EN EL JUICIO DEL 'PROCÉS'

El abogado de Sànchez: "Jueces hay muchos. Y jueces que han prevaricado también"

"Yo vivo en Cataluña. Fui a votar y me fui a dormir a casa. Y al día siguiente fui a trabajar. No pasó absolutamente nada. No hubo ningún acto violento el día 2 de octubre", argumentó

Foto: Imagen tomada de la señal institucional de Tribunal Supremo del abogado Jordi Pina, defensa de Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez. (EFE)
Imagen tomada de la señal institucional de Tribunal Supremo del abogado Jordi Pina, defensa de Josep Rull, Jordi Turull y Jordi Sánchez. (EFE)

La sesión se retomó por la tarde con Jordi Pina, el abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull. Al tratarse de la defensa con más acusados, tuvo tres horas para exponer su informe ante el tribunal, por lo que comenzó avisando de que sería "extenso". No mintió. Arrancó con fuerza y en cuestión de minutos dejó atrás el tono conciliador que había marcado antes su compañero Javier Melero, abogado de Joaquim Forn. También se desmarcó de él tanto al introducir argumentos políticos —"Yo fui a votar el 1-O— como al defender el derecho de los catalanes a protestar contra el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que ordenó registrar la Generalitat por los preparativos del 1-O. "Jueces hay muchos. Y jueces que han prevaricado en este país también, mal que nos pese", lanzó ante el tribunal.

Pina abrió así una nueva estrategia en la ronda de los informes: la de criticar a los jueces instructores del 'procés' y la de pintarse como un independentista. Dedicó también más tiempo que sus compañeros a las ideas políticas, para lo que recuperó las declaraciones de votantes del 1-O como María Luisa Carrillo. "Fue la prueba más evidente de lo que estaba ocurriendo. La señora Carillo dijo estar indignada y además dio la clave: 'Yo soy una ciudadana libre y pienso que mi opinión debe ser respetada, porque si no es así, dígame entonces a dónde vamos", sostuvo el letrado. Además puso sobre la mesa el tuit del presidente Pedro Sánchez en el que, como jefe de oposición, rechazaba las cargas policiales contra el referéndum. "Que no les sepa mal, pero estamos en un estado de Derecho en el que los ciudadanos pueden expresar lo que piensan, es necesario hacerlo", dijo Pina.

Pero su defensa de los votantes no tardó en convertirse en críticas a las fuerzas de seguridad del Estado. "Tuvimos que ver cómo se jaleaba a los funcionarios policiales en distintos puntos de España al grito de 'a por ellos", denunció. "Hemos visto golpes en la cabeza, el silencio ensordecedor de esta sala cuando veíamos esas imágenes". Llegados a ese punto y con varias horas por delante para presentar su informe, el abogado encontró tiempo para disculparse por su comportamiento en algunas de las sesiones del juicio: "No he tenido el punto de control que tenía que tener en estrado y he recibido la reprimenda correcta del tribunal. Reitero mis disculpas". Acto seguido, continuó lanzando dardos a la Fiscalía y los cuerpos policiales.

A la hora desmontar la acusación del Ministerio Público, se remontó a las protestas del 20 de septiembre frente a la Conselleria de Economía. "Solo hubo una valla dañada, una joyería de prestigio que estaba a escasos 20 metros no tuvo ni que cerrar, tampoco cerró La Caixa, que encima ya había anunciado que movía su sede y no es que sea la gran amiga del independentismo. ¿Ese es el concepto de violencia de una rebelión?", se preguntó. Una vez minimizados los incidentes del 20-S, siguió el mismo razonamiento con el referéndum del 1-O y volvió a hablar de sí mismo: "Yo vivo en Cataluña. Fui a votar. Y me fui a dormir a casa. Y al día siguiente fui a trabajar. No pasó absolutamente nada. No hubo ningún acto violento el día 2 de octubre. El 3 hubo una protesta pacífica".

A los tres acusados que representa los describió en todo momento con tres palabras: paz, paz y paz. "En Cataluña hay paz por más que se intente dibujar otra cosa por medios de comunicación o políticos que lo que quieren es la confrontación", sostuvo. "Estos señores son gente de paz. ¿Cómo se les puede atribuir que hayan inducido a la violencia? La violencia nació y se creó el 1-O con algunos funcionarios policiales que no supieron estar a la altura"", criticó a los pocos minutos. Frases similares se fueron así repitiendo a lo largo de su exposición.

Ante este imagen del 'procés', su mensaje fue claro: no cabe hablar de rebelión. Pero tampoco de sedición, como sostiene la Abogacía del Estado, pues argumentó que dicho delito también exige violencia: a diferencia del primero, que tiene como objetivo derogar el orden constitucional, este se propone alterar el orden público, aseguró. "No estamos juzgando a los ciudadanos, estamos juzgando a los inductores. ¿Hay algún tuit de mis clientes incitando a los ciudadanos a impedir la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado? No encontrarán ni uno". Tras descartar los dos principales delitos, abordó entonces la malversación. Una a una, repasó las partidas que recogen las acusaciones y denunció que la Fiscalía trata de confundir al tribunal con algunas de ellas: "El servicio postal para el 1 de octubre de Unipost no se prestó, no hubo gasto para la Generalitat".

Pina dedicó la recta final de su informe a valorar las acusaciones contra cada uno de sus clientes, para lo que criticó que sus declaraciones no se hayan tenido en cuenta: "Al Ministerio Fiscal le ha entrado por un oído y le ha salido por otro", señaló. Sobre el 'exconseller' de Presidencia, Jordi Turull, recordó que condenaba cualquier tipo de violencia. Y sobre el de Territorio, Josep Rull, negó que rechazara el atraque de un buque de Estado en el puerto de Palamós. "Respecto a Rull, no sé si debería hablar más de derecho penal o de derecho marítimo", bromeó. Respecto al tuit en el que el político presumía de ello, dijo que no era más que una "chulería".

Al defender al expresidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez, volvió a sacar el 20-S y cargó contra la secretaria que tuvo que salir por el tejado de la Conselleria para evitar a los concentrados: "Yo respeto mucho, de verdad, la sensación que pudo tener la letrada de la Administración de Justicia y no voy a hacer una valoración negativa de lo que percibió. Pero lo que sí puedo criticar es que diga cosas que no son ciertas, como decir que había un intento de invasión, de asalto", denunció.

A punto de cumplirse las tres horas, el abogado cerró su informe dando las gracias a sus tres clientes. Y lo hizo en catalán. "Acabo sumándome al agradecimiento de Melero a la sala, a los funcionarios, a los distinguidos fiscales, a las abogadas, especialmente a los compañeros de defensas y muy especialmente a mis compañeros de defensa. Las tres o cuatro últimas palabras me permitirá el tribunal que sean a mis tres amigos Josep, Jordi y Jordi: ha sido un honor y diga lo que diga la sentencia, podéis estar tranquilos, sois gentes de paz".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios