PLAN DE CHOQUE EN EL SISTEMA DE CUIDADOS

Iglesias plantea en el borrador de los PGE convertir las residencias en "viviendas"

Dependencia, transferencias a los ayuntamientos, universalización de escuelas de cero a tres años, rehabilitación de viviendas o movilidad sostenible, entre sus prioridades en la negociación

Foto: La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, durante una Conferencia de Presidentes. (EFE)
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el vicepresidente segundo de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, durante una Conferencia de Presidentes. (EFE)
Adelantado en

La reforma del sistema de dependencia, cuidados de larga duración y residencias es una de las principales prioridades que desde Unidas Podemos se están planteando en la mesa de negociación con Hacienda para elaborar conjuntamente el borrador del proyecto presupuestario. Un plan de choque coordinado entre la vicepresidencia segunda y el Ministerio de Igualdad que busca transitar hacia un sistema estatal de cuidados, recuperando la financiación e impulsando un modelo centrado en el usuario. "Frente al modelo de las mega residencias, convertirlas en 'viviendas", indican fuentes cercanas a las negociaciones. Esto es, "transformarlas en unidades de convivencia, más pequeñas y de proximidad, que permitan a los mayores vivir en su entorno más cercano", además de potenciar la asistencia domiciliaria. Este plan de choque en la financiación de la dependencia iría acompañado de una reducción de las listas de espera.

Desde Unidas Podemos, ya se promovió de cara a la comisión de reconstrucción un plan específico para las residencias de mayores que suponía una transformación radical del actual modelo de cuidados, después de que el coronavirus destapase sus deficiencias. Sus propuestas iban desde una "revisión del esquema de propiedad de la gestión de las residencias" para caminar "hacia una recuperación de la gestión pública", hasta mejorar las condiciones laborales de los trabajadores y las ratios. Su lectura es que la lógica mercantil del sistema de residencias se enfoca solamente a la reducción de costes, lo que asocian a deficiencias en la atención.

Como parte de la transición hacia un sistema estatal de cuidados, otra de las prioridades de Unidas Podemos en las negociaciones con Hacienda para los Presupuestos, que encabezan la ministra María Jesús Montero y el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, son las escuelas infantiles. La intención es dar pasos hacia la universalización de las escuelas de cero a tres años, a través de la construcción de las infraestructuras necesarias y la contratación de profesorado.

Bajo la etiqueta de "expansivos" y "progresistas", en la mesa de negociación entre los socios de gobierno se plantea un refuerzo de los servicios sociales. A falta de determinar las partidas presupuestarias, el objetivo pasa por aumentar las transferencias del Estado hacia las entidades locales. Inyecciones para paliar la situación de asfixia económica que viven muchos ayuntamientos, máxime debido a las urgencias generadas por el coronavirus, que se realizarían a través de las diferentes comunidades autónomas.

Entre las prioridades de Podemos, se encuentra la puesta en marcha de un plan de rehabilitación de viviendas con criterios de sostenibilidad

En el capítulo de transición ecológica, entre las prioridades de Unidas Podemos se encuentra la puesta en marcha de un ambicioso plan de rehabilitación de viviendas con criterios de sostenibilidad, inversiones en movilidad sostenible o aumento de las infraestructuras destinadas a la recarga de vehículos eléctricos, así como facilitar la sustitución de vehículos altamente contaminantes por eléctricos.

Respecto a las políticas activas de empleo, los morados buscan que se reoriente la estrategia de inserción y estabilidad laboral "concentrando los recursos en los colectivos y situaciones con especiales dificultades para el acceso y la permanencia en el empleo". Asimismo, se apuesta por impulsar la nueva formación que implica el cambio tecnológico y la digitalización. Otro de los puntos que tratan de impulsar desde el sector de Unidas Podemos en las negociaciones para el borrador de los Presupuestos, con el que se buscará el apoyo del resto de grupos parlamentarios, tiene que ver con reforzar la financiación del pacto de Estado contra la violencia de género.

Impuestos

En materia de reforma fiscal es donde más fricciones han aparecido durante las negociaciones entre socialistas y morados. Ante la fuerte resistencia de los socialistas, que defienden modular a lo largo de la legislatura la subida del impuesto de sociedades y el IRPF para los tramos más altos, los morados plantean al menos que la progresividad fiscal comprometida en el programa de gobierno se refleje en la bajada de impuestos a las pymes, se toquen los tramos altos del impuesto sobre la renta o se amplíe el IVA superreducido del 4% a nuevos artículos considerados de primera necesidad. Los propósitos de Hacienda pasan por abordar la discusión sobre fiscalidad partiendo de la base de que la reforma se producirá a dos velocidades. Una primera que se incorporará a los Presupuestos Generales del Estado de 2021 y una segunda que se seguirá desarrollando a lo largo de la legislatura.

Se impone la idea entre los dos socios de gobierno de que lo prioritario es la inversión y esta estaría garantizada por los fondos provenientes de Bruselas, sin necesidad de grandes reformas fiscales. La renuncia a una reforma fiscal ambiciosa se asocia también a la voluntad de buscar consensos transversales para sacar adelante los Presupuestos, principalmente con vistas a atraer a Ciudadanos.

El calendario para la presentación de los Presupuestos, con las negociaciones todavía incipientes, podría verse aplazado más allá de lo previsto, volviendo a incumplirse por quinto año consecutivo el precepto constitucional que obliga a llevarlos al Congreso antes de que remate septiembre (“al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior”). Para evitarlo, el techo de gasto debería presentarse la próxima semana por tramitación urgente y votar los objetivos de déficit en los siguientes días, lo cual parece improbable, ya que se negocian conjuntamente con las cuentas. De este modo, todo parece indicar que el proyecto de Presupuestos no se presentará en el Congreso antes del mes de octubre.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios