TRIBUNA DE INVITADOS Y GESTOS EN EL HEMICICLO

Las flores de ERC, sonrisas en Podemos y la familia de Sánchez en el Congreso

La jornada empezó pasadas las doce de la mañana. Los padres de Sánchez esperaban en la tribuna, mientras los diputados de ERC aparecían con margaritas amarillas. Mucha expectación

Foto: Los diputados de ERC llegan al hemiciclo. (EFE)
Los diputados de ERC llegan al hemiciclo. (EFE)

La expectación mediática era máxima desde hacía al menos dos horas, pero los primeros diputados no pisaron el hemiciclo hasta pasadas las once y media de la mañana. Fueron llegando con cuentagotas. La diputada popular, Cayetana Álvarez de Toledo, era una de las primeras. Denunció el pacto que se está gestando —PSOE y Unidas Podemos ultiman su acuerdo de Gobierno—y dio por hecho que “saldrá”. Lo mismo que la portavoz de la confluencia gallega, Yolanda Díaz, que solo dijo: “La negociación va a salir”. Llegaba con la sonrisa que se extendió al resto de diputados morados, a pesar de que las cosas todavía no se han cerrado. Su hija Carmela, de siete años, no se lo quiso perder. Su madre suena como posible ministra.

[Siga en directo el debate de investidura de Pedro Sánchez]

Hubo más familiares en la tribuna. La mujer del candidato a la presidencia, Begoña Gómez, llegó también puntual junto a los padres de Pedro Sánchez, Pedro y Magdalena. La tribuna se llenó rápido de socialistas. Los presidentes autonómicos Francina Armengol (Baleares), Guillermo Fernández Vara (Extremadura), Adrián Barbón (Asturias), Ximo Puig (Comunidad Valenciana) y Ángel Víctor Torres (Canarias). Además, no faltaron otros socialistas como Susana Díaz, María Chivite (sigue a la espera de cerrar su acuerdo en Navarra), el murciano Diego Conesa y Luis Tudanca (Castilla y León).

Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Rafa Mayoral. (EFE)
Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Rafa Mayoral. (EFE)

Quienes no se mojaron a la entrada fueron los portavoces de los grupos nacionalistas e independentistas, cuyo voto se hace necesario para que salga adelante la investidura (al menos con su abstención). El líder del PNV, Aitor Esteban, continúa a la espera. Laura Borràs (JxCat) llegó con otra diputada de peso, Miriam Nogueras, sin confirmar tampoco el sentido de su voto. Igual que los de ERC, que quieren confirmar el pacto final que se firme, aunque dejaron claro que no serán “un impedimento” para que salga adelante el Gobierno. Gabriel Rufián y el resto de los parlamentarios llegaron con unos ramos de margaritas amarillas “en recuerdo”, explicaron, de los miembros de su formación que siguen en prisión por el procés. Joan Baldoví (Compromís) se reafirmó en que “hay tiempo” hasta el jueves, aunque recordó que, por ahora, su voto será abstención.

El líder del PP, Pablo Casado, fue de los últimos en llegar. Justo detrás lo hacía Albert Rivera, acompañado de Inés Arrimadas y del núcleo duro de su grupo (José Manuel Villegas, Fran Hervías, Fernando de Páramo, Miguel Gutiérrez, Marcos de Quinto y Edmundo Bal entre otros). En último lugar —pasaban dos minutos de las doce de la mañana— aparecía por el pasillo del hemiciclo Pedro Sánchez, con semblante serio y sin asegurar en la mirada que las cosas estén resueltas. Eso sí, llegó vestido con la corbata roja, reservada para las ocasiones importantes. No quiso hacer ni una declaración a los medios agolpados en la entrada. Unos pasos por detrás aparecían todos sus ministros en funciones en fila. Los primeros en llegar, casi una hora antes, fueron José Luis Ábalos y Fernando Grande-Marlaska.

El hermano de Sánchez, su mujer, Begoña Gómez, y la madre del candidato durante la sesión de investidura. (RTVE)
El hermano de Sánchez, su mujer, Begoña Gómez, y la madre del candidato durante la sesión de investidura. (RTVE)

Los que también llegaron en grupo fueron los de Vox. Su líder, Santiago Abascal, debuta en esta sesión de investidura. Le acompañaban Iván Espinosa de los Monteros, Javier Ortega Smith y Macarena Olona. La última, abogada del Estado, se reencontró con Bal (compañero de carrera y oposición) en el hemiciclo sin esconder el buen rollo. Se paró solo para reconocer que el “gobierno del frente popular” saldrá adelante y aseguró que la peor noticia es “que los independentistas vuelven a ganar”. Toda una declaración de intenciones que, con seguridad, desarrollará durante su discurso.

También fue la primera vez en la que todos los diputados acudían al pleno con un sitio asignado. Los 24 diputados de Vox ocupararonsus asientos oficiales situados en el gallinero y sin apenas opciones de tiro a cámara. Los parlamentarios naranjas también estrenaban sitio en la bancada que tradicionalmente era del PP. Ahora comparten el espacio. Toda una metáfora de que casa con la batalla por el liderazgo de la derecha. Además, los 'fichajes estrella' de Rivera consiguieron un asiento relevante, mientras que otros diputados más veteranos como Paco de la Torre, se vieron desplazados a la cuarta fila.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios