El interrogatorio será el martes 15

El pueblo contra el pijo: arranca el juicio por el asesinato de la viuda de la CAM

Tras dos años de investigación, en el escrito de acusación que presentó el abogado del hijo acusando a su cuñado del asesinato, no aparecen indicios incriminatorios

Foto: Miguel López, investigado como presunto autor del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez. (EFE)
Miguel López, investigado como presunto autor del asesinato de su suegra, María del Carmen Martínez. (EFE)

La suerte de Miguel López, 52 años, parecía echada desde la cuna. Hijo de buena familia, colegio privado, licenciado en empresariales, casado con una farmacéutica de carrera y gerente de un negocio de compraventa de coches con 100.000 euros de sueldo al año, López llevaba con su mujer y sus tres hijos una vida soleada en Alicante. En el horizonte, la multinacional transatlántica propiedad de su familia política, herederos del expresidente de la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Vicente Sala, facturó 240 millones de euros en 2016. En otoño de ese año, él recibió además dos millones de euros como herencia de su familia de origen. Sin embargo, el 9 de diciembre su suegra, María del Carmen Martínez, viuda de 72 años, fue asesinada en el establecimiento familiar de compraventa de coches que él regentaba y su fortuna se volvió trágica. Acusado del asesinato, el fiscal y su cuñado, el primogénito de los Sala Martínez, piden para él 24 años de cárcel en el juicio con jurado que empieza mañana.

Las tres hijas del matrimonio Sala Martínez, incluida la esposa de López, defienden su inocencia. La tarea de los nueve jurados no será fácil, porque el caso tiene todos los ingredientes que cualquier guionista querría para una serie basada en hechos reales, un crimen por resolver y una multimillonaria herencia en juego, pero carece de pruebas materiales en un sentido u otro en el camino de la cárcel. El relato acusatorio, tanto el del fiscal como el que representa al hijo varón, pivota sobre la guerra por el control de las empresas que dividía a la familia cuando tuvo lugar el asesinato como móvil y explicación del crimen. La defensa sostiene que López vivía al margen del conflicto empresarial y que además él y su mujer tienen separación de bienes. "No hay pruebas porque no ha sido Miguel", según su escrito de conclusiones provisionales.

Miguel López, yerno de la viuda del expresidente de Caja Mediterráneo (CAM) Vicente Sala (centro). (EFE)
Miguel López, yerno de la viuda del expresidente de Caja Mediterráneo (CAM) Vicente Sala (centro). (EFE)

El escrito de la Fiscalía es una sola frase de 240 palabras, a diez palabras por año de cárcel. Como en el modelo francés de la 'phrase unique', pero aquí el fiscal, José Llort, ha casi copiado y pegado la misma frase que ya escribió en febrero de 2017, después de la detención de López y de que se levantara el secreto de sumario. La técnica del fiscal refleja por lo demás un hecho: ninguna de las diligencias practicadas en sede judicial durante la instrucción —y tras la salida de López de la cárcel, donde estuvo 40 días— han añadido nada sustancial a la tesis inicial de la policía.

"Miguel ha pasado los peores años de su vida, acusado del crimen nada más y nada menos que de un familiar, siendo inocente"

El fiscal Llort sostiene que "sobre las 18.25 horas del día 9 de diciembre de 2016, el acusado, mayor de edad y sin antecedentes penales, en ejecución de un plan previamente trazado, con la excusa de entregar el vehículo matrícula 8585FLM a su suegra María del Carmen Martínez López", le disparó dos tiros en la cabeza y se marchó a casa. Y que la muerte se produjo "en torno a las 19 horas del mismo día". Cuando recibió la llamada de pánico de uno de los trabajadores que primero atendió a la víctima, Miguel López estaba en el chalé de una de sus cuñadas.

Tras dos años de investigación, en el escrito de acusación que presentó el abogado del hijo acusando a su cuñado del asesinato, no aparecen indicios incriminatorios posteriores al momento del asesinato. El escrito de la acusación particular recrea dramáticamente la división familiar ("una batalla feroz contra la futura víctima"), psicológicamente al sospechoso ("el antagonista" que "siente un profundo desprecio" por su suegra, por considerarla "déspota", "tacaña" y "clasista") y retrospectivamente los acontecimientos que conducen, supuestamente, al crimen.

De hecho, el análisis del único vestigio del asesinato citado por el abogado del hijo, los dos "proyectiles disparados (calibre 9x21mm)" y recogidos junto al Porsche Cayenne de la víctima, favoreció al acusado: el ADN recuperado de uno de los casquillos no es de López ni de ninguna de otras 38 personas, entre trabajadores, sanitarios, policías y comisión judicial, que pisaron la escena del crimen. La defensa de López alega que eso es una evidencia más de que si inocencia. "Miguel ha pasado los peores años de su vida, acusado del crimen nada más y nada menos que de un familiar, siendo inocente", añadía.

La Policía durante la inspección ocular  en el concesionario de coches de Alicante, Novocar. (EFE)
La Policía durante la inspección ocular en el concesionario de coches de Alicante, Novocar. (EFE)

Cuando el juez decidió sentarlo en el banquillo, el mismo juez instructor que primero lo había enviado a prisión y luego lo dejó en libertad bajo fianza, consideró sin embargo que persistían "elementos indiciarios suficientes" para juzgarlo. Además del supuesto móvil del crimen, el instructor reiteró las "lagunas e incongruencias apreciadas en las declaraciones del acusado respecto de sus movimientos posteriores a abandonar el lugar de los hechos" y registrados "en la video grabación de las cámaras de seguridad, tanto en la inicial detención ante su vivienda, como en el posterior acceso al domicilio de su cuñada a un paso que se puede ver rápido o de carrera", según su auto. El visionado de esas grabaciones será uno de los momentos interesantes del juicio.

El mismo lunes, tras la constitución del jurado y la lectura ya en audiencia pública de las conclusiones provisionales de defensa y acusaciones, los miembros del jurado se desplazarán a Novocar, el establecimiento donde tuvo lugar el crimen, actualmente cerrado, para una inspección ocular. El interrogatorio del acusado, que fuera de la comisaría y el juzgado ha guardado silencio, está previsto el martes 15 por la mañana.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios