EXPERTOS CONSTITUCIONALISTAS

"La ausencia es una anomalía preocupante. El Gobierno impide al Rey cumplir su función"

Los expertos consultados por este diario coinciden en que es una anomalía que el Rey no presida el acto de este viernes. Insisten en que el Gobierno debe explicar todos los motivos

Foto: Felipe VI, acompañado por el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes (i), y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (d). (EFE)
Felipe VI, acompañado por el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes (i), y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (d). (EFE)

Todavía no hay explicación oficial del Gobierno sobre por qué el Rey no estará en la entrega de despachos a nuevos jueces en Barcelona este viernes. Desde que la noticia saltara hace tres días, se ha venido produciendo un goteo de declaraciones y excusas por parte de distintos miembros del Ejecutivo que no conducen a los motivos reales. Por su parte, jueces y fiscales han mostrado un fuerte malestar por la ausencia del jefe del Estado, que por primera vez no acudirá desde que reina. El CGPJ trasladará su decepción por el veto durante el acto. Este diario ya publicó ayer que Pedro Sánchez se negó a refrendar el viaje del monarca por “razones de oportunidad”. Los expertos constitucionalistas consultados reconocen que no recuerdan ningún precedente similar y entienden que “una decisión de este calado”, “una anomalía preocupante”, requiere una explicación inmediata.

"La ausencia es una anomalía preocupante. El Gobierno impide al Rey cumplir su función"

Carmen Calvo cortó las insistentes preguntas de los medios de comunicación el miércoles con seis palabras —“la decisión está muy bien tomada”—, remarcando que la había tomado “quien corresponde”. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, pidió “normalizar” decisiones de este tipo —“no podemos sobredimensionar determinadas cuestiones”—, insistiendo en que se habían analizado “una serie de circunstancias y un paquete de razones”. El propio ministro, igual que el presidente del CGPJ, Carlos Lesmes, o la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, sí asistirá, por lo que se descartan razones de seguridad. Además, el Rey ha viajado a Cataluña en momentos de mayor tensión durante los pasados años, con manifestantes y barricadas a las puertas de los actos que presidía.

Los constitucionalistas consultados coinciden en que no tienen sentido las distintas versiones y excusas del Gobierno. Antonio Torres del Moral, catedrático de Derecho Constitucional de la UNED, insiste en que “cuando el Ejecutivo toma una decisión tan significativa, debe tener un argumento muy claro para explicarlo”. “Desdecirse y dar respuestas diferentes que no explican nada solo lleva al desconcierto y a unas interpretaciones que no ayudan”, zanja.

La suposición del secretario general del PSC, Miquel Iceta —“quizás alguien pensó que el que el Rey fuera a un acto de componente judicial importante la semana que se puede hacer pública la sentencia de Torra no era la mejor ocasión”—, es rechazada por todos los constitucionalistas. “Primero, porque hay separación de poderes. Parece una explicación para salir del paso. Pero lo que tiene que quedar claro es que aunque la sentencia de Torra coincidiera y pudiera generar tensión, el Gobierno tiene recursos de sobra para garantizar el normal funcionamiento de las instituciones”. El acto no es uno más en la agenda, sino la toma de posesión de un poder del Estado.

Torres del Moral insiste en que “si la intención era no exponer al Rey a continuas jornadas desagradables”, el Ejecutivo “se equivoca” al no dar respuestas claras. “Y lo que es evidente”, apunta, “es que si ocurre esta vez, habrá más ocasiones”. Los juristas ponen el acento en el precedente que la decisión sienta. También Xavier Arbós, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Barcelona, pone el foco en “la normalidad” de que el Rey esté presente en todos los actos que tengan que ver con el funcionamiento de las principales instituciones del Estado. “Al ser lo normal en términos estadísticos, porque siempre ha ido, es conveniente preguntar las razones de que esta vez no vaya”.

Felipe VI y Pedro Sánchez, en la reunión estival en Marivent. (EFE)
Felipe VI y Pedro Sánchez, en la reunión estival en Marivent. (EFE)

El catedrático de la UB recuerda que el Rey tiene su lugar en la entrega de despachos porque, además, la justicia se administra en nombre del Rey, que simboliza el Estado. Eso sí, también considera Arbós que en ocasiones “se intenta sobreproteger a la Corona” y considera que, “más allá de las sensibilidades”, si la ausencia tenía alguna justificación, es el Ejecutivo quien debe explicarlo.

Juan José Solozábal, catedrático de Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid, coincide en que la ausencia de don Felipe en Barcelona “es un síntoma de anormalidad muy preocupante” y “que no se ha explicado debidamente”. Considera que el Gobierno debe dar “explicaciones urgentes”, porque “se podría pensar que el jefe del Estado está implicado en la ausencia”, a pesar de que la disposición del Rey de acudir, como ha hecho siempre, “es a todos ojos obvia”.

Mucho más contundente se muestra Javier Tajadura, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco, al asegurar que la decisión de que el monarca no asista constituye una “vulneración de una costumbre constitucional”, y recuerda que es la obligación del Rey acudir al acto de los despachos y representar al Estado. “Da la impresión de que es el Gobierno quien le impide acudir y, con eso, impide también que cumpla con sus funciones constitucionales”.

Tajadura considera que, en esta ocasión, se vuelve a poner de manifiesto “la tensión latente” entre el jefe del Estado y el Gobierno, y que el Rey decide “evitar el pulso con el presidente y ceder, incumpliendo la costumbre constitucional”. Fueron los jueces los que dieron el aviso el martes de que Zarzuela había notificado que finalmente el jefe del Estado no acudiría al acto, tras haberlo confirmado días antes, reconociendo que no contaba con el beneplácito del Gobierno.

En este sentido, el profesor de Derecho Constitucional abre otro debate, explicando que se confunde “el refrendo con la autorización”, y recuerda que es el Rey quien “actúa o firma una ley y, después, el presidente refrenda”. “Pero refrendar es un mecanismo para trasladar la asunción de responsabilidad. Solo eso. El Rey, para cumplir sus funciones, no tiene que ser autorizado por quien refrenda”, apunta, insistiendo en que el Gobierno ha forzado un incumplimiento de funciones del monarca.

El artículo 64.1 de la Constitución establece: “De los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden”. Como explicaba en este diario José Antonio Zarzalejos, le corresponde al presidente del Gobierno (con su refrendo) respaldar los actos del jefe del Estado, igual que sus desplazamientos. Pero algunos juristas entienden que en este punto, y siendo un acto al que normalmente acude el Rey y que estaba ya en agenda, no solo no refrendó su presencia, sino que podría evitar el cumplimiento de las funciones del monarca.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios