LAS FOTOS DEL SUMARIO

Ferrari, Porsches, hoteles de lujo y una pistola: el tren de vida del clan Villarejo

La Policía Nacional intervino al clan Villarejo nuevos activos durante los registros y detenciones del pasado 8 de mayo en la última fase de la llamada operación Tándem

La Policía Nacional ha intervenido al clan Villarejo nuevos activos en la última fase de la llamada operación Tándem, la investigación de la Audiencia Nacional sobre la presunta trama delictiva que habría urdido el comisario. Agentes de la Unidad de Asuntos Internos localizaron coches, dinero en efectivo, documentación contable y hasta una pistola durante los registros y detenciones del pasado 8 de mayo, derivados de una pieza centrada en el proyecto PIT, un plan supuestamente diseñado por el policía para evitar la extradición a Guatemala del naviero Ángel Pérez-Maura y desactivar la investigación por corrupción abierta que abrió ese país contra su grupo empresarial.

El instructor de la causa, el juez Manuel García Castellón, sostiene que Villarejo recibió por ese encargo 7,4 millones de euros e imputa al comisario, al industrial y a otros implicados los delitos de cohecho, tráfico de influencias y falsedad documental. Los bienes incautados estarían relacionados con esos pagos y también con otros efectuados igualmente por los Pérez-Maura para tratar de conseguir una salida extraprocesal a sus dolores de cabeza en Centroamérica. En total, el grupo que lidera el descendiente del fundador del Banco Santander habría pagado a Villarejo y sus supuestos compinches unos 15 millones de euros.

Un Ferrari de 238.000 euros

Uno de los que salieron más beneficiados fue el industrial Adrián de la Joya, amigo y socio de Villarejo, que habría actuado como intermediario entre la familia Pérez-Maura y el policía. Las pesquisas señalan que De la Joya cobró al menos 2,1 millones de euros por esa labor de enlace y asesoramiento. Lo hizo a través de varias mercantiles, una de ellas ubicada en Oriente Medio. Ese dinero no ha sido aún bloqueado pero, según refleja el sumario de la causa, al que ha tenido acceso El Confidencial, los investigadores intervinieron a De la Joya, que oficialmente reside desde hace años en Suiza, cinco coches de lujo que tenía aparcados en los bajos de un edificio situado en la calle Lagasca de Madrid.

Ferrari 488 GTB.
Ferrari 488 GTB.

Los cinco vehículos son una berlina Audi S8 valorada en 136.400 euros; un Mercedes Benz AMG G63 estilo 4x4 tasado en 163.900 euros; un deportivo marca Porsche y modelo 911 Targa 4S de hasta otros 173.000 euros; un segundo Porsche 911 pero modelo GT3 de 157.000 euros, y, por último, el más exclusivo de todos, un Ferrari 488 GTB de 238.000 euros. Todos los vehículos han quedado bajo custodia policial y, en el caso de que el procedimiento termine en condena, serán subastados para cubrir una hipotética responsabilidad civil que por ahora ya alcanza cifras multimillonarias.

Una pistola nueve milímetros

Además, los agentes localizaron en la vivienda de De la Joya 8.000 euros en efectivo que quedaron automáticamente consignados en una cuenta del juzgado. La mayor sorpresa fue el hallazgo de un arma, en concreto, una pistola semiautomática Smith & Wesson, modelo CS9, de calibre nueve milímetros parabellum. También se encontraron 13 balas de esas mismas dimensiones de la marca Luger y una caja con otros 50 cartuchos de nueve milímetros del fabricante Fiocchi. La pistola y la munición quedaron depositadas en la Intervención de Armas de la Guardia Civil. Según el sumario, el arma está registrada a nombre de De la Joya, que posee la licencia para dispararla (Tipo B) desde 2006.

El modelo de pistola que estaba en posesión de De la Joya.
El modelo de pistola que estaba en posesión de De la Joya.

Asuntos Internos realizó varias vigilancias al industrial antes de arrestarlo hace un mes. En el procedimiento constan cuatro fotografías realizadas a De la Joya en uno de esos seguimientos el 11 de octubre de 2018. Las imágenes se tomaron en los alrededores de su vivienda en la calle Lagasca. Otros días fue detectado al volante de los coches intervenidos.

Los agentes también se incautaron de documentación que demuestra que el clan Villarejo no escatimó en gastos con el supuesto objetivo de aliviar la situación judicial de Pérez-Maura. Este último habría asumido todos los costes. Uno de los detenidos el pasado 8 de mayo, el abogado Enrique Maestre Cavanna, hijo de Tomás Maestre, uno de los prebostes inmobiliarios del franquismo y creador de La Manga del Mar Menor, fue el que incurrió en los mayores dispendios, según las pruebas contables incorporadas al sumario de esta pieza separada.

Cinco millones de euros en asesoría

Maestre habría aprovechado su supuesta amistad con Pérez-Maura para aconsejarle que contratara los servicios del comisario, al que también conocía. Pero esa recomendación estuvo lejos de ser desinteresada. El análisis de los movimientos de fondos de los implicados revela que Maestre usó los problemas del grupo empresarial de los Pérez-Maura, Pérez y Cía SL, para cobrar por su cuenta más de cinco millones de euros por trabajos relacionados con el proyecto PIT.

Alberto Pedraza y Adrián de la Joya.
Alberto Pedraza y Adrián de la Joya.

Oficialmente, Maestre percibía en nómina unos 700 euros de una de sus empresas, Desarrollos Empresariales Adessan SL. Su categoría, de cara a la Seguridad Social, era la de un auxiliar administrativo/conserje. Pero las facturas intervenidas en su vivienda prueban que su nivel de vida no tenía nada que ver con ese salario ni con los ingresos mínimos que establece el convenio correspondiente a esos profesionales.

En junio de 2016, por ejemplo, Maestre viajó a Estados Unidos para tratar los problemas que tenía Pérez-Maura con la Fiscalía especial de Guatemala para la corrupción o Cicig, una figura financiada directamente por Naciones Unidas. El clan Villarejo decidió que había que mover los hilos que fueran necesarios en la primera potencia del mundo para frenar la acusación del Cicig contra el naviero. Maestre viajó al otro lado del Atlántico para sondear la situación, pero no desperdició el tiempo libre. Visitó un 'spa' en el que gastó 200 euros, a los que sumó un desayuno de 53 euros y una copa de licor que costó otros 31. Solo en ese viaje, el abogado incurrió en gastos por valor de 15.174 euros que terminaría pagando Pérez y Cía SL.

A 33 euros el gazpacho

En otro viaje a Teherán (Irán) en mayo de 2016, Maestre se fundió en una sola noche más de 1.000 euros. Únicamente la habitación de hotel supuso 867. En un tercer desplazamiento a Estados Unidos, una pequeña expedición liderada por el mismo abogado se alojó en el Four Season cinco estrellas de Washington durante tres días. El coste total alcanzó los 4.000 euros.

Maestre no perdonó ni un tique de taxi. Todo lo habría pagado Pérez-Maura. También numerosas comidas y cenas en algunos de los establecimientos más exclusivos de Madrid. En el sumario figuran facturas de Horcher, por ejemplo, con almuerzos para dos por 411 euros. Una ración de gazpacho salió a 33 euros por persona. El clan Villarejo no se privó de nada. Otro almuerzo en un célebre gallego de la capital, O'Pazo, y en el que habría participado Villarejo, salió por 587 euros.

Asuntos Internos ha analizado las cuentas en las que el comisario recibió los 7,4 millones de euros de Pérez-Maura y está rastreando nuevos movimientos. Entre ellos, la supuesta compra de un cuadro a la galería Fabien Fryns Fine Art de Marbella. El dinero terminó en un banco de Hong Kong. Villarejo pagó por la obra, 'The Skin of Truth 60', del artista chino Zhang Ji, 26.000 euros.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios