LLUVIA DE REPROCHES DE LA OPOSICIÓN

Los homenajes a etarras vuelven a apretar a Sánchez por Bildu y abonan la ofensiva PP-Cs

El Gobierno lleva a la Fiscalía los actos de apoyo a dos presos de ETA de este fin de semana, justo cuando el PSOE está en el ojo del huracán por su pacto en Navarra que requerirá la abstención de la izquierda 'abertzale'

Foto: El histórico dirigente de ETA 'Baldo' es homenajeado en las calles de Hernani, este 27 de julio. (EFE)
El histórico dirigente de ETA 'Baldo' es homenajeado en las calles de Hernani, este 27 de julio. (EFE)

El Gobierno decidió este domingo llevar a la Fiscalía los homenajes ('ongi etorris') que la izquierda 'abertzale' rindió este fin de semana en Gipuzkoa a los etarras Xabier Ugarte Villar y José Javier Zabaleta, 'Baldo', tras abandonar la prisión. Una reacción inmediata y fulminante que inevitablemente no es separable del contexto adverso que rodea al PSOE y a Pedro Sánchez: la próxima investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra con la probable abstención de los diputados de EH Bildu ha endurecido los ataques de la oposición hacia el Ejecutivo, hasta el punto de que los populares, que habían adoptado en las últimas semanas una posición más moderada y de "lealtad institucional", prometen no pactar nada con el PSOE mientras mantenga el "pacto de la vergüenza" en la comunidad foral.

Ferraz intentó parar el mes pasado los primeros movimientos de Chivite para armar un Ejecutivo "de progreso", porque si dejaba gobernar a la fuerza más votada, Navarra Suma (Na+) —la alianza de Unión del Pueblo Navarro (UPN), PP y Ciudadanos—, podía conseguir la abstención de los dos diputados regionalistas en el Congreso. Pero la dirección cambió de idea posteriormente con el argumento de que atraer a UPN suponía alejar los seis votos del PNV. La nave de Ferraz viró y dio el visto bueno a las conversaciones de Chivite (11 escaños en el Parlamento foral) con Geroa Bai (9), Podemos (2) e Izquierda-Ezkerra (1). El diálogo se materializó primero en un acuerdo programático y, finalmente, en un pacto de gobierno, cerrado el pasado viernes. Una alianza respaldada ayer domingo por el 89,34% de los militantes del Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE).

El presidente del Parlamento foral, Unai Hualde, de GBai, arranca este lunes la ronda con los portavoces de los grupos parlamentarios para inmediatamente fijar el pleno de investidura, que podría llegar esta misma semana. Chivite podrá ser elegida en segunda votación por mayoría simple: con los 23 votos que suma su entente con los nacionalistas, Podemos e I-E —Na+ cuenta con 20 actas—, pero necesariamente necesita la abstención de la marca heredera de Batasuna para prosperar. Los socialistas han insistido en que no negociarán ni se sentarán con la izquierda 'abertzale'. Pero en una carta a sus militantes, la dirección de EH señala que los integrantes del pacto en Navarra tienen claro que ellos son los "interlocutores prioritarios". También la izquierda 'abertzale' se felicita de que para evitar el "riesgo de que el PSN trate de buscar" una mayoría con Na+, GBai, Podemos e I-E "han planteado varias garantías", como que la fórmula sea un Gobierno de coalición a tres (de socialistas, nacionalistas y Podemos) y no monocolor del PSN, y "acotar el margen de actuación" que Chivite planteaba a la hora de "alcanzar mayorías y consensos con otras fuerzas".

El PP define como "pacto de la vergüenza" el alcanzado por el PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E para que Chivite sea presidenta: requiere a Bildu


La entente en Navarra ha encolerizado a UPN, buque insignia de Navarra Suma, pero también reforzado la ofensiva de PP y Cs contra Sánchez por haber tolerado la casi segura investidura de su baronesa autonómica con la abstención de la formación de Arnaldo Otegi. Con esas críticas lloviendo con fuerza en el tejado del PSOE, se produjo la reacción del Ejecutivo central a los homenajes a etarras de este mismo fin de semana.

Hechos "inadmisibles"

El primero de ellos se celebró este sábado en Hernani, donde el etarra 'Baldo' fue recibido por simpatizantes de la izquierda 'abertzale' tras su salida de la cárcel de Zuera (Zaragoza), al haber cumplido una pena de 29 años. Ayer domingo fue homenajeado Ugarte, uno de los secuestradores de José Antonio Ortega Lara, en Oñati, adonde llegó procedente de la prisión de Topas (Salamanca), tras haber pasado 22 años entre rejas.

El Gobierno cree que los homenajes son un "insulto a las víctimas" y sirven para "legitimar los crímenes" de ETA. Pide autocrítica a la izquierda 'abertzale'

En un comunicado emitido por la Moncloa al filo de las 21:00, el Ejecutivo de Sánchez informó de que la Delegación del Gobierno en el País Vasco pondrá los hechos ocurridos en Hernani y Oñati, que considera "inadmisibles", en conocimiento de la Fiscalía, por si fueran constitutivos de delito. Además, el escrito lamentaba que el equipo informativo de Antena 3 fuera "acosado y zarandeado, en un claro qtaque a la libertad de información y de expresión". "El Gobierno considera que el recibimiento de los presos etarras por parte de sus familias no puede convertirse en ningún caso en homenajes públicos, en los que se hace un reconocimiento del preso y se legitiman sus crímenes. Hechos asi son un insulto a las víctimas del terrorismo y a la sociedad en su conjunto".

Los homenajes a etarras vuelven a apretar a Sánchez por Bildu y abonan la ofensiva PP-Cs

El Ejecutivo, seguía la nota, "trabaja para reconstruir la convivencia en paz y en libertad en el País Vasco tras la derrota de ETA a manos del Estado de derecho". Por último, lanza un mensaje a la izquierda 'abertzale': "Debe hacer autocrítica y dejar de promover estos actos de exaltación que provocan un dolor añadido a las víctimas y sus familias". La formación de Otegi nunca ha condenado el terrorismo de ETA. El propio dirigente no lo hizo en la polémica entrevista en TVE del mes pasado.

En esta ocasión, el Gobierno ha querido actuar rápido y que se conociera su decisión. Pero algunos colectivos han venido criticando la inacción del Ejecutivo socialista en casos similares a los ocurridos este fin de semana. Así, según la Fundación Villacisneros, fueron 196 los actos de "humillación" a las víctimas y de "enaltecimiento" de ETA contabilizados en 2018 y 43 los registrados este año hasta mediados de julio. El presidente de la entidad, Íñigo Gómez-Pineda, calificaba el pasado día 12 de "vergonzoso" que el Gobierno esté más preocupado por "blanquear" en la tele pública a Otegi que por defender a las víctimas del terrorismo. La vicepresidenta de la fundación es María San Gil, exlíder del PP vasco.

"Más Sánchez es menos España"

Hace justo un año, en julio de 2018, el delegado del Gobierno en Euskadi, Jesús Loza, remitió a la Fiscalía de la Audiencia Nacional un informe sobre el homenaje en Gernika al expreso etarra Jesús María López González, 'Txuma', que había salido de la cárcel de Ocaña (Toledo) tras cumplir 20 años en prisión. Loza se estrenó en el cargo pidiendo a los servicios jurídicos de la Delegación un informe sobre la posibilidad de solicitar la prohibición de un acto de apoyo a tres presos de ETA, entre ellos a uno de los asesinos del socialista Fernando Buesa y su escolta, que se había previsto en el programa de fiestas del barrio de Judimendi de Vitoria. Homenaje que fue llevado a la Fiscalía por el propio ayuntamiento de la ciudad vasca.

Levy asegura que el PP "no irá a ninguna parte" con el PSOE de Sánchez, porque "no vale todo en política para que Sánchez sea presidente"

El PP ya advirtió este domingo, por boca de su vicesecretaria de Estudios y Programas, Andrea Levy, que "no irá a ninguna parte" con un PSOE capaz de "pactar" con Bildu. El PSOE de Sánchez no es aquel partido "histórico que ha ido de la mano del PP para construir la democracia y el Estado constitucional", sancionó. "De estos pactos territoriales depende el futuro de España", afirmó la dirigente. Para Levy, "no vale todo en política para que Sánchez sea presidente del Gobierno. Y no vale que un partido que se dice constitucionalista vaya de la mano con aquellos que han volado los cimientos de la Constitución".

Los populares califican de "ignominioso" el pacto de los socialistas en Navarra, que coloca a Bildu como su "interlocutor prioritario". "Sánchez puede instentar ser presidente, pero no destruir España. Está claro que más Sánchez es menos España", denunció Levy.

Los homenajes a etarras vuelven a apretar a Sánchez por Bildu y abonan la ofensiva PP-Cs

EH Bildu se abstuvo con Sánchez

También Pablo Casado y Albert Rivera se pronunciaron a través de sus cuentas de Twitter sobre estos actos de apoyo a etarras. Una "humillación para las víctimas y para la democracia" y una "indignidad" que no se puede "permitir". "Hay que poner fin a estos actos y ampliar el delito de convocatoria de homenajes a los convocantes y organizadores", señaló Casado. "Recibir como un héroe al asesino de cinco inocentes, cuatro de ellos guardias civiles, es humillar a sus víctimas y a nuestra democracia", escribió Rivera sobre el homenaje a 'Baldo', quien además recordó la propuesta de ley de su partido para "acabar de una vez con esta vergüenza" y sancionar a quienes promuevan este tipo de actos.

Los socialistas insisten en que no hay negociación ni pacto con Bildu, y ponen como prueba de su dureza la actuación rápida del Ejecutivo el domingo

Ferraz dice no temer un castigo de los ciudadanos por el pacto en la comunidad foral, que ha sido seguido de cerca por el responsable de Coordinación Territorial de la ejecutiva, el navarro Santos Cerdán, hombre de la confianza del secretario de Organización, José Luis Ábalos. Los socialistas subrayan que no hay ninguna alianza con Bildu, ni negociación de por medio. Y que ellos no son responsables de lo que hagan otras fuerzas con sus votos. La prueba de que no hay manga ancha con la izquierda 'abertzale', indicaban anoche en la sede federal, es la actuación rápida del Gobierno al denunciar los homenajes de este fin de semana en Hernani y Oñati. El presidente también dio luz verde al pacto en Navarra al ver que PP y Cs se entendían allí donde podían con Vox.

EH Bildu probablemente se abstendrá en la investidura de Chivite, como se abstuvo en primera y segunda votación en la de Sánchez, la semana pasada en el Congreso, para facilitar un "Gobierno progresista" y cerrar el paso a la "ultraderecha". Sin pedir nada a cambio. La dirección del PSOE ni se sentó con la izquierda 'abertzale'. La formación de Otegi fue excluida de las rondas de contactos, igual que Vox.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios