El PP ve a España rehén de Podemos para afrontar la crisis diplomática con Cuba
  1. España
"TIENE MINISTROS COMUNISTAS"

El PP ve a España rehén de Podemos para afrontar la crisis diplomática con Cuba

Los populares advierten de la poca credibilidad para liderar la postura de la UE en Iberoamérica con ministros comunistas dentro del Gobierno. Sánchez evita hablar de dictadura

placeholder Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

El PP está decidido a intensificar su labor de oposición ante la negativa del Gobierno de Pedro Sánchez a condenar la dictadura cubana en mitad de las protestas históricas que la isla vive desde hace días. El partido de Pablo Casado da por hecho que se está imponiendo el discurso de Unidas Podemos en la política internacional y a eso achacan que el presidente se limite a decir que "es evidente que Cuba no es una democracia", mostrándose incapaz de decir abiertamente que se trata de un régimen dictatorial. Al menos, eso fue lo que expresó anoche en una entrevista en Telecinco, la primera que concede tras la profunda remodelación de su gabinete. Es un asunto que preocupa especialmente al jefe de la oposición, que concede una importancia vital al peso que debe tener España en Iberoamérica a la hora de confeccionar la postura común de la Unión Europea.

Sánchez: "Cuba no es una democracia"

“Y es imposible hacerlo con las manos libres teniendo varios ministros comunistas dentro de tu propio Gobierno”, insisten fuentes de la dirección popular. Un reproche que se repite en Bruselas a menudo y sobre el que los eurodiputados de la formación ya han advertido en más de una ocasión en debates anteriores. La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, apareció en la mañana de este miércoles en TVE asegurando que "los estándares sobre democracias los define la ONU" y limitándose, de nuevo, a defender los derechos humanos. No se unió a Sánchez en la afirmación de que la isla no es una democracia.

Teniendo en cuenta que la crisis afecta a una región clave para los intereses de España, el PP volcará toda la presión sobre el presidente del Gobierno, al que exigen que deje a un lado los postulados de la formación morada, aparte a los ministros de Unidas Podemos de las decisiones y asuma una condena firme contra la dictadura liderando “de una vez por todas” la respuesta europea.

Es el mensaje que repetirá el partido en los próximos días “ante la constatación”, según explican en Génova, de que el Ejecutivo sigue sin reaccionar. Cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores, ahora liderado por el exembajador en París y antes asesor de Sánchez José Manuel Albares, emitió un comunicado en el que se ceñía a defender el derecho fundamental de manifestación y su preocupación por “las graves carestías” que sufre la población de la isla, el PP se revolvió por la insuficiencia del mensaje.

Foto: Protesta contra el Gobierno cubano en La Habana. (Reuters)

Creían, eso sí, que después del Consejo de Ministros la nueva portavoz anunciaría algún avance. Pero Isabel Rodríguez mantuvo la misma línea, reiterando la exigencia al respeto a los derechos humanos. No expresó novedades, a pesar de las continuas preguntas de los periodistas y las declaraciones de dirigentes de Unidas Podemos, como su portavoz en el Congreso, Aina Vidal, que reconoció abiertamente “no considerar Cuba como una dictadura”.

Según explican en la cúpula popular, el reiterado silencio después de esas afirmaciones ha hecho saltar de nuevo todas las alarmas y mostrarán su empeño en exigir una respuesta. De ahí que el PP ya haya presentado declaraciones institucionales en todos los ayuntamientos y parlamentos autonómicos, condenando el régimen cubano y exigiendo el fin de la violencia contra sus ciudadanos.

La iniciativa no es menor, porque una declaración de este tipo requiere el consenso de todos los grupos políticos. Es ahí donde el PP pretende visualizar la brecha que existe entre el PSOE y Podemos en sus diferentes marcas autonómicas y municipales. Si no hay apoyo de todos los partidos, los populares se reservan la opción de presentar el mismo texto como una moción propia que el resto deberá votar.

Foto: La nueva ministra portavoz, la de Educación y la de Industria. (EFE)

En el PP, reconocen que el objetivo es que todas las fuerzas se retraten e incrementar la presión sobre el Ejecutivo para que actúe. El secretario general, Teodoro García Egea, no pudo ser más claro ayer cuando expresó lo que es la posición del Ejecutivo a ojos de su formación: “España no está condenando la dictadura cubana. En este momento, Sánchez debe tomar el mando de su Gobierno y no dejar que los ministros de Podemos ejecuten la política internacional”.

Un día antes, el propio Casado ya apuntaba a los dirigentes morados por estar marcando el paso a Sánchez: “¿Cómo puede ser que la cuarta economía del euro tenga a cinco ministros que reivindican Cuba como paraíso democrático? Díaz, Belarra y Garzón reivindican a los Castro”, repitió Casado, recordando “los 60 años de tiranía y dictadura que han hecho miserable económicamente al pueblo cubano”.

Foto: Marcha en solidaridad con los manifestantes cubanos en Little Havana, cerca de Miami, Florida. (Reuters)

La cuestión es que en las últimas horas, tanto Aina Vidal como antes la secretaria de Vivienda de Podemos, Alejandra Jacinta, han dejado muy claro que en su opinión en Cuba no existe una dictadura. Después del revuelo causado, la primera trató de matizar sus palabras explicando que “la situación política y económica es compleja” en la isla y asegurando que “el futuro debe ser decidido por sus ciudadanos”, tratando de poner el foco en las palabras del alto representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, que ya solicitó al Gobierno cubano de Miguel Díaz-Canel que permita las manifestaciones pacíficas en su país. En todo caso, ni Vidal ni el resto de dirigentes morados han condenado un régimen dictatorial.

El primer partido de la oposición, sin embargo, se refiere a los problemas económicos en Cuba señalando las “restricciones” que la dictadura impone a sus propios ciudadanos y que, en ningún caso, dicen en el PP, “están motivadas por ninguna sanción internacional”, en clara defensa del papel de Estados Unidos.

El PP está decidido a intensificar su labor de oposición ante la negativa del Gobierno de Pedro Sánchez a condenar la dictadura cubana en mitad de las protestas históricas que la isla vive desde hace días. El partido de Pablo Casado da por hecho que se está imponiendo el discurso de Unidas Podemos en la política internacional y a eso achacan que el presidente se limite a decir que "es evidente que Cuba no es una democracia", mostrándose incapaz de decir abiertamente que se trata de un régimen dictatorial. Al menos, eso fue lo que expresó anoche en una entrevista en Telecinco, la primera que concede tras la profunda remodelación de su gabinete. Es un asunto que preocupa especialmente al jefe de la oposición, que concede una importancia vital al peso que debe tener España en Iberoamérica a la hora de confeccionar la postura común de la Unión Europea.

Partido Popular (PP) Política exterior Pedro Sánchez Pablo Casado Cuba
El redactor recomienda