DOS REGIONES A LA COLA EN LOS 'RANKINGS'

Abandono, paro juvenil y hasta amianto: el problema en Murcia y Andalucía no es el pin

La comunidad educativa ha recibido con sorpresa la medida de Vox, pues considera que hay problemas muchos más urgentes que solucionar en ambas regiones

Foto: Alumnos de primaria en Cehegín (Murcia). (EFE)
Alumnos de primaria en Cehegín (Murcia). (EFE)
Adelantado en

La polémica del llamado pin parental ha lanzado Murcia a la primera línea de la actualidad educativa. También Andalucía, donde Vox ha asegurado tener el compromiso del Gobierno andaluz para que salga adelante. Desde el punto de vista de la comunidad educativa, es irónico que tras años de reivindicaciones y quejas sea esta cuestión la que los ha puesto sobre el mapa. Porque estas dos picas se han plantado en dos de las regiones que salen peor paradas en materia de educación. Es decir, aquellas que probablemente necesitarían medidas urgentes en materia de abandono, repetición, desigualdad escolar o adquisición de competencias por parte de los alumnos. Por ello, gran parte de la comunidad educativa no entiende que el acento —y el foco mediático— se sitúe en una cuestión que no solo no es urgente o contraproducente, sino que ni siquiera estaba sobre la mesa.

Las regiones donde se ha promovido el pin son las mismas que salen peor paradas en los indicadores de rendimiento, equidad o abandono escolar

“Al final, se ha conseguido que en lugar de hablar de un marco de recuperación de derechos, que es lo que necesitamos, se hable de esto”, lamenta Ángel I. Hernández, profesor y presidente de Aidmur (Asociación de Interinos Docentes de la Región de Murcia). “La situación de la educación pública es bastante mala, una de las peores de España, y se han inventado esto de forma totalmente artificial porque no era la reivindicación de ningún colectivo de familias, alumnos o profesorado”. Como añade Javier Sánchez Serna, actual diputado por Murcia de Unidas Podemos y antiguo profesor interino de Filosofía en la región, “es una de las que menos gastan por estudiante, donde la tasa de rendimiento es más baja y menor es la matriculación de cero a tres años”.

“Los indicadores son muy contundentes”, explica Álvaro Ferrer, responsable de Equidad Educativa de Save the Children. “Murcia sale muy mal tanto en calidad como en equidad del sistema educativo”. Peores aún suelen ser los resultados de Andalucía, donde el pasado año el tripartito PP-Ciudadanos-Vox arrebató el poder al PSOE tras 40 años en el poder. La diferencia es que mientras Andalucía suele aparecer con más frecuencia en los medios, “Murcia es una comunidad autónoma pequeña que pasa desapercibida porque suele ser la tercera o cuarta peor”, en palabras de Ferrer.

“Murcia es la tercera comunidad con mayor abandono escolar, y de eso no se habla”, lamenta Iván García, presidente de Femae (Federación Murciana de Asociaciones de Estudiantes), una de las más activas a la hora de combatir el conocido como pin parental desde que se propusiese el año pasado. “Murcia es una de las regiones donde más repiten los estudiantes de menos de 25 años, y tampoco se habla. No son datos para estar orgullosos, y el pin parental desde luego no es una propuesta que ayude a solucionar esto”.

Murcia y Andalucía son, además, dos de las regiones con mayor paro juvenil de España. La media nacional de parados menores de 25 años se encontraba en el 31,68% en el tercer trimestre de 2019. Andalucía asciende hasta el 43,7%, mientras que Murcia se sitúa un poco mejor, con un 32,16%, pero se trata de “empleo de una alta temporalidad, estacional”, como explica García.

Tenemos alumnos inmigrantes que entran en la ESO sin saber una palabra del idioma y no disponemos de recursos para ayudarlos

En su opinión, uno de los grandes deberes es proporcionar recursos a la Formación Profesional, que aún sigue siendo considerada como una alternativa para 'casos perdidos', lo que permitiría solucionar el problema de empleo de una de las regiones más jóvenes de España.

Uno de cada cuatro solo tiene la ESO

Ferrer publicó este fin de semana un tuit en el que llamaba la atención sobre algunas de las prioridades urgentes en la región. Por ejemplo, resaltaba, es la tercera menos equitativa por origen social. “En otras palabras, donde más impacta tu origen social”, explica Ferrer. “En Murcia, un pobre tiene más posibilidades de sacar malas notas que en otras regiones de España”.

Un ejemplo cotidiano que refleja esta situación lo cuenta a este periódico Ángeles Martínez, directora del IES San Isidoro de Cartagena. Tan cotidiano, que acaba de abordarlo antes de responder al teléfono. “Ahora mismo tenemos que ver qué hacemos con los alumnos de incorporación tardía, muchos de los cuales son inmigrantes que no conocen el idioma”, narra. “Imagínate a niños de 16 o 17 años en cuarto de ESO que no conocen una palabra en español y que entran en los centros sin que sean capaces de atenderlos porque no hay recursos”.

Dos de las magnitudes en las que mejor se refleja esta desigualdad es en la repetición de curso y en el abandono escolar prematuro. Murcia es la tercera comunidad donde más alumnos han repetido al menos un curso antes de cumplir los 15 años, tan solo superada por Extremadura y Canarias. Andalucía es la sexta. Respecto al abandono, Murcia se sitúa en cabeza junto a Baleares, con un 24,1%. Como recuerda Serna, “eso quiere decir que uno de cada cuatro tiene solo la ESO”. Andalucía aparece inmediatamente después, con un 21,9% de abandono.

He visto cómo en algunos colegios se pedía dinero a los profesores para comprar ventiladores para el calor

Lo llamativo para el sector educativo es que un acuerdo de presupuestos como el que ha firmado Vox sí podría contemplar destinar más recursos a los centros educativos. Sin embargo, ha decidido centrarse en cuestiones ideológicas. “La concertada tiene cada vez más ventajas y la pública está abandonada, como ha ocurrido con otras comunidades donde el PP gobierna desde hace mucho”, lamenta José Castelló, que fue profesor de Historia del IES María Cegarra en La Unión antes de jubilarse. Murcia es un caso excepcional, al tener 27 centros con la etapa de Bachillerato concertada.

El caso de Andalucía es ligeramente distinto políticamente por su larga tradición socialista, pues es una de las regiones que menos dinero han destinado a los conciertos. Murcia, sin embargo, ha reforzado la privada. “El Gobierno regional está en una huida hacia delante, porque lleva mucho tiempo desmantelando la escuela pública, y este es el último paso”, lamenta Sánchez Serna en referencia a Murcia, donde recuerda que, por ejemplo, la semana pasada se descubrió que se ha cesado a profesores interinos que cubrían bajas por maternidad o paternidad durante Navidad.

El fracaso de PISA

Los resultados de PISA 2018 publicados el pasado año sitúan ambas regiones en los últimos peldaños de los 'rankings' nacionales. Andalucía obtiene 471 puntos en Ciencia, por ejemplo, tan solo por delante de Islas Canarias o Melilla. Murcia consiguió 479, cinco menos que en la oleada anterior, y lejos tanto de la medias española y de la OCDE, que se encuentran respectivamente en 483 y 489.

La situación no cambia demasiado en Matemáticas. Una vez más, Andalucía se sitúa en los puestos más bajos, con 467 puntos, rebasando únicamente a Islas Canarias y Melilla, y aunque Murcia sí supera a sus vecinos (474 puntos), la Comunidad Valenciana y Extremadura, remontando poco a poco sus malos resultados, aún queda muy lejos de otras regiones.

“Es una pena que se hable de medidas que pueden llegar a ser negativas y no de otras que serían necesarias, como el acceso a la educación de cero a tres años”, explica Ferrer. También en este aspecto, Murcia aparece situada en el tercer puesto a la cola respecto de la accesibilidad a la educación en dicha franja de edad, algo que, como recuerda Serna, se ha planteado en la subcomisión del Pacto Educativo como una de las prioridades para el posterior éxito del estudiante.

Más allá del dato

Las frías estadísticas ocultan también realidades cotidianas precarias, tal vez más difíciles de medir pero que impactan directamente en la calidad de la educación y en el bienestar de los estudiantes. Por ejemplo, infraestructuras ruinosas. Como recuerda Hernández, Murcia es una de las regiones con centros más envejecidos de España, lo que se traduce en “barracones y centros sin aclimatar”. Junio y septiembre son dos meses críticos debido a las altas temperaturas de la región: Sánchez Serna explica haber visto en su etapa como profesor cómo las AMPA pedían a los profesores una pequeña contribución para adquirir ventiladores para la clase.

Los interinos aún esperan que se les pague la deuda pendiente de los veranos de 2012 a 2015

Eso, y el amianto. Hay 134 centros educativos en toda la región con fibrocemento bajo los tejados. Si bien la consejería se comprometió a su retirada, Serna asegura que tan solo cinco han sido reformados. La mayoría han visto cómo se retrasaba hasta verano de este año debido a la resolución de problemas administrativos. Es el lado más visible de un envejecimiento de las infraestructuras que, como explica Ángeles Martínez, provoca que en algunos centros no se puedan reformar baños que no están construidos bajo la normativa vigente y tienen ya casi 40 años de antigüedad.

“La realidad es que en Murcia nunca se han revertido los recortes de la era Wert”, lamenta Sánchez Serna. El pasado mes de febrero, se aprobó en el Congreso de los Diputados la ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia con el objetivo de revertir dicha situación, pero algunas regiones no han cumplido con sus compromisos respecto a ratios o el número de horas lectivas de los docentes, explica Hernández: “Se han negado a bajar las horas lectivas, las ratios, y se sigue sin sustituir al profesorado a los 10 días”. Otra gran reivindicación de Aidmur es conseguir que por fin se pague la deuda pendiente con los interinos contraída entre los veranos de 2012 a 2015, ratificada por el Tribunal Supremo.

Un laberinto de reivindicaciones prácticas donde el supuesto veto parental suena a una nota discordante. Hay soluciones, claro, también para mejorar el rendimiento educativo. Por ejemplo, concluye Ferrer, fijarse en programas como el PROA, que ha convertido regiones rezagadas como Galicia en el gran éxito de la última edición de PISA. Para ello, habría que mantener el apoyo y el refuerzo extraescolares. Una vía para sacar adelante estas regiones en desventaja mientras el resto del país se enreda en la penúltima guerra cultural.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios