EL PARTIDO ABOGA POR LA ABSTENCIÓN

EH Bildu se presenta ante sus bases como el "interlocutor prioritario" del PSN en Navarra

El PSN ha asegurado en todo momento que no hablaría con la izquierda 'abertzale', pero EH Bildu sostiene que a través de los contactos con otras formaciones han cerrado "varias garantías"

Foto: La secretaria general del PSN, María Chivite. (EFE)
La secretaria general del PSN, María Chivite. (EFE)

EH Bildu aboga por la abstención para facilitar la investidura de la socialista María Chivite como presidenta de Navarra. Así lo defiende en un escrito enviado este sábado a sus militantes en el que argumenta que en el PSN "tienen claro que somos sus interlocutores prioritarios y tienen el compromiso de mantener relaciones continuadas con nosotras". En la carta, a la que ha tenido acceso El Confidencial, EH Bildu reclama a sus militantes que apoyen la abstención en la consulta que se va a celebrar próximamente porque ya han cerrado "varias garantías" para ello, decisión que basan en "la información referente a las relaciones mantenidas estos últimos días" con las otras tres formaciones que despejarían la llegada de Chivite al Palacio de Navarra: Geroa Bai (la marca liderada por el PNV en Navarra), Podemos e Izquierda-Ezkerra.

Tras cerrar el viernes un acuerdo con estos tres partidos para formar un gobierno de coalición con Podemos y los nacionalistas, en el PSN dan por seguros los 23 votos que suman con ellos, apoyo que no alcanza los 26 que fijan la mayoría. Para sacar adelante la investidura de Chivite, el PSN tiene que conseguir la abstención de alguna de las otras dos fuerzas que conforman la cámara: EH Bildu, con siete escaños, y Navarra Suma, la coalición formada por UPN, PP y Ciudadanos, que ganó las elecciones y logró 20. Pero ante la constante negativa de Navarra Suma a facilitar la investidura de la socialista, EH Bildu deja claro a sus militantes que el PSN necesita a la izquierda 'abertzale': "El nuevo Gobierno necesitaría nuestros votos, no sólo en la sesión de investidura sino a lo largo de la legislatura".

Aunque el PSN ha asegurado en todo momento que no iba a hablar con la izquierda 'abertzale' para cerrar un acuerdo, EH Bildu sostiene en la carta que a través de los contactos mantenidos con las otras formaciones ya han logrado cerrarse "varias garantías", entre las que destaca la siguiente: "Que la fórmula sea la de un Gobierno de coalición a tres y no monocolor del PSN; acotar el margen de actuación que el PSN planteaba a la hora de alcanzar mayorías y consensos con otras fuerzas". En la misma línea, el partido apunta a que "en aras de la gobernabilidad, son conscientes de que tendrán que contar con EH Bildu para conseguir la necesaria mayoría", por lo que la abstención, pese a ser una "decisión compleja", resulta clave para "el propio proyecto político de EH Bildu" y "el proceso soberanista".

En lo que se refiere al acuerdo programático que el PSN ha cerrado con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra, en el que se compromete a impulsar el euskera y a exigir al Estado que transfiera a Navarra la competencia de Tráfico y Seguridad Vial, lo que conllevaría la desaparición de la Guardia Civil de las carreteras de la comunidad, desde Bildu critican que "lo que se aprecian son sobre todo generalidades y poca concreción". La portavoz de Bildu en el Parlamento de Navarra, Bakartxo Ruiz, ya explicó a El Confidencial esta misma semana que esperan poder ir más allá respecto al "ámbito de las competencias" y "la capacidad de autogobierno", por lo que todo apunta a que la izquierda 'abertzale' exigirá un peaje a los socialistas para contar con su apoyo: "Eso nos daría capacidad de incidir y de inclinar la balanza en algunos temas, condicionando la acción de gobierno", sostienen en la carta a la hora de defender la abstención.

EH Bildu carga contra Navarra Suma

Para defender la abstención, Bildu carga además de forma directa contra Navarra Suma: "A nuestro entender el peor escenario sería el de la recomposición del Régimen en la forma que ha tenido hasta ahora. Pensamos que debemos intentar impedir que eso suceda y que hay que cerrar el camino a esa posibilidad". Frente a aquellos que argumentan que un acuerdo entre los socialistas y la coalición formada por UPN, PP y Ciudadanos "tendría poco recorrido y supondría mucho desgaste para el PSN", en la misiva subrayan entonces el riesgo "de que a través de esa fórmula el Régimen se asiente de nuevo y entremos en un ciclo largo que sería muy perjudicial para la ciudadanía navarra, nuestro proyecto político y, en general, para el propio proceso".

Chivite ha llegado a decir en las últimas semanas que la abstención para facilitar su investidura podría llegar desde la coalición de derechas, pero el líder de Navarra Suma, Javier Esparza, descartó esta posibilidad a El Confidencial el pasado martes: "¿Cómo nos vamos a abstener nosotros ante un programa de gobierno que es toda la política nacionalista que hemos estado criticando estos cuatro años? Los ciudadanos han dicho muy claro quién tiene que gobernar", denunció. Con la negativa de Navarra Suma sobre la mesa, los socialistas dependen entonces de Bildu, que no esconde a sus militantes que aprovecharán este escenario para sacar adelante sus políticas de la mano del PSN.

Esparza ha declinado hacer declaraciones sobre el pacto cerrado para la investidura de Chivite, pero fuentes cercanas al líder de UPN creen que el documento presentado por Bildu a su militancia confirma que el PSN "se ha tragado" todo lo que ha querido Bildu. "Si Sánchez fuera un hombre de palabra, pararía el acuerdo", agregan en referencia a la promesa que desde el Ejecutivo se realizó respecto a evitar acuerdos con la izquierda 'abertzale'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios