El candidato encarrila su reelección

El Gobierno esperará al 'consell' de ERC y apunta a una investidura el 7 o el 10 de enero

Salvo sorpresa de última hora, Sánchez no recibirá la confianza del Congreso antes de Reyes. La fecha más probable es la de un debate que arranque el sábado 4 y concluya después del festivo

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan tras firmar su acuerdo programático de coalición, este 30 de diciembre en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan tras firmar su acuerdo programático de coalición, este 30 de diciembre en el Congreso. (EFE)

Falta afinar, pulir algo más. Pero Pedro Sánchez ya toca su investidura con la punta de los dedos. Le quedarían apenas unos días como presidente en funciones. Pero antes de promover un pleno para el 2 de enero, que no tuviera la garantía de que el 'consell nacional' de ERC decide la abstención, prefiere asegurarse. De ahí que en la Moncloa ya asuman que la reelección de su líder llegará el martes 7 de enero —la fecha ahora mismo "más probable"— o el viernes 10. En todo caso, ya será después de Reyes.

Los socialistas trabajaban a fondo para que la investidura de Sánchez pudiera materializarse antes del 6 de enero, después de que hubiera sido imposible antes de Nochebuena y antes de Nochevieja. Era la siguiente meta volante. Pero, de nuevo, ERC optó por hacerles sufrir. El pasado domingo, cuando el acuerdo entre las dos fuerzas parecía inminente, los de Oriol Junqueras frenaron. Advirtieron de que su 'consell nacional', su máximo órgano, y cuyo pronunciamiento es "imprescindible" para fijar el sentido del voto, no se reuniría antes de fin de año. Ya ese mensaje complicaba la posibilidad de una investidura antes de Reyes.

Los republicanos se ratificaron en su calendario este lunes, en la reunión de su ejecutiva. Marta Vilalta, la portavoz del partido y secretaria general adjunta, dio por concluidas las negociaciones con el PSOE y anunció la convocatoria de su 'consell nacional' para el jueves 2 de enero. No adelantó la abstención, aunque sí reconoció que la cúpula apuesta por "aprovechar la oportunidad" y "dar confianza" a Sánchez. "Somos escépticos y no queremos ser ingenuos, nos cuesta creer en este PSOE y en el Gobierno, pero creemos que es una oportunidad para el independentismo que queremos aprovechar, que tenemos la obligación de intentar aprovechar. Vale la pena intentarlo", afirmó la dirigente, sin dar a conocer el contenido concreto del acuerdo sellado con el PSOE, que se presentará al órgano el mismo día 2 y que contiene una mesa de negociación entre gobiernos, como ERC había demandado.

Tras escuchar a Marta Vilalta, desde el Gobierno reconocían que era "muy difícil" arrancar el pleno el 2. El PSOE prefiere no jugársela y no meter presión


Tras conocerse la decisión de la dirección republicana, fuentes del equipo de Sánchez en la Moncloa reconocían a El Confidencial que era ya "muy difícil" programar el arranque del debate para el 2 de enero, que habría supuesto que el candidato hubiera salido investido el domingo 5 en segunda votación, por mayoría simple. El Gobierno, como ya indicaban fuentes de la negociación horas antes, se inclina por dejar respirar a ERC. Esto es, esperar a que el 'consell nacional' hable y decida. No jugársela convocando la sesión con antelación. Si algo han demostrado estas dificilísimas conversaciones entre los dos partidos es que los de Junqueras son hipersensibles a la presión. También fuentes de Unidas Podemos señalaban que veían más razonable aguardar al pronunciamiento final de la formación independentista.

165 síes por ahora

Así, fuentes del Ejecutivo en funciones apuntaban que, "aunque la decisión no está tomada", "lo más probable" es que la investidura cristalice el 7 de enero. Es decir, esto supondría que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, convocase el pleno el 3 de enero para que arrancase el sábado 4. La primera votación, en la que se requiere mayoría absoluta, se produciría el domingo 5, y la última vuelta y la definitiva, en la que bastan más síes que noes, el martes 7. Ello salvaría la Pascua Militar, el 6 de enero, el solemne acto castrense con el que se inicia el año militar, que preside el Rey y al que acuden los ministros de Defensa e Interior. Sánchez, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska estarán en el Palacio Real, pero aún como Ejecutivo en funciones.

En el Ejecutivo en funciones no ven obstáculo a que el pleno arranque en fin de semana y aún en fiestas. "Es urgente" que haya Gobierno ya, subrayan

La otra alternativa es que todo el proceso se lleve a después de Reyes. Esto supondría que el debate comenzase el martes 7, siguiera el miércoles 8 y culminara 48 horas después, con la segunda votación, el viernes 10.

El Gobierno esperará al 'consell' de ERC y apunta a una investidura el 7 o el 10 de enero

En el equipo de Sánchez no ven obstáculo a que el pleno comience en fin de semana y en la recta final de las fiestas navideñas. Consideran que la prioridad es que haya Gobierno "cuanto antes". "Es urgente ya", razonan. De cualquier modo, la decisión no se adoptará hasta que hable ERC, de manera que aún quedan unos días de margen para estudiar el calendario. Lo que está ya más que claro es que la investidura es inminente. Todo ya está más encarrilado. Ya hay programa de gobierno con Unidas Podemos firmado, hay entente también con el PNV y con Más País-Equo y el Partido Regionalista de Cantabria. 165 apoyos, por ahora. También la abstención de EH Bildu está a punto de caramelo, a la espera de que sus bases confirmen la postura de la dirección. Pero el actor que falta es ERC. Sin ella, no hay investidura. Pero Sánchez se sitúa ya, salvo sustos de última hora, en el esprint final.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios