Abascal agita la crisis en Ceuta y busca mantener el pulso contra la inmigración
  1. España
VOX OBVIA LA PROHIBICIÓN

Abascal agita la crisis en Ceuta y busca mantener el pulso contra la inmigración

El partido cedió en el último momento y aceptó la cancelación de su acto en Ceuta, que reconvirtió en unas declaraciones ante los medios de comunicación

placeholder Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal, en una imagen de archivo. (EFE)
El presidente de Vox, Santiago Abascal, en una imagen de archivo. (EFE)

Vox sigue focalizando el grueso de su actividad en la crisis vivida en Ceuta hace una semana. El partido agita su discurso antiinmigración, mantiene el tono belicista sobre la llegada masiva de migrantes el lunes anterior y amenaza al Gobierno de Andalucía con romper los puentes por acoger a 13 menores provenientes de la ciudad autónoma. En este contexto, Santiago Abascal volvió a viajar al lugar este lunes, por segunda vez en seis días, para clamar contra Rabat y contra la gestión de las autoridades españolas. Lo hizo después de que su acto fuese prohibido por la Delegación del Gobierno y de haber mantenido el llamamiento a sus seguidores durante todo el día para cancelarlo en el último momento y rebajarlo a una intervención ante los medios.

Poner el foco en la inmigración ha sido la prioridad del partido en los últimos meses. Comenzó primero agitando el discurso contrario a los inmigrantes en Cataluña de cara al 14 de febrero, donde lo alternó con su mensaje nacionalista, para más tarde convertirlo en el tema casi único de campaña en la Comunidad de Madrid, centrando sus esfuerzos en dibujar una región donde la inseguridad reinaba en sus calles a causa de los foráneos. El objetivo que aspiran lograr es mantenerse en el foco mediático en un momento en que el PP se encuentra en auge tras los resultados del 4 de mayo.

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

Con esta estrategia presente, el máximo responsable de la organización se desplazó a la localidad norteafricana para sostener el clima de tensión y escenificar su oposición férrea a la llegada de migrantes, frente a eso que llaman "los buenistas" y que identifican con el PP y la izquierda. "No quieren que se escuche la verdad a los que hablamos de invasión, del secuestro de menores y su reparto por el territorio nacional. Nos quieren acallar porque tienen un plan de traer a 250.000 personas al año", afirmó ante los medios.

La jornada estuvo marcada por la prohibición de su mitin, amagando primero con desobedecerla y desconvocando el acto inicial poco antes de su celebración para evitar sanción administrativa por ello. Abascal y los suyos habían decidido mantener el rumbo con su acto previsto en la plaza de los Reyes Católicos a pesar del veto vigente. La pasada semana, el partido trasladó a la Delegación del Gobierno en Ceuta su voluntad de llevar a cabo un acto este lunes. Ya el sábado, la institución optó por no dar luz verde a la manifestación de Vox ni tampoco a otras concentraciones que se habían convocado esta misma semana, algunas de ellas para oponerse al propio mitin. Lo hizo alegando que existía la "posibilidad de que estas movilizaciones supongan un riesgo para la seguridad ciudadana, dada la actual situación de nuestra ciudad".

El partido recurrió esta decisión ante la sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, que este lunes mantuvo el pronunciamiento del Ejecutivo por el "desistimiento" en la apelación de Vox —no asistió—, y dejó vigente, en la práctica, la prohibición de su concentración prevista. La organización pidió la nulidad de la resolución durante la misma jornada. Fuentes de la formación habían avanzado previamente que su intención pasaba por mantener "la convocatoria" y el propio presidente orgánico se había posicionado en la línea de incumplir la desautorización, aunque sin expresarlo abiertamente. Las cuentas oficiales del partido insistían tras el mediodía del lunes: el acto seguía en pie, en la misma hora y lugar previstos.

Protesta en Ceuta tras la cancelación del mitin de Vox

Pasadas las 18:30, a menos de una hora y media, el acto se desconvocó y pasó a anunciarse como unas "declaraciones de Abascal" ante los medios y en una ubicación distinta, la plaza de África, al lado del hotel en el que se encontraba y donde ya se habían movilizado sus detractores entre proclamas contras los "fascistas" y los "racistas". Algunos de esos contramanifestantes terminaron lanzando objetos hasta que se produjeron cargas policiales en los aledaños. "El PSOE actúa como una mafia corrupta, usando la Delegación del Gobierno para restringir los derechos de los españoles", aseguró Abascal desde dentro del propio hotel donde se encontraba. "Han desplegado una operación política, mientras han tolerado una contramanifestación ilegal que ha hecho que Vox no haya podido hablar con sus representados".

Vox ya protagonizó un desembarco de su líder la pasada semana: después de que 8.000 personas cruzaran la frontera marroquí durante una sola jornada, el político vasco repitió su modo de actuar en este tipo de situaciones y se desplazó a la ciudad autónoma para enfatizar un marcado discurso antiinmigración. Desde entonces, y especialmente después de anunciar un nuevo acto este lunes, distintas plataformas han rechazado públicamente su presencia y es esto lo que habría llevado a la Delegación del Gobierno a optar por cancelar el acto, al entender que "no es momento de tensar más la situación".

Unanimidad contra Vox

La tensión, precisamente, aumentó al mediodía de este lunes, con Abascal ya en la ciudad. El de Amurrio (Álava) se hallaba en ese momento en el parador ceutí junto a su equipo cuando cinco personas accedieron al recinto y comenzaron a gritar al presidente de Vox. Según fuentes de la formación, le insultaron y trataron de agredirle, pero fueron frenados por el personal de seguridad del hotel y del propio partido. Posteriormente, llegó la Policía para identificar a los presentes.

La coyuntura que se vive en Ceuta en los últimos días, y la intención de Vox de convocar un nuevo acto en el territorio este lunes, ha llevado a que todas las formaciones presentes en la Asamblea local, a excepción de los de Abascal, hayan firmado un manifiesto en contra de ese partido y de sus últimos movimientos.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

"Apelamos a la conciencia de todos los ciudadanos para evitar que las actitudes provocativas, y en especial aquellas que dudan de la fidelidad de los ceutíes a la españolidad de Ceuta, puedan resquebrajar la convivencia", reza el escrito, que firman PSOE, PP, MDyC y Caballas, en aparente referencia a las palabras del líder de Vox de las últimas fechas. En ellas, sugería que había ceutíes que eran "quintacolumnistas de Marruecos", es decir, los acusaba de lealtad a Rabat en lugar de Madrid. "Ya vemos cuál es el problema... Los quintacolumnistas de Marruecos, que hace mucho que viven entre nosotros y que no defienden los intereses de nuestra patria", señaló.

La situación política en la ciudad está marcada desde 2019 por la fuerza de Vox y por la agitación del discurso contrario a la inmigración. El PP gobierna en minoría y, tras haber pactado con los de Abascal en un comienzo, decidió en la última negociación presupuestaria apoyarse en el PSOE debido a la agresividad del discurso del partido en cuestión, que en las últimas elecciones generales obtuvo el único escaño que reparte la circunscripción ceutí. Los populares ceutíes, que comparten la visión de que la crisis actual fue más bien "una invasión", han acusado a Vox de poner en peligro la convivencia entre su población.

Vox Ceuta
El redactor recomienda