SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO

Sánchez evita pronunciarse sobre Marlaska y el ministro elude dar detalles a la oposición

El titular de Interior se reafirma en que el cese de Pérez de los Cobos fue una remodelación de la Guardia Civil y asegura que desconoce el informe pedido por la juez

Foto: Pedro Sánchez, este 27 de mayo en la sesión de control al Gobierno en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, este 27 de mayo en la sesión de control al Gobierno en el Congreso. (EFE)

Pedro Sánchez ha eludido referirse expresamente en la sesión de control al Gobierno en el Congreso a su ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y su conflicto por la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos. No porque no le respalde, que lo hace, pero el presidente del Gobierno ha preferido no pronunciar ni una sola palabra sobre el asunto en su respuesta al líder del PP, Pablo Casado. Tampoco cuando el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha hecho referencia en su pregunta al mando de la Guardia Civil. Y el ministro ha eludido dar detalles sobre su actuación, salvo la versión oficial de que todo es solo una remodelación en la Guardia Civil.

PP, Vox y Ciudadanos han pedido la dimisión del ministro del Interior, tras una batería de preguntas a Marlaska, en una dura ofensiva política en la que le han acusado de interferencia en un proceso judicial y de destituir a quien no quiere cometer una ilegalidad.

Lo que sí ha hecho Sánchez es ratificar que derogará la reforma laboral, tal y como figura en su programa electoral, en el acuerdo con Unidas Podemos y en el pacto con Bildu. No ha concretado cómo lo hará, pero si lo ha enmarcado en el diálogo social. "Vamos a recuperar derechos laborales y vamos a reconstruir el consenso social", ha dicho.

Sánchez evita pronunciarse sobre Marlaska y el ministro elude dar detalles a la oposición

Y, de nuevo, ha respondido a Casado con duras descalificaciones al PP, en este caso, por su actitud durante la pandemia. "Usted está en un concurso de posados", le ha dicho con referencia a las fotos del líder del PP ante un espejo de un baño o rodeado de ovejas. Y ha concluido asegurando que el PP es como la ultraderecha: "Si ustedes actúan como Vox, vota como Vox y habla como Vox si no son lo mismo empiezan a parecer lo mismo y eso es un problema para la democracia española".

Sánchez, a Casado: "Si actúan como Vox, vota como Vox y habla como Vox si no son lo mismo empiezan a parecer lo mismo y eso es un problema"

Casado antes ha acusado al presidente de no saber contar los muertos, de dañar a la Guardia Civil, de sabotear la independencia judicial y, sobre todo, de pactar con Bildu. Sobre esto último ha sacado a colación los 20 militantes del PP asesinados por ETA. El líder del PP ha pedido la dimisión del ministro del Interior: "Quien sobra en esta farsa convertida en tragedia no es un coronel de la Guardia Civil, es su ministro".

Pablo Iglesias, vicepresidente segundo, sí ha entrado en el caso Pérez de los Cobos para acusar al número dos del PP, Teodoro García Egea, que le preguntaba, de querer lanzar a la Guardia Civil a incumplir órdenes contra el Gobierno.

Sánchez evita pronunciarse sobre Marlaska y el ministro elude dar detalles a la oposición

El PP ha lanzado una ofensiva contra el ministro del Interior en sus preguntas, mezclando la destitución del coronel de la Guardia Civil con la lucha contra ETA y el pacto del Gobierno con Bildu para prorrogar el estado de alarma. La diputada Teresa Jiménez Becerril, familiar de víctimas de ETA, ha acusado al Gobierno de ir “hacia la amnistía de presos de ETA”, al ministro de convertirse en “un villano para los que defendemos la democracia” al destituir a un “valiente con brillante hoja de servicios”. Otros diputados le han acusado de presionar a la Guardia Civil para interferir en las investigaciones y de pedir a un coronel que incumpla la ley, además de utilizar la equiparación salarial de los agentes para tapar sus decisiones.

Según la versión de Marlaska, la ínfima calidad del informe no sería razón para la destitución del coronel Diego Pérez de los Cobos

El ministro Marlaska no ha dado ni un detalle más sobre el fondo del caso, ni ha explicado las razones de la destitución y se ha limitado a reiterar que solo le mueve “la aplicación de la ley” y que se trata de “un plan de remodelación del equipo del ministerio”. Al PP le ha acusado de usar a la Guardia Civil y ha reiterado que no conoce el informe. Es decir, que tomando su versión, la ínfima calidad del informe no sería razón para la destitución.

Pérez de los Cobos fue destituido, según su versión, por negarse a informar a sus superiores del informe de la Guardia Civil solicitado por la jueza que investiga presuntas responsabilidades del Gobierno al permitir actos como la manifestación feminista del 8-M. La ley le impide dar tal información si actúa como policía judicial.

Sánchez evita pronunciarse sobre Marlaska y el ministro elude dar detalles a la oposición

Y a preguntas de Macarena Olona, de Vox, el ministro tampoco ha contestado si dio orden a dos generales y a la directora general de la Guardia Civil para que llamara a Pérez de los Cobos para pedirles el informe. Y eso que la diputada le ha hecho preguntas muy concretas sobre las supuestas llamadas al coronel. La diputada ha informado de una querella de su grupo contra el número dos de Interior, Rafael Pérez, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

El ministro ha rechazado que haya utilizado la equiparación salarial, pactada por el Gobierno de Mariano Rajoy. Y también ha acusado al PP de "contagiarse de la ultraderecha". Edmundo Bal, de Ciudadanos, le ha acusado de "comprar" a los guardias civiles al aprobar ahora la equiparación salarial.

"¿Dónde ha existido injerencia?", ha terminado diciendo tras la batería de preguntas y justo antes de ser aplaudido por los diputados del PSOE y de Unidas Podemos y los miembros del Gobierno presentes en pie.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios