ERC votará contra la prórroga del estado de alarma y deja al Gobierno en manos del PP
  1. España
SÁNCHEZ SE QUEDA SOLO

ERC votará contra la prórroga del estado de alarma y deja al Gobierno en manos del PP

En el seno de la coalición, cunde la sensación de que el PP no quiere acordar, optando por la táctica del enfrentamiento, pero el bloque de la investidura se fisura y ERC ya ha anunciado su no

placeholder Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (c), interviene en una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. (EFE)

La prórroga del estado de alarma quedará en manos del PP, después de que la ejecutiva de ERC haya decidido votar en contra. "El estado de alarma no es el mecanismo adecuado. Se ha demostrado que no lo era durante toda esta crisis y así lo hemos denunciado. La centralización ha sido un error. Nos abstuvimos por responsabilidad y para dar un voto de confianza al Gobierno español. Y pedimos rectificación en la retirada de competencias y espacios de soberanía. No lo han hecho. No han escuchado. No podemos seguir dando nuestros votos para facilitar este estado de alarma", argumentan desde la formación republicana. Su reivindicación es que la Generalitat pueda gestionar directamente lo que denominan una "segunda fase, sin tener que esperar autorizaciones ni rectificaciones, sin duplicidades de trabajo y sin pedir permiso para hacer aquello por lo que la ciudadanía nos ha elegido".

El Gobierno no tiene asegurados los votos necesarios para sacar adelante una nueva prórroga del estado de alarma este miércoles y las presiones sobre el PP, que se encargaron de redoblar en las últimas horas desde Moncloa, parecen más orientadas a retratar al jefe de la oposición como "irresponsable" que a tratar de hacerle cambiar de posición. Tras la conversación de una hora entre el presidente Pedro Sánchez y el líder de los populares, Pablo Casado, sin resultados, los ministros Salvador Illa y José Luis Ábalos comparecieron en Moncloa dirigiendo duros ataques al PP. "No se dejen arrastrar por quienes se valen de bulos o burdas manipulaciones para acabar con la mejor defensa contra el covid-19. Si lo hacen, tendrán que responder ante los ciudadanos por un repunte de los contagios", reprochó Ábalos tras fijar el mensaje de que no apoyar la prórroga "puede llevar a España a un caos económico y sanitario".

La nueva prórroga del estado de alarma, en el aire

En el seno del Gobierno, que este lunes retomó las reuniones de estrategia en la Moncloa de las que participan los principales dirigentes socialistas y morados, los denominados 'maitines', cunde la sensación de que el PP no quiere cooperar ni acordar, optando por la táctica del enfrentamiento por el efecto arrastre que ejercería sobre este la formación Vox. Una lectura que no solo arroja incertidumbre sobre el plan de desescalada del Ejecutivo, sino que visibiliza las dificultades para sacar adelante los pactos de reconstrucción y devuelve la legislatura a las aritméticas de su punto de partida. Si bien los socios de la investidura estaban más instalados en la abstención, el Gobierno comienza a apostarlo todo a que se consolide este bloque mientras ERC apuesta por dejarlo solo.

Desde Bildu, habían anunciado unas horas antes una enmienda conjunta al estado de alarma. "Creemos que el proceso de desescalada debe de quedar en manos de las instituciones más cercanas, porque es lo más lógico y eficaz en estos momentos. Deben de ser las instituciones vascas y navarras quienes planifiquen y desarrollen la desescalada", defendían. La intención pasaba por que dicha enmienda se compartiese con ERC y BNG, pero la decisión de la ejecutiva de la formación republicana puede modificar estas intenciones. De todos modos, se trata de un síntoma del malestar compartido por todas las formaciones soberanistas.

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, durante su intervención en la sesión de control al Ejecutivo. (EFE)

Las mayorías necesarias, tanto en este complejo contexto de desescalada como en lo que restaría de legislatura si no se producen cambios sustanciales en la relación entre el Gobierno y la bancada de la derecha, vuelven a recaer en el bloque de la investidura. Es por ello que se apuesta por fortalecer este bloque, cada vez más alejado del Gobierno, y trabajar por cuidar estas alianzas, que se consideran más favorables a los acuerdos y que, además, compartirían en una mayor medida el proyecto del Gobierno de coalición. Sin embargo, las fisuras del bloque de la investidura siguen ensanchándose desde que se decretó el estado de alarma por la crisis del coronavirus y el Gobierno deberá reformular muchos de sus planteamientos en el plan de desescalada para contar con su voto. No tanto de cara al miércoles sino para dentro de 15 días, dado que el estado de alarma se prevé prolongar hasta finales de junio.

Los contactos se han intensificado con estos grupos en las últimas horas, mirando especialmente a PNV y ERC, con escaso éxito. La descentralización, dejando margen de maniobra para la desescalada en las instituciones más cercanas, y que no se tomen obligatoriamente las provincias como marco de referencia para el desconfinamiento son sus principales reivindicaciones.

Foto: Pablo Casado, en el Congreso. (EFE)

La apuesta por el bloque de la moción, que parece fallida si no se reconduce el plan de desescalada, se dejó entrever en las palabras de Ábalos dirigidas al PP, al asegurar que "si confían en que salga adelante [la nueva ampliación] por apoyo de otros grupos, es que han elegido situarse en el ámbito de la irresponsabilidad". Todo ello redoblando las críticas, porque el PP gobierna en varias comunidades autónomas y no se podría abstener al "estar comprometido con la gobernanza" en distintos territorios. Una irresponsabilidad que evitó compartir con los partidos que facilitaron la investidura, a pesar de que también gobiernan comunidades autónomas, como es el caso del PNV, o las cogobiernan, como en el caso de ERC.

Los socios de gobierno de Sánchez son quienes más claro tienen la necesidad de reforzar el bloque de la investidura ante su desconfianza de que el PP se avenga a grandes acuerdos. Si bien Pablo Iglesias ha reiterado durante los últimos plenos su "mano tendida" tanto al PP como a los partidos que facilitaron la investidura para sacar adelante los pactos de reconstrucción, siempre ha asociado la estabilidad de la legislatura a la cohesión del bloque de la moción de censura.

Foto: El líder del PP, Pablo Casado (d) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

El sector morado confía en rearmar el bloque de la investidura tras superar la crisis sanitaria, puesto que consideran que Vox ejercer un efecto arrastre sobre el PP que lo alejaría de los acuerdos. Con el PP sumido en una particular batalla con los de Abascal por hacerse con la hegemonía del campo conservador, aseguran que el bloque de la moción estaría "llamado a asumir la responsabilidad de la dirección del Estado".

En este contexto, Moncloa subió el tono a través de Illa y Ábalos alimentando una polarización poco coherente con las apelaciones a la 'mano tendida' para los pactos de reconstrucción. Es más, se trata de fijar el mensaje que asocia la posición del PP con la búsqueda del caos: "La alternativa solo es el caos y el desorden", alegando que el decreto del estado de alarma no respondió "a un capricho del Gobierno, sino a una situación muy grave que requería actuar con máxima responsabilidad para ser eficaces en la lucha contra el covid-19". Los pactos de reconstrucción se alejan de los grandes consensos y la polarización vuelve a alimentarse tanto desde la oposición como desde el Gobierno, a pesar de que Sánchez ha reiterado su voluntad de "no entrar en polémicas" debido al contexto por el que atraviesa el país y priorizar el diálogo y la búsqueda de consensos.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Pedro Sánchez Partido Popular (PP) Pablo Casado PNV
El redactor recomienda