ANALIZABAN LOS GRUPOS MÁS PELIGROSOS

"Murallas humanas", "CDR", "artefactos": los informes secretos de Trapero antes del 1-O

El mayor de los Mossos recibió en septiembre de 2017 dos informes de la Comisaría General de Información en los que se explicaban los riesgos que conllevaba la celebración del referéndum

Foto: Trapero recibió dos informes en los que se advertía de los riesgos que conllevaba el 1-O. (Montaje: EC)
Trapero recibió dos informes en los que se advertía de los riesgos que conllevaba el 1-O. (Montaje: EC)
Adelantado en

El exjefe de los Mossos d'Esquadra Josep Lluís Trapero recibió en septiembre de 2017 dos informes policiales "reservados" que advertían del riesgo que conllevaba el referéndum ilegal del 1-O. El primero de ellos llegó a la bandeja de su correo electrónico a las 21:09 del 8 de septiembre. El segundo, a las 21:43 del 26 de septiembre. Ambos fueron enviados por Miquel Justo Medrano, el entonces intendente de la Comisaría General de Información de la policía autonómica de Cataluña. Y ambos se erigen como uno de los pilares en los que se apoya la Fiscalía para pedir que Trapero sea condenado a 11 años de cárcel por un delito de rebelión.

El informe del 26 de septiembre se escribió después de que la Fiscalía ordenara a los Mossos identificar a los responsables de los centros de votación, incautar el material del referéndum y precintar los colegios. Destacado en negrita, el documento avisaba de que estas acciones podían "conllevar la incomprensión y el rechazo de los favorables a la celebración del 1 de octubre y aumentar las dificultades de los agentes a la hora de desarrollar [las acciones]", advertencia en la que se incidía poco después al recordar las "situaciones de tensión" que se habían vivido el día 20 de septiembre frente a la Conselleria de Economía.

Para explicar los riesgos, la Comisaría General de Información presentaba cinco apartados: movilizaciones de ciudadanos soberanistas, reacciones de la izquierda revolucionaria (IR), reacciones de la extrema derecha, reacciones del Moviment Antifeixista Combatiu (CAM) y del Comunismo Revolucionario (CR) y reacciones del anarquismo. En el primer bloque, el informe explica que la Asamblea Campesina se había comprometido a colapsar "las vías de comunicación con sus tractores" el 1-O y a defender las urnas si la votación no se permitía. Pero los avisos más tajantes se encontraban en el segundo apartado.

"El IR continúa participando, de forma directa, en los llamados comités de defensa del referéndum (CDR). Los CDR, que en estos momentos ya son más de 30, son pelotones de personas con el objetivo de defender el derecho de voto y que, para ponerlo en práctica, pueden llevar a cabo un amplio abanico de acciones, tales como vigilancia de los puntos de votación, patrullas nocturnas, acciones de resistencia para impedir el acceso de las fuerzas de seguridad, interceptación de colectivos antagónicos...", explicaba el documento.

A continuación, la Comisaría General de Información señalaba que también tenían "previsto asistir a las movilizaciones personas del entorno de la izquierda 'abertzale", tras lo que utilizaba términos en euskera para referirse a técnicas que se habían dado en el País Vasco y podían repetirse en Cataluña, como es el caso de las "dinámicas de 'Askegune' (murallas humanas)". El bloque se cerraba entonces con un aviso sobre cómo podía afectar el operativo a su imagen: "Los alcaldes de la CUP y algunos de ERC y PDeCAT siguen sin ir a declarar ante Fiscalía y [...] podría darse el caso de que los Mossos fueron instados a realizar su detención, que dañaría la percepción ciudadana del cuerpo".

Sobre la extrema derecha, se destacaba que había "incrementado su visibilidad", cerrándose entonces el informe con el Moviment Antifeixista Combatiu (CAM), el Comunismo Revolucionario (CR) y el anarquismo: "La gravedad de la coyuntura actual es valorada desde estos entornos como una situación pre-revolucionaria". "Precisamente desde estos entornos —el CR y el MAC, sobre todo—, los posibles escenarios de disturbios que puedan producirse configuran un espacio idóneo para llevar a cabo acciones de confrontación con actores antagónicos". En cuanto al anarquismo, sostenía que podía "desarrollar acciones para impedir el normal desplazamiento de la policía el día del referéndum o colapsar su respuesta operativa, como con barricadas, falsas alarmas de bomba, la quema de contenedores...".

El informe del 8 de septiembre

El informe del 26 de septiembre incidía así en las advertencias que ya recogía el del día 8, que también analizaba los mismos grupos. "Estas inercias llevan a pensar que este espectro ideológico [IR] tiene intención de llevar a cabo una práctica combativa en la calle si finalmente el referéndum del 1 de octubre es impedido por el Estado español", explicaban en el mismo. Tras abordar la extrema derecha y cómo había utilizado los atentados de Barcelona para fortalecer su discurso —análisis en el que mencionaban a Vox—, la Comisaría General de Información se centraba entonces en el CAM y el CR, y en su relación con los CDR: "Estos comités pueden protagonizar episodios de violencia contra actores de ideología antagónica que impidan y/u obstaculicen actos relacionados con la celebración del referéndum".

El informe se cerraba una vez más abordando los grupos anarquistas. "Se cumplen casi cuatro años sin que ningún grupo de afinidad haya reivindicado actividad violenta en forma de artefacto explosivo o actividad armada en Cataluña", explicaba. "Sin embargo, hay que recordar que la situación política que se vive actualmente en España y Cataluña conforma un marco idóneo para que alguna persona o grupo de afinidad de esta tendencia opte por romper el periodo de inactividad y realice algún ataque con artefacto explosivo. La razón de ello es que el proceso soberanista ha puesto en cuestión la soberanía del Estado español en Cataluña".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios