Sin yeso ni sangre para operar: las caídas (también de sanitarios) saturan la sanidad
  1. España
2.000 fracturas en menos de dos días

Sin yeso ni sangre para operar: las caídas (también de sanitarios) saturan la sanidad

Desde el lunes, centros de salud y hospitales de Madrid no dan abasto para atender las emergencias provocadas por el temporal con menos manos y sangre disponible

placeholder Foto: El Ejército quita la nieve en el Hospital Enfermera Isabel Zendal. (EC)
El Ejército quita la nieve en el Hospital Enfermera Isabel Zendal. (EC)

Este martes por la mañana, en el hospital de Torrejón se acabó el yeso para atender todas las roturas que la helada está dejando a su paso. "Se han multiplicado por cinco en las últimas horas. Solo esta mañana [martes] hemos tenido siete intervenciones en quirófano por fracturas", señala un médico del centro.

Después del temporal que ha colapsado la capital, los sanitarios avisaron el domingo de que la bajada de las temperaturas iba a provocar un aumento en las urgencias, concretamente en las traumatológicas, como consecuencia de la movilidad. Así ha sido: “Normalmente las traumatologías suponen el 30% de las urgencias, pero en las últimas horas ha subido un 15% o un 30%, según el hospital”, explica Iria Miguens, portavoz de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES).

En el hospital Gregorio Marañón, el medio día de este lunes había 380 personas en urgencias, casi la mitad por incidentes traumatológicos. En el 12 de octubre a la misma hora había más de un centenar con estas patologías, cuando normalmente no superan la treintena. En el Infanta Sofía este martes había todavía 22 personas pendientes de operar por caídas durante el fin de semana, más otro medio centenar con roturas menores. Entre todos los hospitales de la comunidad, entre el lunes y el martes a medio día, el número de fracturas atendidas llegaba a los 2.000, más de 80 a la hora, sobre por roturas de muñecas

Las fracturas ya suponen entre el 45% y el 60% de la consultas de Urgencias

"Ha sido una guardia horrible", comenta un profesional del Hospital Fundación Alcorcón. "En estos momentos hay 22 pacientes en espera para fracturas o golpes. A estas horas del día, siete u ocho es nivel alto un día normal. Se han tenido que reforzar las urgencias de mañana con residentes, que no suelen estar en esta franja, y con más médicos adjuntos".

Según el facultativo de Traumatología del Hospital Severo Ochoa, Andrés Vergara, en los últimos días se está apreciando un aumento de fracturas en gente joven, sobre todo en el tren superior con fracturas de muñeca y húmero, de hombro, o contusiones en la cabeza.

Han limpiado trabajadores, no las autoridades, lo que ha provocado caídas

En las últimas 48 horas, los hospitales han ido cancelando todas las citas y cirugías no urgentes para atender la oleada de deslices en el hielo y dejar hueco en los quirófanos. La mayoría de los incidentes son de personas que se han resbalado acudiendo al trabajo, aunque también de quienes han salido a disfrutar del inédito paisaje blanco. “Muchas roturas de muñeca y de cadera, y también algún traumatismo craneoencefálico por desprendimientos de alfeizares y cornisas”, cuentan desde el SAMUR, que ha atendido desde el inicio del temporal a 400 personas por este tipo de urgencias.

Incluso los propios profesionales están sufriendo las inclemencias del tiempo intentando llegar a los centros de salud o trabajando para hacerlos accesibles. “El acceso a los ambulatorios lo han limpiado en gran parte trabajadores, no las autoridades, lo que ha provocado caídas. Y a eso se suma que todavía algunos no han podido ni abrir por averías provocadas por Filomena”, explica Ricardo Furio, enfermero en el Hospital Infanta Leonor y responsable de acción sindical del Satse. Es el caso del Juan de la Cierva, de Getafe, que este martes todavía permanecía cerrado por la rotura de una tubería. Otros consultorios, sobre todo de las afueras, siguen con el acceso bloqueado como El Molar, La Cabrera o Pelayos de la Presa.

“Las caídas entre los sanitarios está dificultado la capacidad de recursos humanos para hacer frente a todo: a la nevada y al covid”, explica José Polo, presidente de SEMERGEN, sociedad que aglutina a los médicos de Atención Primaria. Por eso, este lunes se dio la orden de que los médicos y enfermeros comunitarios que no fueran capaces de llegar a sus puestos de trabajo se pusieran en contacto con los directores de los ambulatorios de su zona para reforzar esas plantillas.

Sin sangre para operar

El ritmo de las altas, paralizadas por la imposibilidad de los pacientes de volver a sus casas, se ha ido retomando a medida que las grandes vías de circulación se han despejado y gracias también a la ayuda de colectivos como SOS 4x4, del que han tirado muchos centros sanitarios. Pero, aun así, el normal funcionamiento (siempre dentro de la ‘normalidad’ de la pandemia) no se recupera. “El funcionamiento normal está tardando mucho en volver. Y más que va a tardar”, advierte Furio.

Otro de los grandes problemas provocados por el colapso es la disponibilidad de sangre en los hospitales. Este martes por la mañana, La Paz avisaba que se había quedado sin reservas y lanzaba un mensaje pidiendo donaciones. Ni las personas pueden acudir a donar a los puntos preparados para ello ni la sangre puede llegar hasta donde se necesita. Además, la demanda ha subido para hacer frente a las cirugías por accidentes provocados por el temporal.

Aquí ha ocurrido lo que en los supermercados. Se ha unido la nevada a la falta de donaciones

"Aquí ha ocurrido lo que en los supermercados. Se ha unido la nevada a la falta de donaciones y estamos desabastecidos de reservas en el banco de sangre", comenta el profesional del Hospital de Torrejón. En este y otros centros se han suspendido cirugías por este motivo. "Algo de sangre hay, pero para urgencias. Por ejemplo, se han pospuesto intervenciones ya programadas como pueden ser la de una prótesis de rodilla, algo que no es superurgente y que necesitaría reservar dos concentrados de sangre porque hay posibilidad de que se produzcan pérdidas".

El lunes la Comunidad de Madrid reforzó los puntos de donación en varios puntos de la capital y también ha habilitado el edificio de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol para quienes puedan acudir durante el miércoles y el jueves a donar.

Filomena ha pillado a los hospitales y centros de primaria en pleno repunte de contagios. De hecho, el ritmo de ingresados por covid estaba remontando este martes, después de varios días con menos ingresos. “Era lo que temíamos, está habiendo ingresos de pacientes con cuadros ya graves porque no han podido venir antes o han aguantado, se está juntando todo”, apunta Furio.

"Acabamos de tener que abrir una planta solo para covid, porque están subiendo mucho los casos. Ya faltan manos, teníamos un pico importante de trabajo y ahora nos encontramos que se nos multiplican las fracturas, los golpes en la cabeza...", comenta otra trabajadora del Hospital Universitario HM San Chinarro. "Filomena no ha sido la única tormenta perfecta".

Sanidad
El redactor recomienda