PROBABLEMENTE SE CONFORMARÁ EL MARTES

El PSOE propone una 'supercomisión' con todos los partidos y no presidida por el PP

Los socialistas plantean un órgano de nueva creación de 46 miembros (frente a los 37 de las comisiones ordinarias del Congreso) y tienen muy claro que no pueden liderarla los de Casado

Foto: Pedro Sánchez y la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, este 22 de abril en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, este 22 de abril en el Congreso. (EFE)

La llamada Comisión de Reconstrucción del Congreso podría nacer la próxima semana. Es la pretensión que tiene el Gobierno de Pedro Sánchez y la que tampoco suena mal al PP. Pero los modelos que tienen socialistas y populares son distintos. No totalmente opuestos, porque lo previsible es que finalmente las posiciones se reconduzcan y haya acuerdo para el arranque. Pero Ejecutivo y oposición marcan, de entrada, el terreno. Y, para empezar, Pablo Casado quiere que uno de los suyos dirija ese órgano de nueva creación, el encargado de intentar buscar un gran pacto nacional que ayude a la recuperación del país tras la "devastación" económica y social generada por el coronavirus. El PSOE, por contra, tiene claro que ese nuevo órgano no puede presidirlo el PP, para evitar así que caiga en la tentación de "torpedear" o ralentizar sus trabajos. Los socialistas tienen todas las de ganar en su pulso, ya que cuentan con una amplia mayoría en la Mesa del Congreso, que es la que tiene la potestad de alumbrar esa comisión.

En su reunión del lunes con el jefe del PP, Sánchez le presentó su propuesta para formar una mesa de diálogo presidida por él mismo —y, en su ausencia, por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo— y con presencia de los cuatro vicepresidentes. Además, para hacer más operativos los debates, se crearían cuatro grupos de trabajo para centrarse en las cuatro materias que quiere abordar el bipartito: refuerzo del sistema sanitario, apuntalamiento del Estado del bienestar, reactivación económica y acción conjunta en la UE. Esa idea al final fue desechada porque Casado quería que los debates se llevaran al Congreso, "con luz y taquígrafos", y a través de una comisión parlamentaria. En ella, la hiperpresencia del Ejecutivo ya no es posible.

La previsión es que la comisión se alumbre el próximo martes. Requiere del acuerdo de la Mesa, donde PSOE y UP suman mayoría absoluta


El instrumento será una comisión parlamentaria no permanente, por lo que solo requiere el acuerdo de la Mesa de la Cámara Baja para su creación, previa audiencia de la Junta de Portavoces (artículos 51 y 53 del reglamento). No hace falta pasar por el pleno. Este miércoles, día de larguísimo sesión —autorización de la tercera prórroga del estado de alarma, control al Gobierno y convalidación de un real decreto ley—, las portavoces de PSOE y PP, Adriana Lastra y Cayetana Álvarez de Toledo, se dirigieron a los grupos para darles a conocer sus respectivas propuestas para ese órgano de nuevo cuño.

Los socialistas, según el escrito al que tuvo acceso este periódico [aquí en PDF], plantean una 'supercomisión' de 46 miembros. O sea, algo más grande que las que operan en el Congreso: en esta XIV Legislatura, todas las comisiones tengan 37 diputados. O sea, nueve menos que la composición planteada por Lastra para este órgano especial y al que quiere dar un empaque y proyección únicos.

Que todos tengan "voz propia"

El grupo mayoritario dibuja este reparto: 13 miembros serían del PSOE, nueve del PP, cinco de Vox, cuatro de Unidas Podemos, uno de Ciudadanos, uno de ERC, uno de PNV, uno de Bildu, cuatro del Grupo Plural (uno por cada una de las formaciones que lo integran: JxCAT, Más País, Compromís y BNG) y siete del Mixto (uno por cada uno de sus siete componentes: CUP, Unión del Pueblo Navarro, Coalición Canaria, Nueva Canarias, Foro Asturias, Partido Regionalista de Cantabria y Teruel Existe). Con esta distribución, el PSOE persigue que todas las fuerzas políticas que han mostrado su interés por participar en los debates —Vox y CUP no acudieron a la llamada del presidente— tengan voz propia.

La Comisión de Reconstrucción Social y Económica adoptaría sus acuerdos, según el patrón dibujado por el PSOE, "por el criterio de voto ponderado en función del número de miembros con que cuente cada grupo parlamentario en el pleno". En el caso de los representantes de los grupos Plural y Mixto, la ponderación "se realizará por referencia a cada una de las formaciones políticas que lo integran". Es decir, que los diputados del PSOE votarán con el peso de sus 120 diputados. Pero Teruel Existe o el PRC, que solo tienen un escaño cada uno de un total de 350, votarán solo por ellos mismos.

Los acuerdos en el órgano, según el PSOE, se adoptarían por el criterio de voto ponderado: cada fuerza tendría el peso de que disfruta en el pleno

En una comisión parlamentaria normal, el representante del Mixto vota por todo su grupo, aunque esté compuesto por formaciones distintas con planteamientos hasta divergentes. Lo que busca el PSOE, en definitiva, es que todos los partidos que componen la Cámara y que quieran sentarse tengan su voz propia pero el peso de su voto se corresponda con su representación en el hemiciclo. En la cúpula del partido apuntan que este sistema de ponderación está "consultado con los letrados de la Cámara, que han dado su visto bueno".

El PSOE propone una 'supercomisión' con todos los partidos y no presidida por el PP

¿Quién la presidiría? "No hemos decidido aún, pero lo que tenemos claro es que no la va a presidir el PP, se ponga como se ponga", aseguran fuentes próximas a Lastra. En la dirección socialista sostienen que la "lógica" conduce a que una comisión como esta la lidere "el grupo mayoritario", o sea, el suyo, aunque no descartan que, en virtud del acuerdo alcanzado con otros partidos, la presidencia pueda recaer en otra formación. No en el PP, porque "eso no fue lo que pactaron Sánchez y Casado el lunes" y porque no se quiere que los conservadores utilicen el órgano como un ariete contra el Gobierno. Además, conceder la jefatura de la comisión al PP supondría que el principal partido de la oposición pudiera llevar el ritmo de los trabajos, algo fundamental ahora, puesto que el Ejecutivo quiere que las conclusiones estén listas en junio, de tal forma que se puedan desplegar en la segunda parte de 2020.

Aunque en el escrito socialista no se aborda el plan de trabajo de la comisión —que se aprobará una vez constituida—, sí se explicita que los trabajos en su seno "versarán fundamentalmente sobre los siguientes cuatro aspectos: el reforzamiento de la sanidad pública, la reactivación de la economía, el fortalecimiento de los sistemas de protección social y la posición de España ante la Unión Europea". El plazo que tendría la comisión para hacer sus trabajos sería de dos meses (prorrogables por la Mesa oída la Junta de Portavoces del Congreso), al término de los cuales elevaría su dictamen al pleno de la Cámara Baja para su debate y aprobación, documento que contendrá resoluciones y propuestas sobre cómo proceder a la reconstrucción económica y social del país como consecuencia de la crisis del covid-19.

"Equilibrio razonable" Congreso-Senado

La dirección del Grupo Socialista remarca que el documento enviado a los partidos —de los que no ha recabado su firma porque lo prioritario es que "participen"— recoge el acuerdo alcanzado por Sánchez con las fuerzas con las que mantuvo una videconferencia el 16, 17 y 20 de abril. Y advierte de que el PP "no puede pretender cambiar" las reglas del juego después del pacto que rubricó el presidente con Casado en su encuentro telemático del lunes.

El PP defiende que ha de liderar el órgano porque es el principal partido de la oposición y porque el PSOE ya dirige la Comisión General de CCAA en el Senado

El PP lanzó su propia propuesta y la recogió en nota de prensa [aquí en PDF]. Son varias sus condiciones. Los populares también persiguen la "participación más amplia posible", de todos los grupos parlamentarios. Subrayan que "la presidencia de la comisión correspondería al PP, por ser el principal grupo de la oposición". Su argumento es que igual que el PSOE preside, en la persona de Manuel Cruz, la Comisión General de las Comunidades Autónomas del Senado, "llamada a jugar un papel muy relevante en este momento", el PP ha de liderar la Comisión para la Recuperación (este es el nombre elegido por los conservadores), por una cuestión de "equilibrio razonable".

¿Qué composición quiere el PP? "Para garantizar que ningún grupo político vea menoscabado su derecho de representación, la comisión deberia operar con voto ponderado, según el número de diputados que en el pleno tiene cada partido". Se trataría de una fórmula 'a priori' semejante a la planteada por el PSOE.

La diferencia viene también con los perseguido por cada fuerza. Porque para el PP la comisión ha de elaborar un dictamen que examine "las medidas adoptadas" por el Gobierno "tras la declaración del estado de alarma" —es decir, que persigue fiscalizar la actuación del Ejecutivo de coalición— y, con un "diagnóstico certero, propondrá las estrategias e iniciativas más adecuadas para revertir las consecuencias negativas de la crisis". El "objetivo" compartido por "todos", proclama el PP, es "acelerar la recuperación de la normalidad".

Mayoría en la Mesa

A las cuatro áreas de trabajo señaladas por el PSOE (sanitaria, económica, social y UE), los populares añaden otra: libertades públicas. No es baladí, ya que los de Casado acusan al Ejecutivo de querer socavar los cimientos de la democracia y violentar principios básicos como la libertad de expresión. Además, el PP ya adelanta que por la comisión han de desfilar "representantes de todos los sectores afectados por la pandemia y los principales responsables de las decisiones tomadas por el Gobierno durante estas semanas".

El PP sí coincide con el PSOE en que el nuevo órgano ha de trabajar rápido, de tal manera que antes del 30 de junio concluya el dictamen, que debería aprobar el pleno del Congreso en la primera semana de julio.

El PSOE ya avisa al PP de que el nuevo órgano no se montará para fiscalizar al Ejecutivo: "Si quiere una comisión de investigación, que la pida"

Los socialistas ya avisan al PP de que su pretensión de 'juzgar' al Gobierno no se producirá. "Quedó claro que se persigue un acuerdo para construir, para plantear propuestas y recomendaciones al Gobierno, en positivo, que fue lo que Pedro pactó con todos los grupos. Si lo que quiere el PP es investigar al Ejecutivo, que presente la solicitud de creación de una comisión de investigación, a ver qué pasa". El PSOE lanza el reto consciente de que Casado no tiene números en la Cámara: no tiene el apoyo del pleno para sacar adelante esa iniciativa.

Cayetana Álvarez de Toledo habla con Pablo Casado, este 22 de abril en el Congreso. (EFE)
Cayetana Álvarez de Toledo habla con Pablo Casado, este 22 de abril en el Congreso. (EFE)

Previsiblemente, la propuesta de creación de la Comisión de Reconstrucción se estudiará el próximo martes en la reunión de la Mesa del Congreso. Los socialistas tienen las de ganar en caso de que no haya un entendimiento previo con el PP: con Unidas Podemos, controlan seis de los nueve puestos del órgano rector de la Cámara. Mayoría absolutísima que le garantiza a Sánchez que el nuevo órgano nazca con el formato que él persigue.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios