POR SU PAPEL COMO MAYOR EN EL 'PROCÉS'

El fiscal rebaja su acusación contra Trapero y abre la puerta a una condena sin cárcel

La Fiscalía cambió este lunes el delito de rebelión por el de desobediencia, proponiendo además como alternativa la desobediencia, que está penada con inhabilitación y no con prisión

Foto: El mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero (2i) a su llegada a la Audiencia de Barcelona, desde donde siguió por vía telemática el juicio. (EFE)
El mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero (2i) a su llegada a la Audiencia de Barcelona, desde donde siguió por vía telemática el juicio. (EFE)

La Fiscalía ha dado un paso atrás en su acusación contra el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero. El juicio se retomó este lunes en la Audiencia Nacional tras el parón por el coronavirus y, a la hora de elevar a definitivas las conclusiones provisionales, el fiscal Miguel Ángel Carballo rebajó la acusación de rebelión a sedición, proponiendo además una condena por desobediencia —penada con inhabilitación y no con prisión— como alternativa a la primera opción. Los cambios también se extendieron al resto de acusados: el exsecretario general de Interior César Puig, el exdirector de los Mossos Pere Soler y la intendente Teresa Laplana.

"La Fiscalía de la Audiencia Nacional aquilata su calificación a la señalada por el Tribunal Supremo, de manera que se modificaría la petición de imputar un delito de rebelión y se sustituiría por la imputación de un delito de sedición", explicó el fiscal. "En el caso de los acusados Josep Lluís Trapero, Pere Soler y César Puig, en la calificación de considerarles autoridad [...], y respecto a la acusada Teresa Laplana, el mismo delito sin considerarla autoridad". Para los tres primeros, el Ministerio Público solicita entonces 10 años de prisión y 10 años de inhabilitación para cargo público, pero rebaja su petición a cuatro años de cárcel y a cuatro de inhabilitación con Laplana.

El fiscal Miguel Ángel Carballo durante el juicio al mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero. (EFE)
El fiscal Miguel Ángel Carballo durante el juicio al mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero. (EFE)

Una vez expuesta esta postura, el fiscal abrió la puerta a una condena sin cárcel: "En aras de un escrupuloso respeto al principio acusatorio y para posibilitar en su caso una condena cualitativamente distinta a la que solicita el Ministerio Fiscal [...], en el caso de que el tribunal no considerase acreditado el delito de sedición, alternativamente calificaríamos los hechos como un delito de desobediencia". Si el tribunal da por buena esta alternativa, Trapero, Soler y Puig tendrían que pagar una multa de 60.000 euros y serían inhabilitados para cargo público durante 20 meses, mientras que Laplana se enfrentaría a una multa de 30.000 euros y a un año de inhabilitación.

La posibilidad de que la Fiscalía rebajara su acusación sobrevolaba el juicio desde el primer día. El 20 de enero, durante las cuestiones previas, Caraballo ya allanó el camino para que el cambio: mencionó la sentencia del Supremo que condenó a los líderes del 'procés' por sedición y descartó el delito de rebelión, asegurando que "en el momento oportuno" se consideraría una rebaja. Ese momento llegó este lunes, cuando echó por tierra el escrito inicial en el que se pedía 11 años de cárcel para Trapero y puso sobre la mesa la posibilidad de que se les condene por desobediencia, con lo que se librarían de pisar la cárcel.

Vista de la pantalla durante el juicio celebrado por videoconferencia en la Audiencia Nacional. (EFE)
Vista de la pantalla durante el juicio celebrado por videoconferencia en la Audiencia Nacional. (EFE)

En el juicio, la defensa de Trapero ha pasado por desmarcarse de Carles Puigdemont y responsabilizar del dispositivo del 1-O al coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos. "No tenía una relación estrecha, ni buena ni mala", aseguró el 20 de enero cuando se le preguntó por el expresidente catalán. "Ni con los otros dos cuerpos policiales teníamos para parar a dos millones de personas. Se me puede hacer culpable de todo, pero cualquier persona lo puede ver", lanzó un día después. La Fiscalía, sin embargo, sostiene que siguieron órdenes de los líderes independentistas para que el 1-O pudiera salir adelante.

Pese a la rebaja del Ministerio Público, las defensas solo contemplan la absolución. Durante el juicio, han incidido en que los Mossos nunca formaron parte de la estrategia independentista y se limitaron a cumplir las órdenes que les iban llegando.

El fiscal rebaja su acusación contra Trapero y abre la puerta a una condena sin cárcel

En el caso del mayor Trapero, su abogada también sostuvo que ideó un plan para detener a los miembros del Govern tras la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre de 2017, como ya explicó en su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo. Con ambas posturas sobre la mesa, el tribunal tendrá ahora que decidir entre las tres opciones: sedición, desobediencia o absolución.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios