Así confinó Filomena Aragón, Salamanca y el centro peninsular
  1. España
Datos de movilidad

Así confinó Filomena Aragón, Salamanca y el centro peninsular

Madrid, Guadalajara, Teruel y Toledo han tardado más en recuperar niveles de movilidad previos a la tormenta

Foto: Impacto del temporal en la movilidad.
Impacto del temporal en la movilidad.

Los primeros días de enero no son normales. Los festivos, las compras o las visitas a familiares que marcan el final del periodo navideño afectan también a la movilidad. Pero, dentro de eso, incluso en este año extraño marcado por la pandemia de coronavirus, los registros de movimientos entraban dentro de lo esperable. Hasta que llegó Filomena.

La borrasca trajo cantidades de nieve que no se veían desde hacía décadas en varios municipios de la geografía española. Y no todos estaban igual de preparados. Tras una primera evaluación de daños y después de que Madrid y Castilla-La Mancha lo solicitaran, el Gobierno declaró el martes la zona catastrófica en ocho comunidades autónomas.

El sábado, después de la gran nevada, muchos se lanzaron a las calles de su ciudad para presenciar el momento calificado de histórico. El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, pedía a los ciudadanos que evitasen salir por peligro de caída de bloques de nieve de las cornisas de los edificios o desprendimiento de ramas de árboles, que han sufrido las consecuencias del temporal.

La transformación de las calles en pistas de esquí tuvo también su consecuencia en unos hospitales donde ya se notaba el incremento de los contagios en los días previos. Las fracturas y traumatismos saturaron esos días, aún más, algunos hospitales. La Comunidad de Madrid anunció el cierre de los colegios durante toda esa semana, periodo que luego se amplió hasta el miércoles. Sin poder desplazarse en coche, muchos comercios no pudieron abrir y se fomentó el teletrabajo.

Más de una semana después, la movilidad no se ha recuperado por igual en todas partes. El día 9, el número de personas que no realizó ningún desplazamiento de más de 500 metros estuvo por encima de lo habitual en un sábado en prácticamente todo el territorio. Pero especialmente en las provincias de Madrid, Toledo, Guadalajara y Teruel han tenido que pasar más días para que este indicador vuelva a los valores habituales, según el análisis de los datos de movilidad que publica el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a partir de una muestra de registros anonimizados de telefonía móvil.

Con datos hasta el día 15 de enero, se aprecia que el número de personas que prácticamente no sale de casa (o que no se van muy lejos) ya se encuentra en niveles similares a los de los días previos a la borrasca. Esta medida sirve para ver cómo el temporal ha impuesto cierto nivel de confinamiento allí donde el hecho de salir a hacer la compra se convertía en actividad de riesgo. ¿Puede Filomena haber ralentizado la expansión de casos? La respuesta no es sencilla y no puede ser comprobada con certeza.

Para la expansión de la pandemia, "el impacto de la movilidad es absoluto, es fundamental para entender las dinámicas entre territorios", explica Javier del Águila, investigador en el Centro Nacional de Epidemiología y médico residente de Medicina Preventiva y Salud Pública del Hospital Universitario de Móstoles. "Pero creo que ha sido demasiado poco tiempo comparado a la fuerza de empuje que traen todos los contagios de las navidades", advierte el epidemiólogo.

Foto: Imagen: El Confidencial.

A nivel de municipio, el mapa de España refleja cómo los desplazamientos cayeron en picado allí donde la nieve causó más estragos. Aunque esos días se vieron imágenes de calles repletas de vecinos, la nieve no permitía llegar demasiado lejos, por lo que la movilidad se redujo sensiblemente el día 9 respecto a la media de los ocho días previos del mes de enero.

El centro de la península acumula gran parte del incremento de personas que decidieron no alejarse a más de medio kilómetro de su casa o, directamente, no salir. También en Aragón y varios municipios de Guadalajara y Salamanca se observa un efecto similar. Hay que tener en cuenta que el incremento del número de personas que no se desplaza puede ser menor en aquellos lugares donde los niveles ya eran más elevados en los días previos. Así, el mapa no muestra dónde había más gente en sus casas, sino dónde fue mayor el impacto en la movilidad provocado por Filomena respecto a los días anteriores.

Desde el Barcelona Supercomputing Center - Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) utilizan también esta información de movilidad para generar un indicador de riesgo de propagación del virus asociado a esta. Su modelo asume que la movilidad de los infectados es igual de probable que las que no lo están, “pero sabemos que esto no es real”, advierte Miguel Ponce de León, coordinador del grupo que ha creado Covid-19 Flow-Maps . Sin embargo, esto hace que sea más sencillo de entender: cuantos más desplazamientos e incidencia haya, mayor será el riesgo de mover el virus.

El objetivo de este proyecto es “intentar dar una herramienta que permita a las autoridades diseñar políticas un poco más finas”, explica Ponce de León. Para mejorar su modelo de estimación de riesgo, los investigadores echan en falta que el Ministerio de Sanidad publique información de contagios a nivel municipal unificada para todo el país. Sin datos suficientes, estos investigadores consideran que las decisiones no se toman de forma racional.

"La epidemia acelera, crece o decrece en función de lo que hacemos nosotros", comenta del Águila, quien lamenta que "tristemente" los epidemiólogos no se equivocaron con las previsiones navideñas. "Espero que nadie esté pensando ahora en salvar la Semana Santa", concluye.

Coronavirus Pandemia Confinamiento Madrid
El redactor recomienda