Irrumpe en el juicio de la Audiencia Nacional

La carta de Puigdemont a Trapero: "Deseo que vivas muchos años, llenos de salud"

La Fiscalía ha solicitado que se incorpore al procedimiento pero el tribunal ha desestimado la petición al considerar que este momento procesal no es el oportuno para añadir nuevas pruebas

Foto: Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Josep Lluis Trapero. (EFE)
Fotografía de archivo de Carles Puigdemont y Josep Lluis Trapero. (EFE)

El juicio contra el mayor de los Mossos Josep Lluis Trapero continúa en la Audiencia Nacional y, durante la jornada de este lunes ha traído una sorpresa. El teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, instructor de la investigación del referéndum ilegal del 1-O, se ha referido durante su declaración como testigo a una carta escrita por Carles Puigdemont y dirigida al jefe policial en la que alaba su actuación y la del cuerpo durante la jornada del referéndum y menciona una reunión a puerta cerrada.

La Fiscalía ha solicitado, sin suerte, que se incorpore al procedimiento. El tribunal ha desestimado la petición por considerar que este momento procesal no es el oportuno para añadir nuevas pruebas a las diligencias que se siguen, de momento, por un delito de rebelión. El 'expresident' arranca la misiva con un "querido José Luis" y pasa a lamentar la persecución judicial a la que se ha sometido al mayor y que, en su opinión, ha permitido al Estado "extender impunemente una sombra de sospecha a todo el cuerpo de Mossos d’Esquadra".

"He procurado mantener la discreción pública que nos habías recomendado. Pero no quería que este deber de respeto a tu voluntad se pudiera interpretar como una indiferencia o indolencia ante una situación que me repugna y hace que me rebele, porque es injusta, arbitraria, abusiva por tanto antidemocrática. Empiezo diciéndote lo que dije en una reunión a puerta cerrada", indica. La alusión a ese encuentro encendió todas las alarmas del Ministerio Público y motivó la petición rechazada por la sala.

Puigdemont agradece la labor de Trapero y alaba su forma de conducirse. "Si todas las autoridades públicas observasen e interpretaran los derechos constitucionales de nuestra sociedad de la manera con la que lo has hecho siempre, muchos de los problemas que la sociedad tiene con la Constitución no existirían". "La balanza entre derechos y deberes, entre libertades y orden público, no es nunca ni puede ser nunca una ciencia exacta. Lo importante de las leyes es, siempre, saber interpretar el espíritu y la intención y aunque hacerlo no te garantice la infalibilidad si que te proporciona, en cambio, mucha comprensión y aceptación de la ciudadanía a la cual sirves", añade.

Un modelo y un orgullo

El entonces 'president' asegura que para él la policía que dirigía Trapero "es un modelo y es un orgullo". Y pasa a relatar su experiencia como padre durante el 1-O. Sus dos hijas, indica, "se preguntan todavía hoy porqué hacía falta tanta violencia policial en su escuela tan querida". "Su santuario de paz, de amistad de alegría….violado sin contemplaciones por policías españoles. Han aprendido de manera traumática, que en Cataluña teníamos una policía completamente diferente; la quieren y a la vez la respetan mucho…pero nunca les ha dado miedo. Nunca se han despertado en medio de la noche gritando de miedo porque soñaban que las venían a buscar, como ahora tristemente les está pasando".

"Te han puesto en la diana por una razón; porque les has demostrado que hay otra manera de hacer policía, más eficaz, más demócrata, más civilizada"

"A ti te han puesto en la diana solo por una razón; porque les has demostrado que hay otra manera de hacer policía, más eficaz, más demócrata, más civilizada", prosigue su homenaje y se solidariza con su situación judicial: "vi con mucha tristeza el trato que te dispensaron, la miserable petición del fiscal y las incomprensibles medidas cautelares. No hay derecho. Imposible querer y sentirse a gusto en un Estado capaz de estas arbitrariedades e injusticias".

"Te he visto defender tu deber profesional, tu obligación como policía judicial y a la vez tu elevado sentido del civismo. Un policía que hace del civismo una parte de su armamento se merece honores, no castigos. Sé que son días muy complicados, también a nivel personal. Deseo que se imponga el 'seny' y la justicia que debe haber, todavía, en algún rincón del Estado. Que os devuelvan la normalidad robada. Deseo que vivas muchos años, llenos de salud y de suerte, y que cuando mires hacia este período de tu historia lo hagas orgulloso de haber sido fiel a tu deber con la sociedad a la cual te comprometiste a servir y de haberlo hecho con el reconocimiento de esta misma sociedad. Yo te lo quiero agradecer como presidente y también como ciudadano. Te doy las gracias y te deseo lo mejor para ti y para toda tu familia, que a pesar de que lo deben estar pasando mal saben, seguro, que su Josep-Lluís no los ha fallado y les permite ir con la cabeza bien alta, mirando los ojos a todos. Un fuerte abrazo", acaba la carta.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios