EL CONFIDENCIAL ACCEDE A LOS DOCUMENTOS

“España está en el sudoeste de Europa”: los informes 'fake' que BBVA compró a Villarejo

El banco pagó 60.500 euros mensuales al comisario hasta mayo de 2017 por supuestos informes de riesgo-país copiados de fuentes gratuitas y repletos de vaguedades

Foto: Foto de archivo de la sede de BBVA en Madrid. (Reuters)
Foto de archivo de la sede de BBVA en Madrid. (Reuters)

BBVA pagó a Villarejo por informes 'fake' de seguridad entre junio de 2016 y mayo de 2017. El comisario habría elaborado a petición de BBVA supuestos análisis de riesgo de los países en los que estaba presente el banco y condensó sus teóricas conclusiones en documentos confidenciales que remitió puntualmente al entonces jefe de Seguridad Mundial de la entidad, Julio Corrochano.

A cambio de ese trabajo, la compañía que preside actualmente Carlos Torres habría abonado al policía durante ese periodo 60.500 euros mensuales. El problema es que los informes eran ficticios y tenían como objetivo camuflar un pago al policía por otros servicios, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas al caso.

Los supuestos informes de riesgo ya han sido incorporados al sumario de la pieza separada de la llamada operación Tándem en que se investigan las relaciones del segundo banco de España con Villarejo. El máximo responsable de BBVA en el periodo en que el comisario recibió ese encargo era Francisco González, que abandonó la presidencia el pasado diciembre y se vio obligado a dejar también la presidencia de honor de la entidad y de la fundación en marzo, tras desvelar este diario —en una investigación conjunta con 'Moncloa.com'— que BBVA contrató a Villarejo en 2004 para evitar el asalto a su consejo de administración de Luis del Rivero. En aquella operación, bautizada con el nombre de Trampa, el comisario controló para el banco más de 15.000 llamadas de teléfono e hizo seguimientos a dirigentes de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

[Pinche aquí para leer el informe elaborado por Villarejo para BBVA]

Los informes de riesgo país son mucho más recientes. Los últimos tienen fecha de mayo de 2017, solo cinco meses antes de que su autor fuera detenido por Asuntos Internos. Villarejo remitía cada 30 días al banco un informe independiente sobre cada uno de los países en los que tenía intereses: Argentina, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Paraguay, Perú, Turquía, Uruguay, Venezuela y España.

Con la misma periodicidad, Grupo Cenyt, la agencia de investigación del policía, giraba al banco una factura de 50.000 euros más IVA (60.500 euros) por el “análisis y vigilancia en materia de seguridad de entorno general” y el “asesoramiento, vigilancia y asistencia ante situaciones de crisis cualesquiera que se vean involucrados personas o activos de BBVA”, entre otros conceptos.

Los agentes sospechan, sin embargo, que esos servicios fueron la fórmula que encontró BBVA para pagar al comisario otro encargo secreto: investigar la falsa asociación de usuarios de banca Ausbanc, que tenía la entidad en su punta de mira por negarse a poner publicidad en sus revistas. Como adelantó este diario, Villarejo fue el encargado de redactar la denuncia anónima contra Luis Pineda que acabó motivando un procedimiento judicial contra su red de empresas, fundaciones y asociaciones. El resultado fue la operación Nelson de abril de 2015, que provocó el ingreso de Pineda en prisión provisional y la disolución de Ausbanc.

BBVA se había comprometido con Villarejo a compensarle con una fortuna por esa misión pero, en 2014, tras abonarle 2,1 millones de euros en una sola transferencia bajo el escueto concepto de “prima de éxito”, el banco acordó con el comisario fraccionar los siguientes pagos para que las sumas no fueran tan escandalosas. Le ingresaría 60.500 euros mensuales por la supuesta elaboración de análisis de riesgo-país. El resultado son los informes a los que ha tenido ahora acceso El Confidencial y que ya están incorporados al caso Tándem.

[Pinche aquí para ver el informe sobre Venezuela elaborado por Villarejo]

El policía los remitió al banco para mantener la ficción del acuerdo, pero sacó la información para confeccionarlos de internet y otros informes de carácter gratuito. El de España, por ejemplo, empezaba informando a BBVA de que se trata de una nación que “está situada en el sudoeste de Europa”, está dividida en 17 comunidades autónomas y limita al norte con Francia. En las siguientes páginas abordaba la situación del mercado de trabajo, el fenómeno de la inmigración y el terrorismo yihadista, siempre con datos obtenidos de fuentes abiertas que difícilmente podían aportar nada nuevo al banco.

Los del resto de países seguían un esquema similar, con apartados sobre la actualidad política, la criminalidad y delincuencia organizada, riesgos sanitarios y estadísticas de fenómenos naturales como incendios y terremotos. De nuevo, toda la información procedía de páginas oficiales y de informe previos.

El banco tomó otras precauciones para cubrirse. Las facturas de Grupo Cenyt eran privadas. Solo tenía acceso a ellas la cúpula. Sin embargo, los informes de riesgo-país podían caer en manos de los directivos del banco que estaban destinados en esas regiones. Para evitar que ni siquiera ellos pudieran descubrir el vínculo con Villarejo, BBVA pidió al policía que su nombre no apareciera en ningún sitio. Sus análisis de riesgo-país iban presididos únicamente por el membrete Holding Security & TAI, cuyo significado se desconoce.

En ese periodo, la relación del presunto cabecilla de Tándem con la cuarta compañía del Ibex 35 por capitalización fue especialmente fluida. De hecho, entre 2010 y 2017, el banco pagó a Villarejo al menos 6,1 millones de euros. Apenas un mes antes de su arresto, el policía hizo para BBVA un “manual de autoprotección” con consejos de seguridad para sus directivos. En esa ocasión, el documento llevó el logotipo de la entidad.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios