Pamplona borra el legado de euskera de EH Bildu y limita su peso en empleo y anuncios
  1. España
ENTRA EN VIGOR LA NUEVA ORDENANZA MUNICIPAL

Pamplona borra el legado de euskera de EH Bildu y limita su peso en empleo y anuncios

La norma configura como opcional la valoración del euskera en la provisión de los puestos de trabajo municipales y reduce del 100% al 25% la presencia obligatoria de la lengua vasca en la publicidad

Foto: Pamplona borra el legado de euskera de EH Bildu y limita su peso en empleo y anuncios
Pamplona borra el legado de euskera de EH Bildu y limita su peso en empleo y anuncios

El Ayuntamiento de Pamplona ha dejado este lunes sin efecto la ordenanza que aprobó el anterior Gobierno municipal de EH Bildu para regular la utilización del euskera en el consistorio y su sector público institucional al sostener que la regulación que estaba vigente era “difícilmente compatible con el principio de igualdad de acceso a la función pública que la Constitución impone” por otorgar un excesivo peso a la lengua vasca que, además, “no responde a la realidad lingüística de la ciudad” y conlleva incluso el “sacrificio del principio de igualdad en el acceso al empleo en las empresas privadas”.

La nueva norma configura como opcional la valoración del euskera en la provisión de los puestos de trabajo, en contraposición con el carácter obligatorio de la ordenanza aprobada la pasada legislatura bajo el mandato de Joseba Asiron, y suprime la obligación del conocimiento de la lengua vasca para acceder a determinados empleos al prever que existan puestos que “precisen el conocimiento del euskera, pero no con carácter general” en todas las convocatorias.

Se regula el bilingüismo en la imagen municipal "de forma equilibrada, distinguiendo según los destinos de la información y no de manera indiscriminada"

Asimismo, la ordenanza aprobada por el Gobierno que lidera Enrique Maya (UPN) “no impone el bilingüismo completo en las relaciones interadministrativas, sino que hace depender el uso de uno u otro idioma de la voluntad del destinatario”. A este respecto, “garantiza” el derecho a dirigirse en euskera al ayuntamiento y a una respuesta en el mismo idioma, pero “sin la correlativa creación de multitud de puestos de trabajo restringidos a quienes dominan” la lengua vasca. De igual modo, la nueva norma regula el bilingüismo en la imagen municipal “de manera equilibrada, distinguiendo según los destinos de la información y no de manera indiscriminada como lo hace la norma vigente”, de modo que reduce del 100% al 25% la presencia obligatoria del euskera en los anuncios publicitarios.

Estos son los grandes cambios que establece, a modo de líneas maestras, la nueva ordenanza reguladora de la utilización y fomento del euskera en el Ayuntamiento de Pamplona y su sector público institucional que ha entrado este lunes en vigor, según deja constancia el Ejecutivo municipal, que defiende que la norma “establece un bilingüismo asimétrico en las relaciones interadministrativas y con la ciudadanía que hace residir el uso de uno u otro idioma en la voluntad de la personas destinataria

La norma fija un "bilingüismo asimétrico" en las relaciones entre administraciones y la ciudadanía con "la voluntad del destinatario" como criterio

La nueva ordenanza, que se compone de 27 artículos y dos disposiciones adicionales, refleja que la ordenanza que estaba vigente desde mayo de 2019 “difumina” la distinción que la Ley Foral del Vascuence de 1986 establece para las zonas vascófona y mixta —en la que Pamplona está encuadrada— para “acabar convirtiendo” a la capital navarra “en una ciudad de la zona vascófona e, incluso, en varios aspectos, más allá del régimen de esta”. Así, la nueva norma deroga la “imposición” del bilingüismo obligatorio y general en las comunicaciones y en la imagen municipal que estaba vigente a pesar de que la Ley Foral del Vascuence “nada dice sobre estos aspectos al regular la zona mixta e, incluso, en la zona vascófona no obliga a la comunicación bilingüe, sino que prevé que la ciudadanía elegía una de las dos lenguas” oficiales en la Comunidad Foral.

Igualmente, la nueva norma, que fue aprobada en pleno en marzo con el apoyo de UPN y el PSN entre fuertes críticas de EH Bildu y Geroa Bai, deja sin efecto lo relativo a la imagen municipal después de que la ordenanza aprobada por EH Bildu hubiera “asumido la rotulación general y absoluta en ambos idiomas que la Ley Foral impone para la zona vascófona pero no para la mixta”, en la que está situada la capital navarra.

Foto: La Justicia navarra anula la valoración del euskera como mérito para empleos públicos

Y en materia de personal, el Gobierno de Maya constata que la anterior ordenanza “ha ido más allá de lo regulado en la Ley Foral para la zona mixta al partir del derecho que la disposición legislativa recoge para la zona vascófona, que no es otro que el derecho de la ciudadanía a ser atendida en ambos idiomas, mientras que, en la zona mixta, tal derecho no existe de tal manera que la ciudadanía de Pamplona tiene derecho a dirigirse al ayuntamiento en ambos idiomas, pero no a ser atendida en el idioma que elijan”. Así, esta “inadecuación normativa” da lugar a que la norma hasta ahora en vigor “prevea la provisión de multitud de puestos de trabajo entre personas que tienen la titulación en euskera, además de la valoración de su conocimiento en todas las convocatorias de personal, que puede alcanzar hasta el 14% de los méritos”. Incluso, según determina, se extendía este requisito de conocimiento previo del euskera a los puestos de trabajo de las empresas contratadas por el consistorio.

Toda esta regulación en materia de personal, según determina la nueva ordenanza, “es difícilmente compatible con el principio de igualdad de acceso a la función pública que la Constitución Española impone como garantía de la igualdad de oportunidades”, además de resultar "contraria a la zonificación lingüística establecida en la Ley Foral [del Vascuence], que es, a su vez, el resultado de la realidad sociolingüística, como la propia disposición legislativa foral expresamente establece. En consecuencia, según concluye la nueva norma, la ordenanza vigente hasta la fecha “ha configurado un sistema que no responde a la realidad de la ciudad de Pamplona y tal evidencia conlleva el sacrificio del principio de igualdad en el acceso a la función pública e incluso al empleo en las empresas privadas”.

Foto: La nueva cara de Pamplona sin Bildu: retrato del Rey, avenida del Ejército, sin bici-polis...

De este modo, el texto de la nueva normativa “recupera casi en su integridad la redacción de la norma que estuvo vigente” hasta que el Gobierno de Asiron aprobó la anterior ordenanza la pasada legislatura. Según defiende, la regulación que se establece del uso del euskera se “adapta a la realidad sociolingüística vigente” y “responde fielmente a los principios y disposiciones” de la Ley Foral del Vascuence y “garantiza los derechos de la ciudadanía en las condiciones en las que debe hacerse en la zona mixta”.

La valoración del euskera "podrá ser un 25% mayor que la que se otorgue a los idiomas comunitarios", "atendiendo a las características del puesto"

Los grandes cambios afectan al capítulo del personal y el funcionamiento interno municipal. La nueva normativa establece que “en la plantilla orgánica del ayuntamiento se determinarán aquellos puestos de trabajo que precisen el conocimiento del euskera” y se “definirá en cada caso el grado de conocimiento” de la lengua vasca de estos empleos. En las convocatorias municipales de personal que —se considere— no precisen del euskera, su conocimiento “podrá ser valorado, como mérito, de manera opcional” y no obligatoria. A este respecto, la valoración del euskera “podrá ser un 25% mayor que la que se otorgue al conocimiento de cualquiera de los idiomas comunitarios”, pero “siempre que así se justifique atendiendo a las características del puesto de trabajo”.

De cara a las relaciones administrativas, la ordenanza establece que los documentos, notificaciones y comunicaciones administrativas que se dirijan a otras administraciones públicas situadas en la zona vascófona o en comunidades en las que el euskera sea también lengua oficial “se redactarán con carácter general en forma bilingüe”, y cuando el destinatario sea otra administración ubicada en cualquier zona utilizará igualmente la forma bilingüe siempre que esta “sea la que haya iniciado la relación de esta forma”.

El exalcalde de Pamplona y actual portavoz municipal de Bildu, Joseba Asiron. (EFE)
El exalcalde de Pamplona y actual portavoz municipal de Bildu, Joseba Asiron. (EFE)

En relación con los “derechos de los ciudadanos”, el Gobierno de Maya establece que a aquellas personas que “elijan dirigirse por escrito en euskera se les responderá de forma bilingüe” a través de los servicios de traducción, que "dará las versiones oficiales en castellano de la solicitud realizada y del acuerdo o respuesta municipal que se ha de comunicar". En materia oral, la respuesta se realizará en lengua vasca, para lo que el consistorio “adoptará las medidas oportunas para alcanzar dicho objetivo”, según refleja la normativa.

Para la imagen exterior, la ordenanza establece la utilización de los dos idiomas cuando el ayuntamiento “se dirija de modo general a la ciudadanía”, de modo que seguirán siendo bilingües los bandos, edictos, carteles y placas informativas, los logotipos y membretes, la rotulación de las calles, la señalización, los documentos y modelos que se ponen a disposición de la ciudadanía, los folletos de información y propaganda… En este sentido, el cambio afecta a la publicidad en medios de comunicación, ya que la utilización del euskera en los anuncios municipales insertos en la prensa "supondrá aproximadamente un 25%" de los mismos. Igualmente, la publicidad en los medios audiovisuales —radio y televisión, fundamentalmente— “se realizará en los dos idiomas, en la proporción aproximada de una cuña o spot en euskera por cada cuatro que se vayan a insertar”.

Foto: Geroa Bai presiona a Chivite para que el escudo de Navarra figure en el vasco

Según defiende la normativa, de este modo se “va más allá incluso del porcentaje de uso”, pero “se evita la obligatoria presencia al 100%” que imponía la norma vigente. En los medios de comunicación cuya titularidad o gestión corresponda al Ayuntamiento de Pamplona “se utilizarán los dos idiomas en la misma medida en los elementos de identificación del medio, titulares de página, fecha, secciones y la utilización del euskera supondrá aproximadamente el 20% del uso lingüístico total”.

En relación con el funcionariado, el ayuntamiento determina que “se apoyará el aprendizaje del euskera entre el personal municipal que lo desee, de forma que se asegure el cumplimiento de los objetivos establecidos por esta ordenanza”, para lo cual el Consistorio “organizará planes de formación lingüística” que “preverán reducciones de horario de trabajo, ayudas económicas y posibles substituciones”. Fuera del funcionariado, y de cara a fomentar el euskera entre la ciudadanía, el Gobierno municipal consignará en sus presupuestos “una cantidad económica destinada a personas adultas de la ciudad que deseen participar en cursos intensivos para su aprendizaje en régimen de internado”, además de “promover la organización de actividades culturales y de fomento” de la lengua vasca y de “ayudar económicamente a las promovidas por la iniciativa social”.

Noticias de Navarra Navarra Administraciones Públicas Unión del Pueblo Navarro Bildu Sector público Constitución
El redactor recomienda