El corte en el suministro de vacunas ya provoca retrasos para la segunda dosis
  1. España
PFIZER, EN EL PUNTO DE MIRA

El corte en el suministro de vacunas ya provoca retrasos para la segunda dosis

Los retrasos en la entrega de dosis a Europa ponen en jaque a España en plena tercera ola. Algunos hospitales avisan a sus sanitarios de que no saben cuándo les podrán inmunizar

placeholder Foto: Diseño: Laura Martín.
Diseño: Laura Martín.

“Quedan anuladas todas las citas de vacunación covid de profesionales. Pfizer no ha suministrado vacunas. Profesionales citados se les llamará para citarlos de nuevo cuando tengamos aseguradas sus dosis”. Este mensaje colgado en el tablón del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha puesto en alerta a los sanitarios y refleja el grave problema de suministro que padece nuestro país cuando apenas hace un mes que ha comenzado la campaña de vacunación. Tal es el retraso en la llegada de vacunas, que ni siquiera se pueden garantizar dosis para los sanitarios en primera línea de la lucha contra el covid-19. Para los que ya recibieron la primera carga, peligra la segunda. Para los que esperaban la primera, todo se retrasa aún más.

La Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (Aemps) asegura que “la segunda dosis de la vacuna Comirnaty de Pfizer se puede administrar entre 21 y 28 días después de la primera sin que esto influya en su grado de eficacia”, pero los 21 días ya vencen en muchos casos y los sanitarios se preguntan cómo de protegidos están frente al coronavirus mientras atienden a docenas de infectados cada día. La Aemps recomienda que, en caso de ser necesaria una demora, “sea la menor posible”.

placeholder Interior del Hospital Clínico de Valencia. A la derecha, cartel informativo.
Interior del Hospital Clínico de Valencia. A la derecha, cartel informativo.

El Hospital Clínico de Valencia no es una excepción, sino el ejemplo de que el plan de vacunación pende de un hilo: ni siquiera uno de los hospitales más castigados en todo el país por esta tercera ola es capaz de garantizar vacunas para sus profesionales, si bien a última hora del miércoles la dirección del hospital comenzó a dar citas a sus sanitarios gracias a una remesa inesperada.

Cataluña admite que 10.000 personas que recibieron la primera dosis hace 21 días no podrán recibir la segunda

Algunas comunidades autónomas, como Madrid y Cataluña, admiten abiertamente los problemas. Madrid ha suspendido la campaña de vacunación durante 14 días y Cataluña ha advertido de que tiene "las neveras vacías", con lo que 10.000 personas que recibieron la primera dosis hace 21 días no podrán recibir la segunda. En teoría, hay margen hasta los 42 días para administrar el segundo pinchazo, pero esto acaba de comenzar y la estrategia nacional de vacunación hace agua por los incumplimientos de contrato de los laboratorios, principalmente Pfizer.

Foto: El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado. (EFE)

¿Inmunizados en verano o en 2023?

Difícilmente el Gobierno podrá inmunizar al 70% de la población española para finales de verano, un objetivo que el presidente Pedro Sánchez sigue manteniendo en público pese a los problemas. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, afirmó este miércoles que, "a este ritmo, tardaremos hasta 2023 para llegar a ese porcentaje" del 70%, cifra que las autoridades sanitarias fijan como óptima para alcanzar la inmunidad de grupo.

A mí me toca la segunda dosis este sábado. Todavía no sé nada, pero me preocupa mucho, por supuesto”, explica un sanitario del área UCI del Clínico de Valencia, quien lleva varios días intubando y colocando en posición de prono a personas en estado crítico por coronavirus sin parar, como si fuera una cadena de montaje. Consultado por este periódico, el hospital asegura que las segundas dosis ya están en camino, pero el personal no entiende entonces que horas antes se cuelguen carteles y se envíen correos oficiales avisando de que todas las citas quedan suspendidas. Tal vez el Clínico salve este ‘match ball’, pero quedan muchos más por delante. Para este y para todos los hospitales del sistema de salud. Y, en los próximos meses, para todo el proceso de vacunación de la población general.

placeholder Fachada principal del Hospital Clínico de Valencia.
Fachada principal del Hospital Clínico de Valencia.

Esperar unos días más a recibir la segunda vacuna no es grave. El problema de suministro de Pfizer lo padecen todos los hospitales, pero en el caso de la Comunidad Valenciana, es especialmente molesto, ya que estamos en mitad de la peor ola de infectados que hemos visto nunca, ni siquiera en marzo de 2020 vivimos algo así”, señala Salvador Peiró, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica (Fisabio) de la Comunidad Valenciana. “Las segundas dosis se van a administrar, pero estos retrasos entorpecen la marcha de las primeras dosis, vamos muy lentos”, se lamenta.

Pfizer se comprometió a entregar a España 4.591.275 dosis de su vacuna hasta final de marzo

Pfizer se comprometió a entregar a España 4.591.275 dosis de su vacuna hasta final de marzo. El plan preveía recibir alrededor de 350.000 a la semana, pero el 15 de enero la compañía anunció que reduciría de manera temporal la cantidad por una reorganización en su planta de Puurs (Bélgica) que le permitiría aumentar la producción. Por ello, la semana pasada entregó 202.800 dosis. Este lunes, recuperó el ritmo y entregó más de las acordadas: 422.955. La firma asegura que el 15 de febrero se pondrá al día en el suministro contratado con la Unión Europea.

De la otra vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento, la de Moderna, está previsto que España reciba 600.000 dosis hasta final de febrero, pero de momento solo han llegado 35.700.

Tal como apunta Peiró, el retraso en las vacunas es preocupante para todos, pero especialmente molesto para la Comunidad Valenciana, que achica agua como puede en mitad de una tormenta de enfermos de covid-19. Valencia sería en esta tercera ola lo que Madrid fue en la primera: contagios disparados, hospitales saturados, sanitarios al borde de un ataque de ansiedad, salas UCI desbordadas y miedo a que el frágil equilibrio del sistema sanitario se venga abajo.

Aunque la curva de contagios empieza a alcanzar su pico, que se espera para el fin de semana, los sanitarios valencianos saben que les espera un mes de febrero muy duro. Están “nerviosos, ansiosos, preocupados y muy tristes”, tal como enumera uno de los sanitarios en planta covid del Hospital Clínico. “El espacio habilitado en paritorio ya ha colapsado, y en vez de tener un plan de contingencia con todos los escenarios previstos, parece que hasta que no colapsa un espacio no tienen pensado el paso siguiente”, señalan José Bonilla y Marga Almajano, delegados de Intersindical Salud Clínico-Malvarrosa.

Es complicado que para el verano el 70% de la población esté vacunada

Valencia, zona cero

Con datos de este miércoles, el departamento de salud Clínico-La Malvarrosa de la ciudad de Valencia es el más sacudido por la tercera ola. Tiene una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 1.372,62 positivos por 100.000 habitantes. Los sanitarios del Clínico se reconocen “desbordados”. No paran de habilitarse nuevas áreas para atender a los enfermos, que llegan sin cesar. A fecha del miércoles, había 309 ingresados por covid-19 en el Clínico, cerca del 60% de la ocupación total.

Los enfermos de coronavirus ocupan ya hasta los paritorios, como apuntan fuentes sindicales, así que los partos que no son de riesgo se realizan en el Hospital Quirón, que se encuentra justo al otro lado en la misma avenida. Todo lo que puede habilitarse como UCI se va habilitando para poder atender a los críticos, que suman 47 según el dato más reciente.

placeholder Admisión y sala de espera del Hospital Clínico de Valencia.
Admisión y sala de espera del Hospital Clínico de Valencia.

“El perfil de los ingresados ya no es el anciano de 80 años de la primera ola. Ahora mismo, en la UCI tenemos a muchas personas de entre 50 y 65 años. Su pronóstico es mejor al ser más jóvenes, pero también ocupan por más tiempo las camas, creando un tapón para todos los enfermos críticos que no paran de llegar”, indica un profesional de cuidados intensivos en el Clínico. “También vemos muchos familiares ingresados a la vez, el padre en la UCI y el tío y la madre en planta, y cosas así. Ahí se nota que estamos sufriendo las secuelas de la Navidad”.

Aunque la tercera ola se está cebando con las provincias de Valencia y Alicante, hay un dato que la diferencia de lo que vivimos en marzo y abril de 2020: esta vez hay equipos de protección para los sanitarios y hay respiradores para todo aquel que los necesita. Las escenas de guerra con enfermos asfixiados sin acceso a un respirador no se volverán a repetir, a menos que la situación empeore gravemente.

“Quedan anuladas todas las citas de vacunación covid de profesionales. Pfizer no ha suministrado vacunas. Profesionales citados se les llamará para citarlos de nuevo cuando tengamos aseguradas sus dosis”. Este mensaje colgado en el tablón del Hospital Clínico Universitario de Valencia ha puesto en alerta a los sanitarios y refleja el grave problema de suministro que padece nuestro país cuando apenas hace un mes que ha comenzado la campaña de vacunación. Tal es el retraso en la llegada de vacunas, que ni siquiera se pueden garantizar dosis para los sanitarios en primera línea de la lucha contra el covid-19. Para los que ya recibieron la primera carga, peligra la segunda. Para los que esperaban la primera, todo se retrasa aún más.

Coronavirus Vacunación Valencia Hospitales Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda