No solo políticos: el último asesor de Toni Roldán también abandona Ciudadanos
  1. España
DESBANDADA DE TÉCNICOS

No solo políticos: el último asesor de Toni Roldán también abandona Ciudadanos

De la Oficina Económica impulsada por Toni Roldán solo quedaba Ramón Mateo, coordinador de los asesores de Congreso y Senado y de la parte técnica de los programas electorales

placeholder Foto:  Toni Roldán y Ramón Mateo durante una reunión en 2018. (Ciudadanos)
Toni Roldán y Ramón Mateo durante una reunión en 2018. (Ciudadanos)

La crisis interna de Ciudadanos, agudizada tras el desastre de Murcia, tiene efectos también entre sus asesores de primer nivel. A las bajas de distintos cuadros políticos (16 en la última semana y cuatro de ellos, en las Cortes Generales) se une la de Ramón Mateo, responsable de la Oficina Económica del partido, coordinador de los asesores del Congreso y el Senado, y responsable técnico de los programas electorales. Además de una pieza esencial para el grupo parlamentario y el propio partido, se trataba del último miembro que quedaba del equipo económico creado por Toni Roldán con el apoyo de Luis Garicano en la etapa anterior de la formación.

Según ha podido saber este diario, a partir de este miércoles se incorpora como director de gabinete de beBartlet, la firma de consultoría de comunicación y asuntos públicos liderada por Nacho Corredor y Adrián Jofre, y participada por Llorente y Cuenca. La desbandada de los principales asesores de la formación en el Congreso ha sido un goteo constante en los últimos meses. Pero es cierto que la marcha de Mateo es de especial relevancia, ya que a su cargo también estaba la parte técnica de todos los programas, que depende directamente de la secretaria general, Marina Bravo.

Ya cuando se fue Toni Roldán del partido, en el verano de 2019, Bravo pasó a ocuparse de la secretaría programática, diseñando los posicionamientos del partido en todos los ámbitos y coordinándolos a nivel local, autonómico y nacional. La marcha del diputado económico provocó bajas dentro de su equipo, que terminan ahora con la marcha de Mateo. Ciudadanos nació convencido de que los programas y las reformas debían ser los grandes ejes de la nueva política, entendiendo su vocación de partido bisagra como el agente que forzaría (a izquierda y derecha) los grandes cambios pendientes en España.

Foto: La presidenta de REE, Beatriz Corredor. (Foto: REE)

El fichaje de Garicano, y de su mano el de Roldán, estaban encaminados a ese objetivo. Y, de hecho, crearon lo que se denominó la Oficina Económica del partido con un equipo de técnicos especializados en distintas materias que colaboraban con ellos y otros diputados del área económica, como Francisco de la Torre. Hace solo unas semanas este diario publicó el fichaje por parte de Red Eléctrica de Javier Viñarás, otro exasesor del grupo naranja en el Congreso, encargado de todos los temas relacionados con energía, industria y cambio climático. Antes estuvo en la misma firma de consultoría en la que recala Mateo.

De aquel mismo grupo también Carlos Victoria dejó Ciudadanos para incorporarse como consultor del Banco Mundial y colabora en Esade con Toni Roldán. Otros como Pablo Taylor, experto en fiscalidad, pasó a la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid que dirigía Marta Rivera de la Cruz, ya cesada por Isabel Díaz Ayuso tras anunciar el adelanto electoral del 4 de mayo. Todos los técnicos de las consejerías de Ciudadanos fueron cesados de manera inmediata tras la destitución de los políticos que las lideraban.

Exdirigentes del partido reconocen a este diario que la marcha de los asesores, agravada con la de Mateo esta misma semana, confirma la “descapitalización humana y de talento” que ha ido sufriendo el partido desde la debacle de noviembre de 2019. Empezó meses antes, con la estrategia del partido liderada por Rivera de no pactar con Sánchez a pesar de la amplia mayoría que sumaban socialistas y naranjas después de abril, y apuntalada después con pactos firmados exclusivamente con el PP. Las cosas no mejoraron con Arrimadas al frente, no solo por la pérdida de asesores y empleados a causa del desastre electoral, sino de las bajas voluntarias que acumula el partido.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)


De ahí, que exdirigentes y exdiputados coincidan en que el goteo de marchas, no solo de políticos sino de los profesionales que asesoran al partido, es “un síntoma” de la descomposición que sufre Ciudadanos. Como publicó este diario, la baja de la diputada Marta Martín (que sí dejó el acta) supuso un verdadero mazazo para la formación. Justo un día antes el diputado por Sevilla, Pablo Cambronero, confirmaba su salto al Grupo Mixto por “discrepancias” con la presidenta que, a su juicio, “se ha entregado al sanchismo”. Sin embargo, decidió quedarse con el escaño, provocando una verdadera crisis en el grupo parlamentario.

Probablemente por eso, la marcha de Martín generó todavía más psicosis en las filas del partido. El grupo no podía quedarse con solo ocho diputados, porque esa cifra alteraba las mayorías alternativas que se han ido constituyendo. De ahí, la importancia de que la alicantina dejara el acta, como al final hizo. Arrimadas necesitaba retener, al menos, nueve escaños. En el Senado la situación es igual de dramática. La marcha de dos senadores (Ruth Goñi y Emilio Argüeso) dejarán sin grupo propio a Ciudadanos en la Cámara Alta.

La crisis interna de Ciudadanos, agudizada tras el desastre de Murcia, tiene efectos también entre sus asesores de primer nivel. A las bajas de distintos cuadros políticos (16 en la última semana y cuatro de ellos, en las Cortes Generales) se une la de Ramón Mateo, responsable de la Oficina Económica del partido, coordinador de los asesores del Congreso y el Senado, y responsable técnico de los programas electorales. Además de una pieza esencial para el grupo parlamentario y el propio partido, se trataba del último miembro que quedaba del equipo económico creado por Toni Roldán con el apoyo de Luis Garicano en la etapa anterior de la formación.

Ciudadanos
El redactor recomienda