EL ESCUDO PARA LAS DECISIONES

Los científicos de 'atrezzo' del Gobierno: les achacan las decisiones pero ellos no lo saben

Uno de los miembros del Comité Científico del Covid-19 niega que les consultaran para levantar la hibernación de la industria y abre la caja de los truenos. El PP pedirá las actas del comité

Foto: Pedro Sánchez en una reunión con el comité científico. (Reuters)
Pedro Sánchez en una reunión con el comité científico. (Reuters)

El estadounidense Leon Gordis (1934-2015) fue autor del libro que varias generaciones de epidemiólogos han empleado para iniciarse en esta disciplina. En uno de los capítulos decía: "La epidemiología, junto con otras disciplinas, puede proporcionar muchos de los datos científicos que son relevantes para cuestiones de riesgo y prevención. Sin embargo, la decisión final sobre iniciar un programa de prevención estará principalmente determinada por consideraciones políticas y económicas así como por los valores de la sociedad".

Sin embargo el presidente del gobierno, desde su intervención del 10 de marzo tras el Consejo Europeo extraordinario, optó por utilizar la ciencia no como un pedestal —si he logrado ver más lejos es porque estaba subido a hombros de gigantes, dijo Newton— sino como un parapeto para justificar decisiones 100% políticas: "El primer criterio ha sido confiar la dirección técnica a los expertos, son los científicos quienes nos tienen que marcar el camino, tanto los expertos de la Organización Mundial de la Salud como los europeos, nacionales y autonómicos", se defendió.

Para entonces, el Gobierno ya había obviado las recomendaciones de la OMS, que declaró la emergencia internacional el 30 de enero y advirtió de la seriedad de la epidemia de coronavirus varias veces a lo largo de febrero, del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) que en un informe de riesgo del 3 de marzo recomendó evitar actos multitudinarios innecesarios y promover medidas de distanciamiento social en países donde hubiese habido transmisión local, y también desoyó las recomendaciones de varias sociedades médicas, que cancelaron sus propias reuniones semanas antes de que el Ejecutivo se decidiera a actuar.

El 26 de febrero, el Ministerio de Sanidad llegó a recomendar en un tuit que "al llegar de una zona de riesgo puedes hacer vida normal. Si tras 14 días no tienes ningún síntoma, no es necesario tomar medidas".

La música ha sido siempre la misma. "Los expertos nos dicen que", "los expertos nos recomiendan que". Desde que comenzó la crisis, el Gobierno se ha escudado en los científicos para justificar sus decisiones, desde permitir el 8-M a hibernar la industria y después autorizar su vuelta al tajo. El Ejecutivo creó un Consejo Científico a propósito para ello. Para cuando se constituyó, el pasado 21 de marzo, el país sumaba ya 24.926 casos confirmados y más de 1.300 fallecimientos. Pero la justificación ha saltado por los aires cuando uno de ellos, el catedrático Antoni Trilla, ha declarado en Catalunya Radio que nadie les consultó sobre levantar el confinamiento de la industria.

Cuando se le preguntó a Irene Montero si fue un error autorizar el 8-M respondió: "Hicimos lo que nos dijeron los expertos". El pasado jueves, en el Congreso, Pedro Sánchez fió la prórroga del estado de alarma a los científicos. "Sabemos que es imprescindible consolidar lo que con tanto dolor y sufrimiento hemos conseguido en este plazo. Y eso es algo que solo conseguiremos si mantenemos el Estado de Alarma hasta que los científicos así lo consideren".

Según el presidente del Gobierno, España "asumió el liderazgo de los expertos y de las autoridades sanitarias y acató sus instrucciones"


Oficialmente, los científicos también decidirán cómo será la desescalada. "Los científicos, los técnicos que asesoran al Gobierno han establecido varios marcadores que fijarán el ritmo del retorno a esa nueva normalidad. Estos marcadores están relacionados con el control de los contagios, con la recuperación de nuestro sistema de salud y cada avance semanal que arrojen estos marcadores hará posible la apertura de nuevos espacios y el levantamiento de restricciones en el camino hacia esa nueva normalidad".

Según el presidente del Gobierno, España "asumió el liderazgo de los expertos y de las autoridades sanitarias y acató sus instrucciones y recomendaciones con responsabilidad y también con disciplina social". El Gobierno, añadió, "ha trabajado con toda su energía, con todos sus medios, con el consejo de los mejores expertos que tiene nuestro país".

En el comité científico asesor hay cuatro expertos de la Administración y solo dos de la universidad


El problema viene al intentar saber qué expertos son esos expertos. El Ejecutivo nombró el pasado 21 de marzo un comité científico asesor con seis expertos. La mayoría están vinculados a la Administración y solo dos a la universidad. Entre los primeros están Hermelinda Vanaclocha Luna, subdirectora general de Epidemiología de la Generalitat Valenciana; María Teresa Moreno Casbas, directora de la Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud del Instituto de Salud Carlos III, del Ministerio de Sanidad; Inmaculada Casas Flecha, viróloga del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III, y Agustín Portela Moreira, responsable de vacunas de la Agencia Española de Medicamentos. Independientes están Antoni Trilla García, jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clínic de Barcelona y Miguel Hernán, profesor en Harvard.

Uno de esos independientes, Antoni Trilla, ha desvelado en Catalunya Radio que nadie les consultó la decisión de levantar la hibernación de la industria. "El Gobierno español no ha consultado al comité de expertos para levantar el confinamiento total", ha declarado Trilla a la vez que abría, dicen que sin querer, la caja de los truenos. Este diario ha intentado, sin éxito, obtener su versión.

"Un Comité Científico Asesor tiene la función de dar su opinión independiente y tratar de responder las preguntas o dudas que le pueden plantear tanto los responsables técnicos como los responsables políticos, que toman las decisiones. Así es como funciona y como ha de funcionar", tuiteó después.

Las decisiones que ha ido tomando el Ejecutivo han sido, lógicamente, políticas. Unidas Podemos y sectores del Gobierno presionaron para conseguir el parón total de la industria, al que se oponían el sector económico del Ejecutivo y partidos como el PNV, socio del PSOE y muy influenciado por la industria vasca. Así, tras el enfado del PNV, que llegó a votar con el PP en el Senado, acordó que la industria vuelva a trabajar el próximo lunes. Aunque se conocían las pugnas internas, el Gobierno ha ido presentando sus decisiones como científicas.

"Las decisiones las adopta el Gobierno pero siempre basadas en la evidencia científica y en la opinión de los expertos"


Una portavoz de Sanidad ha restado importancia a la declaración de Trilla: "En cualquier caso, las decisiones las adopta el Gobierno pero siempre basadas en la evidencia científica y en la opinión de los expertos. Desde su constitución, el comité científico ha discutido y valorado la evolución de la epidemia en sus diferentes reuniones y ha dado su opinión sobre diferentes aspectos relacionados con las propuestas de medidas realizadas por el Gobierno".

El Confidencial pidió el jueves a la Secretaría de Estado de Comunicación "los marcadores" que, según Sánchez, han establecido los científicos que asesoran al Gobierno para decidir cómo se levanta el confinamiento. No hubo respuesta. En rueda de prensa, la sustituta de Fernando Simón como portavoz técnica del Ministerio de Sanidad, María José Sierra, alejó esos criterios objetivos. Señaló que la salida del confinamiento es "un proceso muy complejo". "Nadie tiene las soluciones ni los marcadores para hacerlo. Estamos trabajando con expertos en el tema, con grupos en todas las comunidades autónomas. No es algo absolutamente rígido sino que hay un montón de factores que tenemos que ir viendo".

Fuentes conocedoras de la situación explican que el Gobierno está recabando muchas opiniones, no solo de su comité de expertos, de ahí la vaga alusión continua a "los expertos" o "los científicos". Ese comité no ha elaborado ningún informe público. Así que no hay forma de saber, por ejemplo, si hay criterios objetivos para levantar el parón de la industria, algo que levanta recelos en algunos sectores epidemiológicos. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, anunció en el Congreso que pedirá las actas y los informes del comité científico. Quizá entonces lo sepamos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios