Tres preguntas para un asesinato

La hora, el arma y el tiempo de sangrado decidirán el veredicto del juicio de la CAM

Incomunicados y custodiados por agentes de la Policía, los nueve jurados deben decidir sobre la culpabilidad o la inocencia de Miguel López, acusado y yerno de la víctima

Foto: Comienzan las deliberaciones del jurado por el crimen de la viuda del expresiente de la CAM. (EFE)
Comienzan las deliberaciones del jurado por el crimen de la viuda del expresiente de la CAM. (EFE)

Doce preguntas en total, pero solo tres fácticamente decisivas. Las seis mujeres y tres hombres que decidirán el veredicto en el juicio por el asesinato de la viuda del expresidente de la CAM ya saben qué tres cuestiones van a decidir el veredicto sobre si el acusado disparó o no a su suegra. Tres preguntas dobles que recogen tanto las tesis de las acusaciones como las de la defensa sobre los hechos nucleares del crimen: la hora, el arma y el tiempo de sangrado de la víctima, que falleció en torno a las 19:00 del viernes 9 de diciembre de 2016 en un lavadero de coches propiedad de su familia en Alicante, de dos disparos en la cabeza.

Según fuentes presentes en la audiencia a puerta cerrada donde se han decidido las preguntas, lo primero que los jurados tendrán que responder es si a María del Carmen Martínez la disparó su yerno, quien dirigía el concesionario donde tuvo lugar el crimen. ¿Consideran probado que Miguel López disparó a las 18:25 a María del Carmen Martínez en el lavadero de Novocar, nada más llegar ella a las instalaciones?, según sostienen las acusaciones. A esa primera pregunta de las acusaciones, la defensa ha opuesto dos: ¿consideran probado que Miguel López recibió a su suegra, le dio las llaves del vehículo, se quedó hablando con sus trabajadores y aparece en una grabación abandonando el concesionario a las 18:38? Y, luego, ¿consideran probado que los disparos los realizó un varón desconocido sobre las 18:55?

Mientras instruía a los miembros del jurado sobre cómo deben razonar para llegar a una conclusión válida, la magistrada presidenta resumió esas cuestiones en una sola: ¿disparó el acusado a su suegra? Pero a esa cuestión nuclear se añaden otras dos también esenciales: ¿consideran probado que los disparos los realizó el acusado con un arma sin licencia? O, al contrario, ¿consideran que como Miguel López no fue quien disparó, no utilizó ningún arma sin licencia?

La tercera de las cuestiones fácticas afecta a la causa de la muerte y el tiempo de sangrado: ¿la víctima murió como consecuencia de que los disparos le produjeron 'shock' hipovolémico, que la llevó a morir lentamente? ¿O murió, además de por el 'shock' hipovolémico que le produjeron los disparos, por asfixia? Todas las demás, hasta un total de 12, solo podrán responderse en un sentido que vendrá determinado por estas tres cuestiones esenciales, porque o bien las resumen (si se ha probado o no la culpabilidad) o afectan a la calificación del delito, o al agravante de parentesco.

Incomunicados y custodiados por agentes de la Policía Nacional, como es preceptivo, los nueve jurados deben decidir sobre la culpabilidad o la inocencia de Miguel López, acusado y yerno de la víctima, que podría ser condenado hasta a 24 años de cárcel por asesinato y tenencia ilícita de armas. Su defensa pidió la absolución en la última sesión del juicio celebrada este miércoles. El veredicto puede llegar en cualquier momento, pero es improbable que lo haga antes de este viernes 8 de noviembre. Si el sábado no hubieran alcanzado un veredicto, la magistrada podría intervenir para ayudarles a resolver dudas y desbloquear la situación. Las deliberaciones son secretas, de ahí que los jurados no puedan tener su teléfono móvil con ellos.

La primera propuesta de la magistrada contenía varias decenas de preguntas, que iban al detalle de cada indicio, los contraindicios, etc. Los planes de la magistrada que preside el tribunal, quien este miércoles expresó su deseo de que los jurados tuvieran el objeto del veredicto a las 12 del mediodía, se han torcido en cuanto las partes han recibido su propuesta de cuestionario. Las acusaciones y la defensa han tardado cuatro horas en conciliar la pertinencia, el redactado y el número final de preguntas. Y se han reducido a una docena.

Antes de responder, los jurados deberán deliberar teniendo en cuenta el conjunto de las cuestiones. Luego, responderlas una a una, y motivar sucintamente el hecho que consideran probado, en función de qué indicio, puesto que no hay pruebas directas del crimen, y con base en qué prueba consideran probado cada indicio. El procedimiento refleja que, más allá de decidir sobre la culpabilidad o inocencia del acusado, el tribunal de jurado debe trazar fácticamente el razonamiento que conduce a sus miembros hasta el veredicto. Todas las respuestas que perjudiquen al acusado necesitarán que al menos siete votos las respalden, mientras que las que le favorezcan solo necesitarán cinco. Así también con la respuesta decisiva: para un veredicto de culpabilidad, se necesitarían siete votos que lo respalden, mientras que para uno de inocencia, bastaría con cinco votos que consideren 'no culpable' al acusado.

Una vez que comuniquen que han alcanzado un veredicto, la magistrada lo revisará para comprobar que cumplen con las exigencias legales. Si estuviera insuficientemente motivado, o contuviera errores, podría determinar la devolución del acta y habría que rehacerlo. No hay tiempo marcado, pero de momento, los jurados se han traído maleta por si tuvieran que pasar la noche en un hotel de la ciudad. En la sala de deliberación tienen servicio de cáterin.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios