LOS EXPERTOS AFIRMAN QUE "HABRÁ POLARIZACIÓN"

Sánchez abre campaña con la exhumación de Franco y dos beneficiados: PSOE y Vox

Los expertos coinciden en que la histórica jornada, con un proceso emitido en directo en televisiones y periódicos, puede contribuir a una mayor polarización entre ambos partidos

Foto: La familia Franco, portando el ataúd tras la exhumación del dictador. (Reuters)
La familia Franco, portando el ataúd tras la exhumación del dictador. (Reuters)

La exhumación de Francisco Franco y el traslado de sus restos desde el Valle de los Caídos al cementerio de Mingorrubio se consumó este jueves, en una jornada calificada ya como histórica y tras más de un año de batallas judiciales y políticas. El dictador abandonó casi 44 años después Cuelgamuros, a hombros de sus familiares, y desde la pasada tarde descansa en el camposanto municipal del distrito de El Pardo, al que llegó en un helicóptero del Ejército del Aire.

Sánchez abre campaña con la exhumación de Franco y dos beneficiados: PSOE y Vox

Aunque el Gobierno de Pedro Sánchez siempre insistió en que sería un proceso marcado por la "sobriedad, discreción y dignidad" —en el interior de la basílica donde se llevó a cabo el proceso, no hubo ningún medio de comunicación ni estuvieron permitidos los teléfonos móviles—, la realidad es que todos los ciudadanos pudieron asistir a una retransmisión casi en directo(de la mano de Televisión Española y la Agencia EFE, los dos medios públicos con autorización para grabar en la explanada principal del Valle, y del total de 500 profesionales de 150 medios que estaban acreditados en los dos lugares clave de la jornada.

Lo que está ahora por ver es cómo afectará el acontecimiento a la campaña electoral y, sobre todo, al resultado del 10-N. Es decir, cuáles serán los efectos reales, y quiénes podrían ser los beneficiados o perjudicados de una cuestión tan simbólica. Lo que para el presidente del Gobierno en funciones supone "poner fin a un agravio para la propia democracia española", para otros (PP y Ciudadanos) ha sido también un acto electoralista a dos semanas de las generales. Y no solo eso: hay grupos parlamentarios que reprochan al Ejecutivo socialista una mala gestión que podría haber desembocado, a su juicio, en "enaltecimiento del franquismo". Es el caso de ERC, Junts per Catalunya y EH Bildu, que ya han solicitado la comparecencia de la ministra de Justicia, para conocer las medidas que tomará el Gobierno frente a la exaltación mostrada por los familiares del dictador durante la exhumación y la inhumación.

Los nacionalistas vascos también se mostraron "molestos" con lo ocurrido. Se refieren, fundamentalmente, a que los miembros de la familia Franco portaran una bandera preconstitucional a la basílica de Cuelgamuros (no la extendieron sobre el féretro original como habrían deseado tras las serias advertencias del Ejecutivo, aunque después la exhibieron en Mingorrubio), o a que el ataúd apareciera con una corona fúnebre sobre un estandarte con el escudo del Ducado de Franco sobre la Laureada de San Fernando (máxima distinción militar) y cinco rosas —referencia falangista—. De hecho, todos ellos llegaron a gritar "¡Viva Franco!" en presencia de Delgado.

Franco, en la agenda del 10-N

En lo que respecta al 10-N, los expertos en comunicación política consultados por este diario coinciden en líneas generales: la jornada contribuirá a la polarización entre PSOE y Vox, al menos, por el momento. A pesar de que la precampaña se dio por comenzada en septiembre, cuando se confirmó la disolución de las Cortes, la cita electoral está cada vez más cerca y la exhumación podría convertirse en uno de los grandes temas en esta recta final. De hecho, la politóloga y presidenta de Acop, Verónica Fumanal, da por seguro que el 'streaming' de la exhumación "puede ayudar a ponerlo de lleno en la agenda mediática", y no tiene dudas de que "polariza a los votantes del PSOE y Vox".

La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado; el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. (EFE)
La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado; el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, y el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. (EFE)

A pesar del enorme dispositivo mediático, Fumanal considera que los socialistas "podrán contar entre sus servicios a la democracia la exhumación del dictador, una reivindicación tradicional de la izquierda". Lo que tiene claro, continúa, es que los grandes 'perdedores' son Unidas Podemos, PP y Ciudadanos. "Los dos últimos observaron que sus críticas favorecían a Vox y se han quedado al margen. Las críticas al Gobierno, igual que las de Podemos, demuestran el poco rédito que obtienen de esta operación", asegura.

En esa misma línea, el politólogo y CEO de Redlines, César Calderón, da por hecho que si el acontecimiento tiene un efecto importante será en el bloque conservador: "La impúdica ocupación del 'prime time' por parte de la familia del dictador, la exhibición obscena de símbolos preconstitucionales y la exacerbación de mensajes políticos ultras solo pueden tener a Vox como beneficiario", asegura.

Aun así, Calderón considera que es "pronto" para evaluar los efectos que la jornada tendrá en la campaña, "dado lo excesivo del evento". Sí cree que tendrá menos impacto en el voto de la izquierda, exactamente igual que Luis Tejero, consultor de asuntos públicos de MAS Consulting, que apunta a que el traslado de los restos del dictador era una "decisión descontada" que ya esperaban los votantes de la izquierda, especialmente del PSOE.

Sánchez abre campaña con la exhumación de Franco y dos beneficiados: PSOE y Vox

"Resultaría sorprendente que se convirtiera en un factor decisivo para inclinar la balanza electoral", insiste Tejero. En lo que respecta a los socialistas, sí ve que podría "reforzar" a los que estaban convencidos de apoyar a Sánchez por cumplir con su palabra en algo tan simbólico. También Pablo Simón, politólogo y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, entiende que se trata de una promesa cumplida "que permitirá a Sánchez sacar pecho" y que, frente a la crisis en Cataluña (un tema que no beneficia al partido del Gobierno), "da algo de oxígeno al Ejecutivo".

Por otra parte, Luis Tejero advierte, igual que otros expertos consultados, de que PP, Ciudadanos y Podemos se confunden si solo aportan críticas al debate. "Las campañas electorales son una lucha de agendas, y cuanto más hablas de los temas de tu adversario, menos hablas de los tuyos. Esta cuestión interesa más al PSOE por estar al frente del Gobierno", asegura, como podría interesar a Vox si consigue capitalizar a electores del bloque de la derecha gracias a su firmeza.

Calderón pone el acento también en esta cuestión: la disputa del voto que pueda producirse entre PP y Vox, "una de las claves de las próximas elecciones", entendiendo que el traslado del cadáver del dictador alimentará el voto a la formación de Abascal, "dificultando el crecimiento del PP" que, en estos momentos, parece una tendencia en todas las encuestas. Aun así, el politólogo lanza una seria advertencia: "Si Vox superara el 14% del voto, se convertiría en un actor muy competitivo en muchas provincias, pudiendo superar los 50 escaños. Consecuentemente, podría llevar a la derecha a poder sumar los suficientes votos como para formar Gobierno". Calderón asegura que lo que podía parecer "una jugada maestra de Moncloa" puede "terminar volviéndose en contra de quien la ha impulsado".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
65 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios