DENUNCIA LA SUSPENSIÓN DE DERECHOS

Cuixart: "La ciudadanía respondió ante un conflicto entre Cataluña y España"

Respecto al día del referéndum, la abogada aseguró que nadie, ningún votante, acometió contra los agentes. "Hubo una actitud de resistencia pasiva en 35 colegios", puso de manifiesto

Foto: Marina Roig. (EFE)
Marina Roig. (EFE)

Marina Roig, la abogada de Jordi Cuixart, tomó este miércoles el testigo de los informes de las defensas en el que puede ser el último día de juicio. A la velocidad de la luz y leyendo, la letrada trató de incidir en que la conducta del presidente de Òmnium Cultural debe estar amparada por el ejercicio de toda una serie de derechos fundamentales y no casa con delito alguno, menos aún con los de rebelión y sedición.

"En 2017 se produjo un conflicto político de gran calado en las relaciones de Cataluña y España y una parte de la ciudadanía respondió al conflicto como responde una sociedad democrática: saliendo a la calle, pidiendo a los políticos que actúen con responsabilidad y afronten el conflicto. Y lo hizo sin violencia", defendió.

Aprovechó su turno de una hora para denunciar la fuerza policial ejercida en los colegios el 1-O. Esgrimió informes de instancias internacionales indeterminadas. Corrió y corrió. Tanto que era difícil seguirla. Derecho a expresarse, a manifestarse, a protestar... Se refirió, en concreto, a la manifestación del 20 de septiembre, de la que dijo que "no puede considerarse violenta". "Los incidentes, el asunto de los vehículos, no pueden servir para retirar la calificación de reunión pacífica y su protección, y menos para acusar de los desmanes puntuales a los organizadores", dijo.

Respecto al día del referéndum, aseguró que nadie, ningún votante, acometió contra los agentes. "Hubo una actitud de resistencia pasiva en 35 colegios", puso de manifiesto. También dijo que no se trató de impedir que los agentes llevaran a cabo su cometido. Nade podía imaginar que los agentes fueran a hacer un uso desproporcionado de la fuerza, argumentó. Y volvió a los derechos, al de reunión. "La finalidad fue protestar por la prohibición de los tribunales", quiso destacar.

Acelerada, con ganas de llegar a todo en la hora de la que disponen las defensas para exponer su informe, Roig recibió el aviso del presidente Manuel Marchena sobre el tiempo cuando le quedaban 10 minutos. "2,3 millones de personas acudieron a votar, de esa cifra 170.000 votaron que no a la independencia", lanzó también en su argumentación. No fue rebelión, no fue sedición. "A todo eso tenemos que contestar que no".

"Esos días se movieron en el límite de la suspensión de derechos. Una parte importante de la ciudadanía, independentistas y no independentistas, salieron a la calle a defender su compromiso con las instituciones catalanas", resaltó. "Una defensa de la sociedad civil de los derechos fundamentales que limita el poder", agregó. Al igual que otras defensas, cerró su informe pidiendo la puesta en libertad de su cliente.

El dardo de Gené a Vox

Tras el informe de la abogada de Carme Forcadell, llegó el turno de la de la 'exconseller' de Gobernación Meritxell Borràs, Judit Gené. La letrada siguió los pasos de sus compañeros en la mayoría de argumentos, pero guardó un as en la manga para el final: con tan solo 10 minutos de tiempo, sacó la artillería contra la acusación popular ejercida por Vox. "Este no es el papel que tiene que tener una acusación popular. Debes estar al servicio de la legalidad y del servicio leal y legítimo de la acusación. No se puede venir aquí a hacer discriminaciones ideológicas sin que se justifiquen", lanzó. "La acusación popular ha ejercitado de manera abusiva y arbitraria la acción penal". Al otro lado de la sala, el número dos de Vox, Javier Ortega-Smith, hacía aspavientos a cada palabra.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios