El Gobierno mira a Washington tras el paseíllo fallido de la cumbre de la OTAN en Bruselas y busca un acercamiento por los grandes eventos que se avecinan.

Foto: Pedro Sánchez. (Reuters)

Hay dos en agenda. El primero es la bautizada como Cumbre de las Democracias, un hito que se celebrará el 9 y 10 de diciembre y en el que el Gobierno está interesado en participar. Será un encuentro virtual de líderes mundiales que girará en torno a tres ejes: la defensa contra el autoritarismo, la lucha contra la corrupción y la promoción del respeto a los derechos humanos. Sánchez ya expresó su buena acogida a esta cumbre, convocada tras el asalto al Capitolio, en un acto con embajadores celebrado el pasado mes de enero en Madrid, y anunció que su propósito es que España consolide su reputación internacional como país democrático, avanzado, plural y vanguardista. "Nuestra sociedad es una de las más prósperas, libres e igualitarias del mundo", defendió.

Precisamente, Moncloa también viene enarbolando internamente, dentro de nuestras fronteras, un discurso en esta clave. Lo hace sin citar a Vox, formación que anunció que emprendería medidas legales contra quien la vinculara a supuestos delitos de odio. Sánchez avanzó hace dos semanas un plan con recursos para luchar contra situaciones de este tipo tras las últimas denuncias y, especialmente, después de la supuesta agresión homófoba de Malasaña que resultó no ser real. Un hecho que el presidente despachó al asegurar que “una denuncia falsa no puede ocultar una realidad”.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Reuters)

Sánchez habló ante la ONU también de cambio climático y de la agenda verde del Gobierno, y en ese discurso se encuentra enmarcado el segundo gran evento que el Ejecutivo ya está preparando. Se trata de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP26, que se celebrará en Glasgow el próximo mes de noviembre. Moncloa está interesada en impulsar el papel de Sánchez en este evento, donde también tiene previsto estar Biden. El presidente del Gobierno tenía en agenda, de hecho, participar el pasado lunes en Nueva York en una reunión en la que iba a compartir protagonismo con Boris Johnson, anfitrión de la cumbre climática, pero la emergencia de La Palma cambió los planes.

La agenda verde, insisten en el entorno del presidente, es una “absoluta prioridad” a nivel internacional y Sánchez tenía previsto reunirse durante su semana en Manhattan con inversores internacionales interesados en oportunidades de negocio con la transición ecológica en España.

Moncloa sigue intentando cerrar una primera reunión entre Sánchez y Biden, una cita que tampoco iba a ser posible durante esta semana en Nueva York. Ahora miran a Glasgow o, como máximo, a la cumbre de la OTAN en Madrid de 2022, donde se aprobará la futura estrategia de la alianza atlántica. La relación, tras el citado error del paseíllo exprés en Bruselas, ha tomado un nuevo cariz este verano con motivo de la crisis de Afganistán. El presidente de Estados Unidos llamó a Sánchez y a partir de ahí en Moncloa vislumbran una mayor colaboración. “La lucha por la democracia no solo nos remite a Afganistán; afecta a los cinco continentes y se libra también en los países más desarrollados del mundo”, afirmó ante la ONU el jefe del Ejecutivo.

Pedro Sánchez Joe Biden Moncloa OTAN Afganistán ONU
El redactor recomienda