Es noticia
Menú
Los buitres de las mascarillas: pujas de 220€, robos a hospitales y laboratorios fantasma
  1. España
ventas ilegales desde el estado de alarma

Los buitres de las mascarillas: pujas de 220€, robos a hospitales y laboratorios fantasma

La escasez de mascarillas ha generado un mercado ilegal de este producto de primera necesidad en plataformas de venta y subasta online que está siendo perseguido por las Fuerzas de Seguridad

Foto: Mascarillas a la venta en plataformas online.
Mascarillas a la venta en plataformas online.

El dinero sin escrúpulos se abre camino en plena pandemia. La escasez de mascarillas ha generado un mercado negro de este producto en páginas dedicadas a la venta y subasta online de todo tipo de bienes entre particulares. Su cotización se disparó al inicio de la crisis y ha subido aún más desde que entró en vigor, el pasado domingo, el real decreto de estado de alarma, que obliga a los fabricantes, importadores y distribuidores de este bien de primera necesidad a poner todo su 'stock' a disposición de las autoridades sanitarias.

La medida ha tenido una consecuencia no deseada: la paralización de los canales de venta legales y la huida de los consumidores hacia los del contrabando. Las cajas de los modelos más básicos han pasado de costar 6 euros en una farmacia a valer más de 50 en Milanuncios, Ebay y Wallapop, entre otras plataformas. Y los de protección superior, de categoría FFP2, indicados para hacer frente al coronavirus, se podían encontrar en enero a dos o tres euros la unidad y se ofertan ahora en esas mismas plataformas a más de 15.

placeholder Mascarillas a la venta en Ebay
Mascarillas a la venta en Ebay

No solo están recurriendo a este canal pequeños oportunistas. Proliferan anuncios en los que se ofrecen cajas y lotes enteros. En la web estadounidense Ebay, especializada en subastas, se podían encontrar el jueves 200 mascarillas de tres filtros, las más sencillas, utilizadas por ejemplo por los dentistas e insuficientes para hacer frente al SARS-CoV-2, al estratosférico precio de 159 euros. También en esa página se cerró la puja de un envase de 100 mascarillas con protección FFP2 en 228 euros. Y este viernes a última hora había una subasta en curso por un paquete de cinco mascarillas básicas que alcanzaba los 10,50 euros, más gastos de envío.

Milanuncios, una de las páginas más utilizadas para la venta de productos de segunda mano, también se ha llenado de anuncios de mascarillas. Se vende sueltas o en grandes formatos. Un particular de Vigo ofrece a 350 euros máscaras profesionales que habitualmente se encuentran en el mercado por 50. Otro que asegura estar en Madrid dice en otra página de la misma web que "le sobra una mascarilla", aunque en la imagen del anuncio hay una bolsa con al menos una treintena. "Ideal para evitar infecciones por vía aérea por virus", afirma. Son de las de menor filtro pero pide 30 euros por cada una. Por su parte, un internauta de Sevilla vende cajas de 50 de baja protección a dos euros la pieza. La misma caja que estaba en las farmacias a seis euros hace seis semanas cuesta ahora 100.

Lo mismo ocurre en Wallapop, otra de las aplicaciones más extendidas para la venta entre particulares. Un usuario ofrece cajas enteras de "máscaras sanitarias desechables" de tres filtros a 50 euros y otro vende el mismo modelo por unidades a 3 euros cada una. Reclamos similares circulan por otros sitios especializados en material sanitario. Otros productos como los guantes, los termómetros de infrarrojos y los geles de hidroalcohol se encuentran en una situación parecida, aunque no llegan al nivel de las mascarillas.

placeholder Agentes de la Policía Nacional han intervenido en Madrid 19.600 mascarillas. (EFE)
Agentes de la Policía Nacional han intervenido en Madrid 19.600 mascarillas. (EFE)

Fuentes policiales señalan que, tras el decreto de alarma, este tipo de ventas están consideradas "ilegales" y recuerdan que tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil están realizando operaciones por toda España para inmovilizar mascarillas y ponerlas a disposición de los profesionales de la sanidad, que son los principales afectados por el desabastecimiento. El miércoles, el Instituto Armado intervino en Zuera (Zaragoza) 1.132 unidades que iban a ser subastadas de forma irregular en una página online. Y el jueves, la Policía Nacional aprehendió otras 19.600 unidades en dos almacenes.

Se da la circunstancia, además, de que gran parte de los ejemplares que circulan por el circuito clandestino han sido sustraídos precisamente de hospitales y centros sanitarios, explican los expertos policiales. A finales de febrero se detectó el robo de 250 cajas de mascarillas en quirófanos y varias plantas del Hospital Clínico de Valladolid. Lo mismo ocurrió días después en tres hospitales de Castilla-La Mancha. La Consejería de Sanidad de la comunidad abrió una investigación. En Málaga pillaron a un médico llevándose a su casa 300 unidades del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria. Dijo que eran para repartirlas en su pueblo. Y el Hospital Universitari Joan XXIII de Tarragona tuvo que enviar a sus trabajadores un comunicado interno para pedirles que no desaparecieran más mascarillas, tras la desaparición de varias cajas en una sola planta. Episodios idénticos se han repetido casi en toda la geografía nacional.

"Hace unas dos semanas empezó a desparecer material. Lo que se está haciendo es esconder las mascarillas, ponerlas bajo llave o encargarle a una persona que las reparta", explica un médico del Hospital General Universitario Santa Lucía de Cartagena. "Por lo que sé, está ocurriendo lo mismo en otros centros de la Región de Murcia. Además, se nota la escasez. Cuando vas a entrar en quirófano pides una y ya sabes que esa te tiene que durar todo el día. Antes no había estas restricciones, y tememos que la situación empeore, claro", admite este doctor. En otras comunidades, directamente ya no quedan y se están rediseñando los protocolos sanitarios para que los médicos sepan cómo tienen que atender a los pacientes cuando no dispongan de ese u otro material de protección.

placeholder Un hombre con mascarilla camina por la calle en Valencia. (EFE)
Un hombre con mascarilla camina por la calle en Valencia. (EFE)

La picaresca también llega a las farmacias. Distribuidores no identificados tratan de aprovechar la falta de mascarillas para colocar este producto a precio de oro en el canal tradicional de distribución. "El pasado lunes, sobre las 14 horas, recibí una llamada en el fijo de la farmacia. Preguntaron por el titular y les dije que era yo. En ese momento me explicaron que llamaban de un laboratorio que no había oído en mi vida para decirme que podían enviarme mascarillas si quería", relata una farmacéutica del área metropolitana de Valencia a preguntas de El Confidencial.

Asegura que no es el método habitual y que nunca le habían llamado por teléfono para ofrecerle un producto. "Como es imposible conseguir desde hace mes y medio, de cualquier tipo, les pregunté que modelos tenían y a qué precio. Me contestaron que tenían de las de tres filtros, de las que usan los dentistas, y que las vendías en cajas de 100 a dos euros la unidad. Me indigné y les dije que no me interesaba, que no quería engañar a la gente", cuenta esta farmacéutica, que pide mantener el anonimato porque sabe que otros colegas están recibiendo las mismas llamadas y sí están pasando por el aro para ofrecer mercancía. "Jamás me había pasado esto", asegura, antes de advertir que está empezando a haber problemas de suministro con el paracetamol y el ventolín.

Las fuentes policiales consultadas confían en que las operaciones de estos últimos días sirvan para frenar estas ventas ilegales y aprovechan para pedir a los ciudadanos "que colaboren con las autoridades sanitarias para que las mascarillas lleguen al personal sanitario, que son las que de verdad las necesitan". Sanidad también ha relajado en las últimas horas las restricciones a la importación de este producto y se espera que la medida contribuya a desactivar la especulación.

El dinero sin escrúpulos se abre camino en plena pandemia. La escasez de mascarillas ha generado un mercado negro de este producto en páginas dedicadas a la venta y subasta online de todo tipo de bienes entre particulares. Su cotización se disparó al inicio de la crisis y ha subido aún más desde que entró en vigor, el pasado domingo, el real decreto de estado de alarma, que obliga a los fabricantes, importadores y distribuidores de este bien de primera necesidad a poner todo su 'stock' a disposición de las autoridades sanitarias.

Robos Guardia Civil Venta Policía Nacional Ministerio de Sanidad
El redactor recomienda