El juez ve "incompatible" que Iglesias y la exasesora de Podemos compartan abogada
  1. España
EN EL CASO VILLAREJO

El juez ve "incompatible" que Iglesias y la exasesora de Podemos compartan abogada

El juez del caso Villarejo, Manuel García-Castellón, considera "incompatible" que Pablo Iglesias y su exasesora Dina Bousselham compartan abogada. El titular del Juzgado de Instrucción número

Foto: El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. (EFE)

El juez del caso Villarejo, Manuel García-Castellón, considera "incompatible" que Pablo Iglesias y su exasesora Dina Bousselham compartan abogada. El titular del Juzgado de Instrucción número 6 investiga el robo del móvil de ella en 2015 y cómo el contenido del mismo acabó en manos del comisario, pero tras más de un año de pesquisas, las supuestas víctimas han acabado ahogándose en un mar de contradicciones. La situación ha llegado a tal punto que el juez retiró la pasada semana la condición de perjudicado a Iglesias y señaló que el vicepresidente segundo del Gobierno pudo incurrir en dos delitos, sospecha ante la que ahora empuja a Bousselham a no compartir abogada con el líder de Podemos.

La providencia del juez, que ha sido adelantada por 'Vozpopuli' y a la que ha tenido acceso El Confidencial, apunta a un "conflicto de intereses" entre Iglesias y Bousselham. Ante las contradicciones que han ido apareciendo en sus versiones, el magistrado se prepara para remitir el procedimiento al Supremo para que investigue si Iglesias pudo incurrir en un delito de revelación de secretos y en otro de daños informáticos, tesis que obliga al vicepresidente a preparar una estrategia que le aleja de Bousselham. Según argumenta el magistrado, el cambio de abogada facilitaría salvaguardar "los derechos e intereses de la víctima" para que no sufra "indefensión".

Foto: La exasesora de Podemos Dina Bousselham. (EFE)

Para sostener esta idea, el juez hace referencia a los escritos que tanto Bousselham como Iglesias presentaron la pasada semana ante el juzgado. Ambos estaban firmados por la misma abogada, pero el líder Podemos buscaba recuperar su condición de perjudicado e insinuaba que la "policía patriótica" se encuentra tras el robo del móvil, mientras que ella se limitaba a cambiar anteriores declaraciones que dejaban en mal lugar a Iglesias. García-Castellón considera entonces que "se evidencia en este momento incompatible con la sostenida por la misma letrada, mediante la interposición del recurso presentado [por Iglesias]".

"Así las cosas, dada cuenta de los escritos firmados por la misma letrada, y a fin de salvaguardar y proteger a la víctima del delito investigado en esta pieza separada, Dina Bousselham, ante el conflicto de intereses constatado, se acuerda dar traslado al Ministerio Fiscal, a la propia perjudicada y a las partes personadas por un plazo de dos audiencias para alegaciones", argumenta la providencia, que se apoya en el Estatuto Jurídico de la Víctima del Delito y de la Ley Orgánica del Poder Judicial. La resolución no es firme y contra la misma cabe interponer recurso.

El escrito de Bousselham

Aunque García Castellón considera probada "la voluntad de la víctima de esclarecer los hechos que son objeto de este procedimiento", al mismo tiempo apunta al escrito que presentó Bousselham la semana pasada, en el que ella misma deja tocada su credibilidad para matizar los puntos que arrinconan a Iglesias. "No se trata tanto de haber realizado declaraciones contradictorias sino de haber respondido a lo que entendía que se me preguntaba", trató de justificarse la exasesora.

En el recurso, Bousselham cambia de versión a la hora de explicar cómo Iglesias le entregó una tarjeta con el contenido del móvil que le había sido sustraído, información que él había obtenido anteriormente a través Antonio Asensio, el presidente del Grupo Zeta, editora de 'Interviú'. El juez apunta a que pasaron varios meses entre que el líder de Podemos recibió esa tarjeta y se la entregó su exasesora, por lo que a la espera de que avance la investigación, el uso que hizo de la información, si es que llegó a utilizarla, es uno de los pilares sobre los que se apoya el juez para apuntar a un posible delito de revelación de secretos.

Foto: El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso. (EFE)

Bousselham sostiene en el escrito que ha remitido ahora a García-Castellón, al que ha tenido acceso El Confidencial, que en realidad Iglesias le entregó el usb con los datos de su teléfono móvil "antes de que se iniciaran estas actuaciones" y de que "se conocieran los hechos que dieron lugar a las mismas" en la Audiencia Nacional, tratando así de minimizar el tiempo que Iglesias tuvo esa información en su poder sin ella saberlo. Aunque en ocasiones anteriores había declarado que se la entregó como pronto en junio en 2016, en su nuevo escrito ya no da una fecha concreta, e insiste en que los cambios de versión en los que ha ido incurriendo a lo largo de sus comparecencias han sido meramente accidentales.

Una vez matizada la versión sobre la entrega, Bousselham cambia también su declaración sobre el otro punto por el que el juez sugiere que Iglesias también pudo incurrir en un delito de daños informáticos. En su último auto, García Castellón subrayó que el soporte informático que Iglesias entregó a Bousselham estaba "parcialmente quemada", aspecto que choca con que el vicepresidente, al reunirse con Asensio en enero de 2016, "pudo realizar, en el mismo lugar, un análisis exhaustivo del contenido de la tarjeta". Si este tuvo acceso a la información y meses después entregó una tarjeta destruida a la exasesora, a juicio del magistrado, pudo cometer un delito de daños informáticos. "Las declaraciones de quien entregó y de quien recibió la tarjeta no han permitido esclarecer quién causó los daños materiales que la misma presentaba".

Foto: El vicepresidente Pablo Iglesias en el Congreso. (EFE)

Bousselham, sin embargo, asegura ahora que el vicepresidente le entregó la tarjeta en perfecto estado, dando así un giro de 180 grados respecto a la declaración que prestó ella misma en la Audiencia Nacional el pasado 18 de mayo. "Debo decir que inicialmente cuando se me entregó funcionaba, y comprobé que en su interior estaban contenidos de mi teléfono, y así, yo misma, con el fin de proteger mi intimidad, mi vida familiar y mi relación de pareja, accedí a los elementos de naturaleza más personal e íntimos de esta, y por ello puedo indicar que inicialmente funcionaba si bien no contrasté ni analicé todo", afirma en su último escrito. A la vista de estos cambios que sirven para alejar a Iglesias de los delitos de revelación de secretos y daños informáticos, el magistrado le invita ahora a cambiar de abogada.

Comisario Villarejo