ÁBALOS ORDENÓ A UN ASESOR QUEDARSE CON DELCY

El CNI puso una "vigilancia discreta" a Delcy mientras Fomento le buscaba vuelo de salida

El asesor de Ábalos, Koldo García Eizaguirre, estuvo toda la noche colgado del teléfono y en contacto directo con Rodríguez para encontrar un avión privado y que ella abandonara el país

Foto: El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. (EFE)
El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. (EFE)

El encuentro que mantuvieron el ministro de Transportes español, José Luis Ábalos, y la vicepresidenta del Gobierno venezolano, Delcy Rodríguez, durante la noche del 20 de enero en el aeropuerto de Barajas estuvo supervisado de cerca por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Los servicios secretos mantuvieron en todo momento una "vigilancia discreta" sobre los movimientos que hizo la número dos del Ejecutivo de Nicolás Maduro durante su estancia en el aeródromo, según ha podido saber El Confidencial.

El CNI estaba interesado en conocer si la vicepresidenta bolivariana trataba de acceder a suelo español. Una virtual decisión de Rodríguez de entrar en el espacio Schengen hubiera provocado un incidente diplomático de máximo nivel. La Unión Europea mantiene actualmente una sanción contra 25 altos cargos del Gobierno venezolano y entre ellos se encuentra la vicepresidenta. En concreto, el castigo comunitario impide a estos 25 mandatarios pisar el espacio Schengen.

Agentes de la Brigada Operativa de Apoyo, funcionarios que pertenecen a la Policía Nacional pero que operan bajo la estructura del CNI, se desplazaron hasta el aeropuerto para seguir en directo la visita con el fin de ser testigos de si esta tenía consecuencias diplomáticas o se desarrollaba con normalidad. Las labores, por lo tanto, eran en principio meramente informativas, como es habitual en este cuerpo del estado, cuya labor se centra en la recogida de datos y análisis de los mismos con el fin de ofrecer al Gobierno informes que permitan a Moncloa tomar decisiones.

Sin embargo, esa noche apareció en el aeropuerto Ábalos con su asesor de confianza, Koldo García Eizaguirre, que también ha ejercido de escolta del ministro y que no contestó a las preguntas de este diario. Ábalos es el número tres del PSOE y el hombre más cercano a presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que tiene en la ministra de Defensa y responsable política de CNI, Margarita Robles, a otra de sus colaboradoras más leales.

Delcy Rodriguez en la sede de Nueva York de Naciones Unidas el pasado 27 de septiembre. (Reuters)
Delcy Rodriguez en la sede de Nueva York de Naciones Unidas el pasado 27 de septiembre. (Reuters)

Los agentes del CNI estuvieron informados de todos los movimientos en el momento en que se producían. Desde que llegó el ministro Ábalos pasadas las once de la noche del 19 de enero para entrevistarse con Rodríguez, en un encuentro desvelado por Vozpopuli, en el avión que trajo a la dirigente hasta que la número dos de Maduro abandonó el país a la mañana siguiente. Rodríguez pasó la noche en la sala VIP del aeródromo custodiada por dos agentes de la Policía Nacional y partió a primera hora del 20 de enero en el primer avión que pudo coger, el que viajaba a Doha (Qatar), desde donde la vicepresidenta bolivariana viajó hasta Estambul.

La número dos del Gobierno venezolano tomó este vuelo porque su avión no partía hasta el mediodía y ella quería abandonar el país cuanto antes. No en vano su equipo estuvo haciendo gestiones toda la noche para coger la primera línea regular que saliera de Madrid con destino a un lugar donde no tuviera prohibido estar. Los asesores de Rodríguez incluso iniciaron trámites para contratar algún vuelo privado. Finalmente, la línea Madrid Doha fue la que eligió la delegación para trasladarse. Uno de los miembros del grupo abonó el pasaje de todos con una tarjeta de American Express.

El CNI estuvo informado vía la Brigada Operativa de Apoyo hasta el último momento en el que Rodríguez abandonó el país con todo su 'séquito' de acompañantes. La Policía comprobó uno por uno el pasaporte de todos los miembros de la delegación con el fin de detectar alguna irregularidad, pero sobre ninguno de ellos pesaba orden alguna más allá de la mencionada prohibición sobre la vicepresidenta, que no podía acceder al espacio Schengen. "Delcy en ningún momento pisó suelo español", aclaran con rotundidad las fuentes consultadas.

Koldo en busca de vuelo

La entrevista entre Rodríguez y Ábalos en el avión duró entre media hora y una hora, pero se desconoce de momento el contenido de los temas que ambos interlocutores trataron. Según ha reiterado el responsable de Transportes español en sus últimas versiones de los hechos, fue un "encuentro fortuito", ya que él iba a recoger al ministro de Turismo bolivariano, Félix Plasencia, amigo personal de Ábalos, que viajaba en el mismo avión que Delcy y que venía a Madrid para visitar la Fitur, que se celebraba esos días en la capital de España. Ábalos, de hecho, aseguró que tras departir con la mano derecha de Maduro, la dejó en manos de la Policía, dado que él no es competente para responsabilizarse de ella.

José Luis Ábalos. (EFE)
José Luis Ábalos. (EFE)

Sin embargo, los últimos datos a los que ha tenido acceso El Confidencial revelan que el ministro español de Transportes quiso controlar la estancia de Rodríguez desde que aterrizó en Barajas hasta que despegó con destino a Doha. Para hacerlo, Ábalos se valió de uno de sus principales asesores durante los últimos años, Koldo García Eizaguirre. El hombre de confianza del ministro se desplazó con él hasta el aeropuerto para acompañarle durante toda su estancia y hacer el trabajo que su jefe le encomendara. Y así ocurrió.

García Eizaguirre llegó junto al ministro pasadas las 23 horas. Luego se desplazó con Ábalos hasta el avión, que se encontraba a varios kilómetros de distancia, en un andén al que habitualmente se accede a través de autobuses. Una vez allí, subió junto al ministro al aparato, pero mientras el número tres del PSOE permaneció dentro, él abandonó la aeronave. Apenas estuvo un minuto dentro. La larga conversación entre los dos mandatarios, por lo tanto, no la presenció.

Tras el encuentro con la vicepresidenta bolivariana, que tenía una visible prisa por abandonar el país, Ábalos encomendó a García Eizaguirre que se quedara con la número dos de Maduro hasta que esta lograra irse. Durante horas, el asesor del ministro trató de buscar un vuelo privado que permitiera a Rodríguez dejar atrás el incómodo episodio. Teléfono en mano, Koldo entraba y salía de la sala VIP en la que permanecía custodiada por dos policías la número dos del Gobierno venezolano. Era necesario encontrar una aerolínea que viajara de vuelta a Caracas o hacia otro país en el que no hubiera restricciones para ella.

La prioridad era que Delcy se fuera cuanto antes de España junto a su equipo. Al final, todos partieron en el mencionado avión con destino a Qatar, al que Rodríguez subió tras ser acompañada por el camino por miembros de la Policía Nacional. El Confidencial se ha puesto en contacto con García Eizaguirre, que no ha querido hacer declaración alguna.

García Eizaguirre (nacido en Baracaldo hace 50 años) ejerce como asesor del ministro en materia de seguridad desde hace años. Ha hecho de escolta, pero también de chófer de Ábalos. El pasado 22 de noviembre, apenas una semana después de las elecciones generales, además, Koldo fue nombrado consejero de Renfe. Años atrás, fue concejal en el Ayuntamiento de Huarte (Navarra). Según publicó Navarra.com, además, fue condenado en 1995 por un delito de lesiones a dos años y cuatro meses de cárcel, pero el Gobierno le indultó. El mismo medio asegura que en 2011 volvió a ser condenado por participar en una pelea junto a un policía durante los Sanfermines a abonar 900 euros.

Su papel en la entrevista entre el ministro y Rodríguez fue desvelado por el grupo parlamentario Vox, que presentó una batería de preguntas al Gobierno después de asegurar que tenía información procedente de "testigos directos" que apuntaba a que García Eizaguirre acompañó a Ábalos durante su visita a Barajas y que trató de acceder a la "zona aire" del aeropuerto y de "auxiliar y acompañar" a la número dos de Maduro, extremo que ha confirmado ahora El Confidencial. Las preguntas de Vox, que el Gobierno tiene 20 días para contestar, cuestionan también al Ejecutivo sobre por qué García Eizaguirre, según aseguran, "presionó a miembros de la empresa Sky Valet para que el mismo avión procedente de Caracas saliera lo antes posible a Turquía".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios