Sánchez pide "comprensión" ante los indultos y "magnanimidad" para encarar el diálogo
  1. España
EVITA VETAR A JUNQUERAS EN LA MESA

Sánchez pide "comprensión" ante los indultos y "magnanimidad" para encarar el diálogo

El presidente compromete las soluciones en la mesa de diálogo "siempre dentro de los marcos de la Constitución y de nuestra legalidad jurídica"

placeholder Foto: Sánchez, primer mandatario al que recibe alberto fernández en la casa rosada
Sánchez, primer mandatario al que recibe alberto fernández en la casa rosada

De la pedagogía sobre los indultos a los mensajes empáticos directamente dirigidos a la mayoría de españoles que rechazan la medida de gracia. En estas está Moncloa y este miércoles ha sido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha mostrado comprensión con los "ciudadanos que tengan reparos" con la medida de gracia por las cicatrices del procés, pero al mismo tiempo les ha reclamado a su vez "comprensión y magnanimidad porque el objetivo merece la pena".

El jefe del Ejecutivo, de gira latinoamericana, ha insistido en reclamar a los españoles "confianza" durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo argentino, Alberto Fernández. Al mismo tiempo ha asegurado que todos los pasos en la mesa de diálogo para buscar soluciones al conflicto catalán se producirán "siempre dentro de los marcos de la Constitución y de nuestra legalidad jurídica". Una mesa de diálogo en la que ha evitado vetar la presencia del líder de ERC, Oriol Junqueras, aunque subrayando que se trata de una mesa "entre gobiernos". Ha dejado entrever así que no tendría encaje Junqueras, si bien añadiendo que "no empezamos diciendo si esta persona tiene que estar o si no, tenemos que trascender esos debates".

La renuncia a la vía unilateral expresada a través de una tribuna por parte de Junqueras, ha sido bienvenida por parte del presidente del Gobierno, como "cualquier paso a favor de la distensión". En esta línea, Sánchez ha reclamado la necesidad de abrir una nueva fase de convivencia entre catalanes y entre catalanes y españoles, "que la sociedad se reencuentre" después de haber quedado "fracturada" tras los sucesos de 2017.

Unos hechos que comprenden desde las leyes de desconexión, hasta el referéndum del 1-O y la declaración unilateral de independencia (DUI), según enumeró Sánchez, por los que empatizó con la postura capas de la sociedad contraria a los indultos, principalmente fuera de Cataluña. Todo ello apenas cuatro días antes de que se celebre la manifestación de Colón contra esta medida del Ejecutivo. Dicho esto, reclamó "magnanimidad", palabra que utilizó en varias ocasiones junto a "comprensión", para "sembrar convivencia" y superar "la crisis de 2017". Una crisis que dijo haber "heredado de la anterior Administración". El marco, por tanto, es el de la herencia recibida y la búsqueda de soluciones a un problema generado por el PP que, pese a no tener respaldo popular, serían necesarias para dejar atrás el conflicto.

Con un tono optimista, dirigido a esa parte de la sociedad a la que también ha tratado de apelar los últimos días miembros del Ejecutivo, Sánchez se ha referido a la apertura de "un nuevo periodo, fundamentado en el diálogo y el acuerdo". Sin poner plazos ni a los indultos ni a la reactivación de la mesa de diálogo, el presidente ha confirmado que antes de todo ello recibirá al president de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Palacio de la Moncloa. Un encuentro que se celebrará previsiblemente a finales de este mes de junio. "Luego veremos cuando celebrar esa mesa de diálogo", ha concluido.

Desde el Ejecutivo son conscientes de los costes electorales de la medida de gracia a los presos del 'procés' y la apuesta por sentarse en la mesa de diálogo, por lo que ha redoblado su afán por hacer pedagogía dirigiéndose a esa mayoría de los ciudadanos, más de un 60% según las encuestas, contrarios a los indultos. "Desde el Gobierno comprendemos perfectamente que hay personas que tengan reparos para perdonar o dar pasos en el acercamiento tras la conmoción que se vivió" durante el 'procés', arrancaba este martes tras el Consejo de Ministros la ministra portavoz, María Jesús Montero, debido a las "heridas profundas y difíciles de cicatrizar". Pese a ello, se insiste en que la búsqueda de soluciones mediante el diálogo es una responsabilidad del Gobierno para intentar acercar posiciones y "arreglar los conflictos de la forma más democrática posible".

Al igual que Sánchez, la ministra portavoz evitaba entrar a valorar la propuesta de un referéndum pactado planteada por Junqueras, siguiendo la vía escocesa, pero remarcando que la mesa de diálogo y sus conclusiones se desarrollarían dentro de los límites constitucionales. "Todos los españoles saben perfectamente cuáles son los límites", respondió en referencia al referéndum de autodeterminación. En todo caso, avanzó que se darán "pasos decididos" de cara al acercamiento "para abrir una nueva etapa en Cataluña y cerrar episodios que ojalá no hubieran sucedido".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Pedro Sánchez
El redactor recomienda