Vox se lanza a por promesas latinas para su 'internacional anticomunista'
  1. España
FORMACIÓN DE JÓVENES

Vox se lanza a por promesas latinas para su 'internacional anticomunista'

El partido pone en marcha un programa de becas con las que pretende captar figuras jóvenes con proyección para tejer alianzas al otro lado del Atlántico

placeholder Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)
El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

El partido de Santiago Abascal tiene entre sus objetivos a medio plazo convertirse en el coordinador de una suerte de internacional anticomunista que aúne movimientos derechistas europeos con plataformas latinoamericanas. Con esta aspiración, en la que llevan meses inmersos, han puesto ahora en marcha un programa con el que tratan de captar a jóvenes iberoamericanos con proyección política mediante una serie de cursos de formación en países donde Vox cuenta con socios de referencia. El movimiento se enmarca en la actividad de su 'think tank', más allá del día a día de la acción parlamentaria y mediática nacional.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE)

En Vox, se ven en una posición privilegiada para ser el elemento central de esa red nacionalista global. Tras haberse convertido en un actor clave en tierras comunitarias, solo por detrás de sus socios polacos y húngaros de Ley y Justicia y Fidesz, los de Abascal se han encargado de reforzar sus lazos en Estados Unidos con el ala más radical del Partido Republicano y de los entornos del expresidente Donald Trump. Desde esta posición, el potencial que les otorga el compartir la lengua con los países iberoamericanos ha sido explotado en el último año para presentarse como el interlocutor entre todos ellos y como el canalizador de los avances derechistas en estos territorios.

Un total de 10 becas con todos los gastos pagados para 10 personas de 10 países distintos, según confirman fuentes de Disenso, la fundación de Vox que financia el programa. Dos semanas de conferencias y encuentros en el extranjero para jóvenes de entre 25 y 35 años, que puedan acreditar formación en ciencias sociales, una experiencia de al menos tres años en ámbitos ligados a la acción política, con influencia en redes y capacidad oratoria. En definitiva, alguien que pueda demostrar que tiene materia prima para forjar un futuro dirigente político y que provenga de algunas de las principales potencias latinoamericanas (norte, centro y sur), además de Estados Unidos y España, ese conglomerado que en el partido han bautizado como Iberosfera.

Con sus socios europeos

Los que consigan una de estas becas, con las que el partido pretende "combatir el avance del comunismo", acudirán a una serie de encuentros en un país foráneo, que podrá ser Estados Unidos, España, Italia, Polonia y Francia, lugares en los que Vox ha tejido en los últimos años sus principales alianzas internacionales. Fuentes de la fundación explican que aún no tienen cerrada la lista de conferencias, que se celebrarán en octubre, ni de los protagonistas del programa en cada país, aunque sí apuntan que estarán presentes sus socios de los Europeos Conservadores Reformistas (ECR), que incluye a su aliado polaco citado previamente y a Fratelli d'Italia —su nuevo partido hermano en el país transalpino después de haber roto los puentes con Matteo Salvini—, que se encuentra en pleno auge.

En el caso de Francia, las dudas son mayores y en Disenso evitan pronunciarse por el momento. Las relaciones con la Agrupación Nacional de Marine Le Pen (anteriormente, Frente Nacional) no están en su momento álgido. Ambas formaciones se entienden y comparten aspectos como su rechazo tajante a la inmigración, acusados constantemente de xenofobia, pero difieren en otros muchos aspectos sociales y económicos. Esto les ha hecho acercarse en los dos últimos años a su sobrina, Marion Maréchal Le Pen, nieta del histórico dirigente ultraderechista Jean-Marie Le Pen y con postulados ultraconservadores. Con ella, considerada la promesa del espectro en tierras galas, están vinculados a través de un centro de formación lionés con sede en Madrid en que participan asesores de Vox y figuras como Javier Tebas, presidente de LaLiga. Todo hace indicar que serán perfiles de su entorno quienes participen.

Foto: La candidata de Vox, Monasterio, y el presidente del partido, Abascal. (EFE)

En EEUU, han labrado una buena sintonía con el trumpismo de segunda línea durante sus viajes a la CPAC, el gran foro conservador estadounidense, y es probable que los nombres salgan de este segmento. Las redes entre ambos se fueron afianzando con el paso del tiempo y ya en 2018 el exasesor de Trump Steve Bannon comenzó a colaborar en el proyecto de Abascal, antes de que el de Amurrio (Álava) se desplazara a Washington. Sobre la ausencia de otros países como Hungría, donde Viktor Orbán se ha consolidado como el gran referente mundial de Vox, fuentes de la fundación comentan que podría integrarse en futuras ediciones del programa, del que evitan precisar su presupuesto.

El vídeo promocional del proyecto, con una voz 'en off' latinoamericana, se presenta como una apuesta exclusiva para aumentar los conocimientos en la defensa de "la libertad" frente a la corriente "dominante". Se trata de las mismas consignas que se repiten constantemente en Disenso y en el blog impulsado por el partido con los mismos objetivos. En ambas plataformas, se han realizado entrevistas con líderes políticos latinoamericanos como el hijo de Jair Bolsonaro, Eduardo, y se han firmado manifiestos junto a otros como el colombiano José Antonio Kast o el exalcalde de Caracas Antonio Ledesma.

[Análisis | La estrategia de Vox en Latinoamérica]

La formación lleva alrededor de un año dibujando sus primeros bocetos sobre sus planes al otro lado del Atlántico, un afán en el que se unen tanto su búsqueda de ser un actor influyente a nivel internacional como su idea de devolver España a su papel capital en Latinoamérica. "Para liderar la Iberosfera y devolver España su papel capital como piedra angular a ambos lados del Atlántico", llegó a decir Ignacio Garriga durante su discurso en la moción de censura fallida del pasado otoño, que supuso 'de facto' la puesta en escena ante el gran público de estas y otras estrategias de Vox que quedan en segundo plano en la cotidianidad política nacional.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

El concepto que ahora pone sobre la mesa Vox con este programa de formación no es ni mucho menos novedoso. La Fundación FAES, presidida por José María Aznar y considerada laboratorio de ideas del PP durante años, ya puso en marcha un proyecto muy similar dirigido al público latinoamericano, aunque también consta otro para Oriente Medio y el norte de África. En su caso, según relatan en la propia web, se impartían en Madrid y en Bruselas, pero los fines eran calcados.

No es la primera vez que Abascal se inspira en los populares. La mera creación de Disenso el pasado mes de septiembre ya apuntaba a que tratarían de seguir la línea del 'think tank' del expresidente, y su director, Jorge Martín Frías, había participado en la propia FAES y en la Red Floridablanca, otro centro de pensamiento conservador español. La incidencia pública de la fundación afín a Vox, así como la de su blog, es por el momento limitada.

Vox
El redactor recomienda