debate sobre el estado de la región

Ayuso, acosada por los rebrotes, anunciará casi cien inspecciones más en residencias

El Gobierno de coalición del PP y Ciudadanos vive su primer debate del estado de una región pendiente de una nueva ola de coronavirus que ha desbaratado todos los planes

Foto: Ayuso, durante su reunión del pasado lunes con Mañueco y García Page en Sol. EFE
Ayuso, durante su reunión del pasado lunes con Mañueco y García Page en Sol. EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid celebra hoy y mañana su primer debate del estado de la Región acosada por las nuevas cifras de contagios de coronavirus, con la oposición madrileña tentando a su socio de Gobierno con una moción de censura, con Vox insistiendo en que recorte su administración si quiere tener Presupuestos en otoño y con Moncloa devolviendo ahora golpe por golpe la política de enfrentamiento que la presidenta y su entorno han fomentado en los últimos meses. Isabel Díaz Ayuso, que intenta evitar como sea otra catástrofe en las residencias de ancianos como la de marzo y abril, anunciará 90 inspecciones 'especiales' hasta final de año.

La medida, que anunciará hoy la presidenta, pretende intensificar las inspecciones en las residencias de mayores y centros de día que cuenten con servicios de medicina, enfermería o fisioterapia y forma parte del Plan Integral de Inspección aprobado para el periodo 2020-2022 que vigilará que la asistencia prestada en los centros, servicios y establecimientos sanitarios se lleva a cabo en condiciones de seguridad.

Ayuso intenta evitar a toda costa que los rebrotes se ceben en las residencias de Madrid, como sucedió en lo más duro de la pandemia, cuando se decidió que los ancianos no podían colapsar los hospitales y tuvieron que ser atendidos en las residencias, muchas de ellas sin medios y no preparadas para ser hospitales, lo que provocó el abandono de cientos de ancianos. Ahora, se inspeccionará la estructura física, el equipamiento sanitario, la plantilla de profesionales (título, colegiación, seguro), la limpieza, desinfección y esterilización, los residuos y hasta la publicidad que realizan de servicios como la fisioterapia o la enfermería.

El drama vivido en las residencias madrileñas protagonizará este primer debate del estado de la Región de Ayuso, al que llega acosada por las nuevas cifras de la epidemia en Madrid: tras varios meses en los que los contagios se dispararon en regiones como Aragón, Cataluña o País Vasco, desde hace semanas las cifras se han disparado en la capital. La presidenta argumentará que Madrid está a la cabeza en cribados PCR, junto a Extremadura, y defenderá su gestión al tiempo que volverá a acusar al PSOE y al Gobierno central de "ensañamiento" con su Comunidad. También volverá a afear a Pedro Sánchez "que no se digne a mantener una entrevista" con ella, según fuentes de su entorno. La pasada semana, la presidenta madrileña volvió a solicitar otra entrevista al presidente del Gobierno por cata. Moncloa siempre ha remitido a las conferencias de presidentes autonómicos.

El Covid aparca los cambios

En fuentes de la oposición se entiende que ahora, Moncloa le está devolviendo a Ayuso "el comportamiento que tuvo durante la pandemia: hizo de ariete del PP contra el Gobierno, criticando la extensión de los estados de Alarma o la decisión de Sanidad de no avanzar las fases de desconfinamiento de Madrid como exigía ella y que, ahora, parece que no eran las más acertadas", insisten en el PSOE. La posibilidad de una moción de censura no ha sido más que una serpiente de verano que "nunca estuvo realmente sobre la mesa", dicen algunas fuentes socialistas. "Las cosas de Franco (José Manuel, delegado del Gobierno y líder de la FSM)" llegaron a decir en Ferraz.

Lo cierto es que Ciudadanos -que, según el reglamento de este debate, su portavoz, Ignacio Aguado, no puede tomar la palabra al ser parte integrante del Gobierno aunque de partido distinto- siempre ha negado la posibilidad de ser tentado en una moción aunque le ofrecieran la presidencia. "Ahora hay que estar al Covid y a reactivar Madrid" dicen en la formación naranja por activa y por pasiva.

El adelanto de la segunda ola ha desbaratado el calendario previsto de remodelación de Gobierno, recorte de carteras y aleja también toda posibilidad de moción de censura o nuevas elecciones

El covid y los rebrotes se han llevado por delante -de momento- la remodelación de Gobierno que se estuvo preparando en julio. Se esperaba la segunda ola de contagios en octubre, lo que habría permitido recortar el gabinete en agosto (además de cambiar las consejerías de Sanidad y Asuntos Sociales, los consejeros más 'quemados' en la crisis del Covid) y que ese recorte sirviera para que Vox diera vía libre a unos nuevos presupuestos (es la exigencia de Rocío Monasterio para aprobarlos). Pero el adelanto de la ola de rebrotes ha alterado todo el calendario. "Sería una locura abrir una crisis ahora igual que lo sería una moción de censura o un adelanto electoral", insisten fuentes de los populares madrileños.

Aguado, el protagonista silencioso

Con este panorama, Ayuso abrirá hoy el debate a las 12 de la mañana y la oposición tendrá que esperar a mañana para plantear sus críticas a lo que la izquierda y la extrema izquierda consideran "la peor gestión de la pandemia" y la extrema derecha un "geriatricidio" del que responsabiliza directamente al consejero Alberto Reyero. Entre medias, Ayuso intentará capear el temporal de críticas por su gestión con acusaciones directas a Moncloa y "a la falta de una oposición que arrime el hombro", insisten las mismas fuentes populares. Y Aguado asistirá al debate en silencio pese a que será el protagonista de los cantos de sirena del PSOE, UP y Más Madrid que le consideran responsable de mantener el actual Gobierno y al que volverán a tentar con la presidencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios