Casado consolida su auge frenando a Vox y Errejón empieza a desgastar al PSOE
  1. España
BARÓMETRO DEL CIS DE MAYO

Casado consolida su auge frenando a Vox y Errejón empieza a desgastar al PSOE

La reagrupación de la derecha se va confirmando con Cs desaparecido y un PP en subida. La izquierda está más dividida: frente a PSOE y Podemos, Más País duplica sus perspectivas

placeholder Foto: El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)
El líder del PP, Pablo Casado. (EFE)

Madrid ha dado un vuelco al tablero político nacional. Sabíamos que el 4-M estaba llamado a cambiar muchas cosas, pero no necesariamente que lo hiciera en tan poco tiempo. Incluso el CIS de José Félix Tezanos confirma la tendencia que desde hace días aparece en todas las encuestas publicadas: el PP va consolidando un ascenso significativo, con Ciudadanos fuera de juego y frenando la subida de Vox. Pablo Casado empieza a reagrupar el centro derecha, su gran objetivo de cara a la próxima cita electoral, con el riesgo de que todavía falta mucho tiempo para ese momento.

En el lado de la izquierda, las cosas se han revuelto todavía más. El barómetro de mayo del CIS, que se conoció este martes, empeora significativamente la situación del PSOE. En menos de un mes, la intención de voto para el partido de Pedro Sánchez cae casi cuatro puntos, mientras que los apoyos a la coalición de Más País-Compromís se duplican, coincidiendo también con el auge de Más Madrid el pasado 4 de mayo. Íñigo Errejón fue prudente en la valoración del sondeo, pero no escondió que es la prueba de que “las cosas se están haciendo bien”. Y en el caso de Unidas Podemos, que en abril tuvo una leve mejoría tras la marcha de Pablo Iglesias, la intención de voto se mantiene en más del 10%.

El PP reduce a más de la mitad su anterior diferencia con el PSOE en el CIS

Los datos dejan un panorama complicado para la izquierda, especialmente para los socialistas. Mientras que en la derecha da la impresión de que quedan solo dos partidos, y Vox, aunque con un suelo electoral firme, se va alejando del PP, en la izquierda la fragmentación es cada vez más consistente. La nueva fotografía política no pasa inadvertida en las filas socialistas, preocupadas por el posible ascenso de Errejón tras el sorpaso en la Comunidad de Madrid.

Más Madrid consiguió lo que nunca llegó a lograr Unidas Podemos: quedar por delante del Partido Socialista en votos, gracias a una labor intensa de oposición a Isabel Díaz Ayuso durante dos años. Los socialistas no contemplaban el ascenso de Errejón después de los resultados de noviembre de 2019 (apenas consiguió tres diputados, a pesar de concurrir con Compromís en la Comunidad Valenciana, y fracasó en su intento de conseguir más alianzas en otros territorios).

Foto: Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso en San Isidro. (EFE)

Pero, una vez más, la cita madrileña podría cambiar muchas cosas. De cara a las próximas generales, todo parece indicar que Errejón tratará de tejer pactos en otras grandes ciudades y buscará asociar su marca al partido verde en España, similar a los que existen en otros países europeos y que ya han consolidado un espacio político importante, como en el caso de Alemania. Con estas cartas encima de la mesa, el aumento que el CIS otorga a Más País no es desdeñable, como tampoco lo es la caída que garantiza a su partido, el PSOE.

Más optimistas son en el PP, donde a pesar de restar toda credibilidad a las encuestas de Tezanos, dan por sentado que el último sondeo confirma una tendencia. En el partido de Casado, advierten de que si el CIS les suma tres puntos, “probablemente las cosas van mucho mejor”, dando por hecho que como mínimo en estos momentos se encuentran en un empate técnico con el PSOE. En realidad, algunos sondeos (como el de Sigma Dos para Antena 3) ya auguran una victoria de los populares, a los que garantizan que en este momento podrían gobernar con el apoyo de Vox por amplia mayoría. El CIS no es tan optimista, pero ya solo separa a socialistas y populares por algo más de cuatro puntos, cuando hace semanas los situaba a más de 11 puntos de distancia.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada esta tarde a Ceuta. (EFE)

A pesar de que el partido de Abascal se mantiene firme en una intención de voto superior al 13%, en el PP ven con cierto optimismo la caída de casi dos puntos con respecto al mes pasado. Entienden que el 4-M es extrapolable a nivel nacional y dan por hecho que Casado en este momento sería capaz de frenar al partido ultra, como lo hizo Ayuso en la Comunidad de Madrid hace unas semanas. Con respecto a Ciudadanos, Tezanos ya solo le garantiza el 5,3% de los apoyos, los populares consideran cumplida su misión de dejar dos partidos en el lado derecho del arco político. Si en algo venían insistiendo los principales dirigentes de Génova desde hace meses, es que sería imposible ganar a Sánchez si continuaban siendo tres actores en el centro derecha.

Algunos datos del CIS prueban el recorrido que el PP aún puede tener entre los votantes de sus competidores. En el caso de los encuestados que aseguran haber votado a Ciudadanos en noviembre de 2019, el 16% considera al PP el partido más cercano a sus propias ideas. En el caso de los electores que apostaron por Vox, casi un 23% afirma que lo representa más el ideario de Casado.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a su llegada a Ceuta. (EFE)

En una reciente entrevista con este diario, el líder de los populares se ratificó en que su único compromiso es “recuperar la unidad del centro derecha” para que su formación sea “la alternativa clara y única” a Pedro Sánchez. Precisamente, con la crisis humanitaria y diplomática desatada en Ceuta esta misma semana y que adquiere unas dimensiones ya incontrolables, las diferentes posturas de PP y Vox quedaron al descubierto. Santiago Abascal se adelantó al resto de líderes anunciando en la noche del lunes que se desplazaba a Ceuta, desactivando otras posibles visitas.

El líder del PP optó por llamar al presidente del Gobierno (Sánchez no le llamó a él primero) para trasladarle su apoyo “a la soberanía nacional de Ceuta y Melilla”, pedir refuerzo de los efectivos de Policía Nacional, Guardia Civil y Ejército, e insistir en la necesidad de reforzar las relaciones diplomáticas con Marruecos, además de compartir con el Gobierno la posición de la devolución inmediata de los migrantes irregulares. Fuentes populares insisten en que en un problema de estas dimensiones “no cabe otra opción que no sea una posición de Estado” y ponen en valor su labor como primer partido de la oposición.

Partido Popular (PP) Más Madrid Íñigo Errejón Barómetro del CIS Pedro Sánchez PSOE Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda