Ciudad Real y Badajoz, el punto de mira tras la crisis de Granada entre PP y Ciudadanos
  1. España
RELEVO DE ALCALDES

Ciudad Real y Badajoz, el punto de mira tras la crisis de Granada entre PP y Ciudadanos

Son los dos ayuntamientos en los que hay firmado un pacto para repartirse la alcaldía. Aunque el partido naranja confía en que no habrá sustos de última hora, existe desconfianza

placeholder Foto: El alcalde de Granada, Luis Salvador. (EFE)
El alcalde de Granada, Luis Salvador. (EFE)

La crisis del Ayuntamiento de Granada ha desatado una nueva ola de tensión entre PP y Ciudadanos, que podría tener réplicas en otros territorios. El partido naranja está pendiente del desenlace en dos capitales de provincia, Badajoz y Ciudad Real, en las que en 2019 pactaron dividirse la alcaldía la mitad de la legislatura. El PP la encabezaría los dos primeros años y a partir de junio de 2021 (es decir, ahora), sería el turno de poner al frente un alcalde naranja. Aunque el partido de Inés Arrimadas confía en que no habrá sustos de última hora, varios dirigentes reconocen que la situación provocada en la ciudad de la Alhambra ha generado una desconfianza absoluta.

Hasta el punto de que verbalizan un cierto temor a que "el PP no cumpla" y no suelte el bastón de mando como acordaron. La negociación autonómica y municipal de 2019 fue muy polémica por distintos motivos. El principal, porque Ciudadanos decidió ampliar su veto a Pedro Sánchez a ayuntamientos y comunidades evitando pactar con el PSOE a pesar de que los números daban en muchos territorios. Tanto en Badajoz como en Ciudad Real la suma de los concejales naranjas y socialistas llega a la mayoría absoluta, sin necesidad de terceros actores. De hecho, el pacto con el PP en ambos ayuntamientos depende a su vez de un concejal de Vox.

En Ciudadanos se ha hecho inevitable un debate interno entre los dirigentes que piensan que hay que "apretar las tuercas" a los populares por el escenario abierto en Granada, para recordar los cientos de ayuntamientos que gobiernan gracias a su apoyo, y los que (como la propia presidenta) no confían en que subir el tono de amenaza vaya a arreglar nada.

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (d), en una reunión con el de Granada, Luis Salvador (i). (EFE)

Sobre todo pesa la sombra de la moción de censura en Murcia, que ha lastrado las expectativas de Ciudadanos en toda España mientras el PP se ha consolidado como opción de centro derecha. La peor consecuencia conocida hasta el momento fue la de las elecciones de Madrid: Ciudadanos desapareció de la Asamblea pasando de 26 diputados a ninguno en solo dos años.

En el entorno de Arrimadas, de hecho, aseguran que la líder naranja "no funciona de esa manera" y que no tiene en mente romper ningún pacto con el PP. Pero hay otros dirigentes que creen que el tono está siendo demasiado laxo y que no se pueden dejar "avasallar" por los populares sin tomar ninguna medida. Por eso, aunque las expectativas no son pesimistas, hacerse con las alcaldías de Badajoz y Ciudad Real en los próximos días es clave.

El caso granadino lo ha descolocado todo. Los concejales del PP en Granada abandonaron el gobierno municipal dirigido por Luis Salvador (Ciudadanos) insistiendo en que esa ciudad formaba parte de las que tenían pactada la fórmula de 2+2 en esta legislatura (para compartir la alcaldía). Pero en el partido naranja niegan rotundamente que sea así y, de hecho, en 2019 no trascendió públicamente ese acuerdo, a diferencia del de Badajoz y Ciudad Real que se hizo público con todo detalle.

Foto: Manifestación en Colón reivindicando la unidad de España. (EFE)

El propio portavoz del PP en la ciudad andaluza, César Díaz, se dirigió a Salvador en su debate de investidura mentándole como "el alcalde para los próximos cuatro años". Ahora, el PP insiste en que a los dos años el primer edil de Ciudadanos debía abandonar su cargo a pesar de que no hay ningún papel por escrito que hable en esos términos porque "se acordó verbalmente".

Lo que el partido de Arrimadas tiene claro, según confirman desde la cúpula a este diario, es que Salvador no abandonará la alcaldía. Es el recado que ha recibido de la presidenta naranja y que también avala el vicepresidente de la Junta, Juan Marín. Los dos garantizan su apoyo total al granadino y en el partido perciben como "inasumible" ceder en este asunto. "Si renunciamos a cumplir los pactos no nos queda nada", explican en el entorno de Arrimadas. "El PP nos está retando y eso no puede ser. No se puede incumplir los acuerdos firmados", reiteran.

Foto: Imagen de archivo de Fran Hervías. (EFE)

Aunque es un escenario poco probable, si los alcaldes populares no cedieran el turno a Ciudadanos, solo quedarían dos opciones: abandonar el gobierno y dejar sin apoyo suficiente al PP o impulsar una moción de censura de la mano del PSOE, ya que los dos partidos suman. La moción de censura ha pasado a ser un concepto maldito para la cúpula naranja, que sigue reconstruyendo las heridas de Murcia. El otro lamento es la victoria que le otorgan al PP no solo en las urnas (como pasó en Madrid), sino en el relato que los ha situado a ellos como traidores y al PP como víctima. "Ahora es el PP quien miente e incumple y no pasa nada", dicen al referirse a Granada.

Precisamente este sábado toma posesión como nueva alcaldesa de Cartagena la dirigente popular, Noelia Arroyo, que le corresponde estar al frente del consistorio los dos años restantes de legislatura. Fue otro de los pactos de 2+2 con la particularidad de que los dos grandes partidos que se repartieron la alcaldía en esta ocasión fueron PP y PSOE, aunque Ciudadanos formará parte de ambos equipos de gobierno. En este caso, está previsto un relevo con total normalidad después de que Ferraz expulsara a los concejales socialistas que firmaron este acuerdo con los populares.

Partido Popular (PP) Inés Arrimadas Ciudadanos
El redactor recomienda