CS NO RESPALDARÁ UN PACTO PSOE-UNIDAS PODEMOS

Arrimadas: "Si Sánchez quiere rectificar y abre la puerta, el PP se tendrá que sentar"

La portavoz de Ciudadanos insiste en la vía de los 221 escaños (PSOE-PP-Cs) y deja claro que si Sánchez se decide a romper el acuerdo con Podemos existe una alternativa

Foto: Pedro Sánchez, junto a Inés Arrimadas. (EFE)
Pedro Sánchez, junto a Inés Arrimadas. (EFE)

Inés Arrimadas acudió a su primera reunión con el presidente en funciones defendiendo una propuesta alternativa al pacto PSOE-Unidas Podemos. Como avanzó este diario, la portavoz de Ciudadanos entregó un documento a Pedro Sánchez con las bases de la vía de los 221 escaños, esa propuesta por la que apuestan los naranjas desde hace semanas que se sustentaría en un acuerdo entre socialistas, populares y naranjas. La aspirante a liderar Ciudadanos dejó claro que sus diez diputados no servirán para facilitar un Gobierno de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, pero insistió en que hay otra opción.

“Como no quiero un Gobierno del insomnio, hago una propuesta constitucionalista porque tenemos la obligación moral de intentar buscar un acuerdo alternativo”, lanzó. “La clave está en que si Sánchez quiere rectificar y rectifica, tendrá una vía abierta. Y estoy segura de que si lo hace el PP se sentará a negociar”, aseguró Arrimadas poco después de que Pablo Casado dejara claro que su partido no comparte la ‘vía Arrimadas’. La portavoz naranja, sin embargo, se mostró convencida de que si el “acuerdo Frankenstein” fracasa —“porque aún no lo tiene cerrado” insistió— “se podría abrir una oportunidad”.


Las bases de "la vía de los 221"

A las once de la mañana empezó la reunión. El gran objetivo que perseguía la dirigente naranja era escenificar que existe una vía alternativa al pacto de PSOE y Unidas Podemos, que requiere necesariamente del apoyo de los independentistas de ERC.

Arrimadas: "Si Sánchez quiere rectificar y abre la puerta, el PP se tendrá que sentar"

Arrimadas entregó un documento al presidente en funciones con las bases del acuerdo bautizado como “los 221 escaños”, dejando claro que su propuesta era un acuerdo de legislatura. Serviría para poner en marcha un Gobierno socialista en solitario y “dar estabilidad” a España. En concreto, la portavoz parlamentaria naranja planteó que “los pactos, los Presupuestos y las principales leyes se negocien entre grupos constitucionalistas” para evitar “que el futuro quede en manos de nacionalistas y populistas”.

Dicho de otra manera, más allá de la investidura de Sánchez, lo que propuso la portavoz parlamentaria naranja es que el acuerdo de los 221 imperara a la hora de pactar las cuentas públicas y las grandes reformas de la legislatura. Entre las bases del acuerdo que propuso Arrimadas estuvo el cumplimiento con los objetivos presupuestarios acordados con la UE y la garantía de que no habrá subida de impuestos a la clase media y a los autónomos. No habla, en todo caso, de que se produzca una bajada de impuestos.

Arrimadas también trasladó al socialista una de las grandes reivindicaciones de su partido: que el acuerdo incluya una reforma de la ley electoral, “para dotar a España de uno más justo y proporcional”, insistiendo en un corte electoral por debajo del cual no se podrá obtener representación en el Congreso de los Diputados. Esta propuesta es una de las más repetidas por el partido naranja, que entiende que las formaciones nacionalistas consiguen una sobrerrepresentación gracias a la ley actual. Tras el 10-N, por ejemplo, ERC es quinta fuerza en el Parlamento (incluso por delante de Ciudadanos) con 13 diputados y apenas el 3,61% del voto. Ciudadanos, por su parte, se quedó con 10 escaños a pesar de que obtuvo el 6,79% de los sufragios en toda España.

Por otra parte, la portavoz naranja también trasladó a Sánchez la necesidad urgente de aprobar un Pacto Nacional por la Educación (que ta fracasó en la anterior legislatura larga, la que nación tras el 26-J). Ciudadanos insistió ante el presidente en funciones de que la batalla partidista tiene que quedar fuera de esta materia, y recalcará el objetivo de asegurar la igualdad de oportunidades en todo el país.

La denominada también ‘vía Arrimadas’ (una propuesta que pasa necesariamente por que Sánchez rompa su preacuerdo de Gobierno con Pablo Iglesias) necesita el respaldo de los populares, que hasta ahora niegan que sea una opción. Casado se reunió con el socialista esta mañana durante 40 minutos y a su término dejó claro que el partido que preside no está, al menos por ahora, en esa vía. El objetivo que persiguen en Ciudadanos es que cale la idea de que una alternativa es posible. De hecho, lo que realmente persigue la portavoz pasa por que Sánchez acepte una reunión a tres y haya una escenificación de que existe otra vía.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios