Brufau y Fainé reconocen el pacto para frenar a Del Rivero pero se desentienden de Villarejo
  1. España
AMBOS DECLARAN COMO IMPUTADOS

Brufau y Fainé reconocen el pacto para frenar a Del Rivero pero se desentienden de Villarejo

El expresidente de CaixaBank sostiene que la iniciativa fue de Repsol, cuyo máximo directivo apunta a su vez a que ni siquiera trataba de forma directa con su exjefe de Seguridad

placeholder Foto: El presidente de Repsol, Antonio Brufau, a su salida este viernes a la Audiencia Nacional. (EFE)
El presidente de Repsol, Antonio Brufau, a su salida este viernes a la Audiencia Nacional. (EFE)

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el expresidente de CaixaBank Isidre Fainé han comparecido este viernes como imputados ante la Audiencia Nacional por la contratación del comisario José Manuel Villarejo para espiar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero entre 2011 y 2012. La Fiscalía Anticorrupción y el juez Manuel García-Castellón consideran que el encargo, bautizado como proyecto Wine, contó "indiciariamente" con su participación, pero ambos se desentendieron de cualquier irregularidad y apuntaron a sus entonces jefes de Seguridad como los responsables de este tipo de contrataciones, explican fuentes jurídicas a El Confidencial.

Primero declaró Fainé a las 10 de la mañana y después llegó Brufau. Cada interrogatorio se alargó en torno a una hora y solo respondieron al juez, la Fiscalía y sus abogados. Ambos confirmaron los contactos para coordinarse ante el temor de que Del Rivero intentara hacerse con el control de Repsol con la ayuda de la petrolera mexicana Pemex, pero con matices. Según Brufau, coincidieron en que "sería bueno que las dos áreas de inteligencia colaboraran". Fainé trató de quitar peso a esta conversación y sostuvo que su interés por Del Rivero pasaba por que la fundación del banco pudiera verse perjudicada por las maniobras del expresidente de Sacyr.

Foto: El presidente de Repsol, Antonio Brufau. (EFE)

Desde CaixaBank se encargaron de resumir el meollo de su declaración al finalizar la misma: "El Sr. Brufau, presidente de Repsol, me comentó que sería conveniente tener más información empresarial sobre el pacto Sacyr-Pemex". "El Sr. Brufau me informó de que Repsol ya tenía contratado un encargo, que lo llevaba su director de seguridad corporativa, y me propuso compartir la información sobre el pacto". En cuanto a su exjefe de Seguridad, Miguel Ángel Fernández Rancaño, que sostuvo ante el juez que le mantenía informado del encargo, Fainé reconoció que mantenía encuentros con él, pero negó que le facilitara documentos o información relevante al respecto.

Brufau, por el contrario, defendió ante el juez que él ni siquiera trataba de forma directa con el entonces jefe de Seguridad de Repsol, Rafael Araujo, quien supuestamente tomó la decisión de contratar a Villarejo tras haberse conocido en la fiesta de los ángeles custodios de la Policía Nacional. Según explicó el presidente de la petrolera, él se limitó a dar la orden a toda la empresa de extremar la preocupación ante la delicada situación de Sacyr y, en cuanto al departamento de Seguridad, la información le llegaba a través del ex secretario general de Repsol, Luis Suárez de Lezo, también imputado. Este exdirectivo declaró el jueves y negó haber ordenado la contratación de Villarejo.

Foto: El comisario José Manuel Villarejo, en el programa 'Salvados'.

"Yo ni siquiera sabía quién era Villarejo", dijo Brufau durante su declaración, explican las fuentes consultadas. Ante su explicación de que su orden sobre Sacyr se extendió a todo Repsol, el juez insistió en preguntarle por el concreto encargo al departamento de Seguridad, pero Brufau no dio su brazo a torcer: aunque reconoce que el encargo existió, quiso remarcar que Araujo se encontraba cuatro niveles por debajo de él y, en lo que se refiere a la versión de Del Rivero, llegó a tacharle de "mezquino".

En su auto de imputación, el instructor subraya también el informe del 'chief compliance officer' de Repsol, Enrique Hernández Pérez, en el que se realiza una revisión de la regularidad de la contratación de la empresa de Villarejo o vinculadas y en el que se apunta a “la intervención” del presidente, pero Brufau también echó por tierra esta idea: una y otra vez, mantuvo que no era su competencia y que jamás tuvo constancia de ninguna irregularidad.

De las facturas a las reuniones

La sospecha de que Brufau y Fainé estaban al tanto del encargo marcó la investigación desde el primer momento. Tras analizar la documentación incautada a ambas empresas, el magistrado destacaba en el auto con el que imputaba a ambos la existencia de proyectos económicos con dos minutas que apuntan de forma directa al encargo a Villarejo, conocido como proyecto Wine. La primera, condicionada al éxito de la operación, comenzaba con un desembolso de 450.000 euros a los que se añadían 475.000 adicionales. La segunda, sin condicionamiento alguno, comenzaba con una aportación de 375.000, añadiendo a la cuantía original otros 300.000.

"Se ha podido identificar entre la documentación intervenida en formato digital la existencia de determinados pagos fraccionados en el tiempo por parte de Repsol y CaixaBank al Grupo Cenyt, reflejados en cuatro facturas", explica García-Castellón. Anticorrupción subraya a su vez que estas facturas se justificaron como supuestas "estrategias para la ubicación y recuperación de datos electrónicos", sobrepasando así los departamentos de Seguridad.

placeholder Consulte aquí el documento íntegro.
Consulte aquí el documento íntegro.

Esta idea se ve reforzada por 'Charla-2.11.11', un documento incautado en la casa de Rafael Redondo, el socio de Villarejo. Como adelantó El Confidencial, ocupa 11 páginas y resume la reunión que el comisario o sus hombres mantuvieron el 2 de noviembre de 2011 con los responsables de Seguridad de cada una de las empresas, así como con el número dos de este departamento en Repsol, Rafael Girona. "R [Araujo] insiste que cuando MA [Fernández] le llama y le dice que van juntos, BRU [Brufau] le confirma que ya habló con FAI [Fainé] en ese sentido", puede leerse en el mismo.

En un segundo informe incautado por los investigadores, el comisario detalla a su vez "los medios humanos y técnicos" que necesitaba para llevar a cabo el proyecto Wine, material con el que supuestamente pinchó teléfonos: "Cada número de teléfono consta de tres columnas, denominadas 'Hace', 'Recibe' y 'En blanco', en la cual se indica el número de teléfono con los cuales se intercambia llamadas o SMS", explica la Fiscalía.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Antonio Brufau Isidre Fainé Repsol Luis del Rivero Audiencia Nacional
El redactor recomienda