los testimonios políticos comienzan el miércoles

El tribunal atará en corto a Vox y las defensas en su duelo con Rajoy

El tribunal ha delimitado escrupulosamente estos interrogatorios y aplicará a rajatabla la advertencia que ya lanzó el presidente Marchena

Foto: Mariano Rajoy y Soraya Saenz de Santamaría. (EFE)
Mariano Rajoy y Soraya Saenz de Santamaría. (EFE)

La tercera semana del juicio del 'procés' comienza esta semana con cambios sustanciales. La sala que preside Manuel Marchena dejará atrás la fase de interrogatorios de los procesados para abordar el comienzo de las declaraciones de los testigos. En total, 524 desfilarán ante el tribunal y, como aperitivo, la testifical se estrena con la presencia de los políticos que jugaron uno u otro papel durante los hechos que se juzgan. En la primera jornada prevista para esta fase del juicio, la del próximo miércoles, están citados dos de los cargos del PP que mayor expectación han levantado: el expresidente Mariano Rajoy y su vicepresidenta Soraya Saenz de Santamaría.

Quien espere que las preguntas y respuestas de esta serie de políticos que irán desfilando por el solemne salón de plenos del alto tribunal se convierta en un espectáculo de reproches a la gestión de los 'populares' en los días críticos de 2017, o a la de otros partidos, quedará, previsiblemente, decepcionado. El tribunal ha delimitado escrupulosamente estos interrogatorios y aplicará a rajatabla la advertencia que ya lanzó de viva voz el presidente hace unos días.

Nada de escaparates para Vox ni para las formaciones independentistas, a los que pertenecen muchos de los cargos que están citados a declarar. "Va a ser un interrogatorio que sólo va a poder centrarse en los aspectos fácticos. No va a ser posible un debate ideológico sobre la posición, la actitud, de carácter ideológico que cada uno de los acusados o la representación de la acusación popular pueda, en ese momento encargar", dijo textualmente Marchena sobre la forma en que se van a conducir las preguntas y las respuestas de esta fase.

Fuentes jurídicas indican así a El Confidencial que se declararán impertinentes todas aquellas cuestiones que excedan el contenido de los escritos de acusación y, muy especialmente, el de la Fiscalía, eje del juicio que se adentra ya en su séptima jornada. De la intención se ha pasado a los hechos y, un vistazo a las citaciones de miércoles y el jueves deja muy claros los planes del tribunal. Ha llamado para cada una de las dos primeras sesiones a diez testigos al día, con un margen de media hora entre uno y el siguiente.

Hechos fácticos

Marchena se refirió en su aviso a la sala a que las preguntas deberán girar sobre hechos fácticos. Es decir, única y exclusivamente, relacionadas con los hechos. Nada cabrá fuera de este concepto. Es necesario acudir al escrito de acusación para determinar cuales son esos límites. Así, la acusación fiscal menciona a Rajoy en lo referente a sus avisos a Puigdemont después del 10 de octubre, el día el que se declaró la independencia para, a continuación, dejarla en suspenso.

"Ante el grave quebrantamiento de la legalidad que se había generado, el 11 de octubre de 2017, el presidente del Gobierno de la nación envió un requerimiento escrito al presidente autonómico para que procediera al cumplimiento de sus obligaciones constitucionales, y comunicara si alguna autoridad de la Generalitat había declarado la independencia de Cataluña", dice. El relato continúa explicando que Puigdemont no contestó a ese requerimiento por lo que el "presidente del Gobierno de la nación le envió por carta un segundo requerimiento el día 16 de Octubre para que acatara la legalidad, y procediera con la normalidad y la lealtad institucional exigibles en el caso".

"El 19 de octubre el presidente de la Generalitat, al no haberse atendido sus previas peticiones de que se eximiera de sus imputaciones penales a Jordi Cuixart, Jordi Sánchez y Josep Lluis Trapero y de que se produjera una reunión de ambos gobiernos para explorar acuerdos futuros, informó al presidente del Gobierno de la Nación que el Parlamento de Cataluña procedería a votar la declaración de independencia. La situación motivó que se acordara una convocatoria extraordinaria del Consejo de Ministros que, el 21 de octubre, transcurridos los plazos concedidos a la presidencia de la Generalitat para que cumpliera sus deberes constitucionales, activó la aplicación de la vía prevista por el artículo 155 de la Constitución y propuso al Senado español la aprobación de una serie de medidas para restaurar la legalidad constitucional".

"El 27 de Octubre el Parlamento catalán, haciendo realidad la hoja de ruta marcada previamente, declaró la independencia de Cataluña y su constitución como nuevo Estado en forma de República, con el voto favorable de 70 diputados. Esta declaración de independencia no era meramente simbólica, ya que las autoridades de la Generalitat tenían preparado –para su aprobación inmediata- todo un paquete de normas que desarrollaban el nuevo marco jurídico de la República, el despliegue de las estructuras administrativas necesarias para el funcionamiento del nuevo estado, y un plan para garantizar que los Mossos d’Esquadra asumiesen la seguridad de todas las infraestructuras y el control efectivo de todo el territorio de la Comunidad Autónoma".

La de Rajoy es, sin duda, una de las declaraciones más esperadas. Reclamada por Vox, que también pidió en exclusiva la presencia de Saenz de Santamaría y Torrent, por ejemplo, permitirá a los de Santiago Abascal preguntar en primer lugar. El partido que ejerce como acusación popular nunca ha ocultado que la acción del anterior Ejecutivo del PP le pareció, cuanto menos, templada, y el plazo que empleó para intervenir la autonomía, demasiado dilatado. No podrá escenificar esta discrepancia. Cualquier intento en este sentido se cortará de plano, avisan las fuentes consultadas.

No todo será Rajoy, el listado de la tercera semana incluye otros 19 nombres. Se escuchará a la vicepresidenta Saenz de Santamaría, que encarnó, antes del referéndum, una 'operación diálogo' que acabó en fracaso. El primero de los testigos previstos es el histórico diputado de ERC Joan Tardà, que junto a su compañero en el Congreso Gabriel Rufián -que comparecerá el jueves-, estuvo presente en las manifestaciones del 20 de septiembre en la Consellería de Economía. Otra de las declaraciones del miércoles, colocada la última en el orden de la mañana, con toda la intención es la de Cristobal Montoro. En la fase de instrucción, sus declaraciones poniendo en duda el uso de fondos públicos para la celebración del referéndum no sólo provocaron polémica sino también que desencadenaron que el instructor, Pablo Llarena, pidiera explicaciones. También acudirá ese día el presidente del Parlament, Roger Torrent.

El jueves, el listado de testigos incluye la presencia de Iñigo Urkullu, el 'relator' del PP en días en que nadie pronunciaba esa denominación en voz alta y la persona que a punto estuvo de lograr que, en lugar de Declaración Unilateral de Independencia, hubiera elecciones anticipadas en Cataluña. También acudirán al Supremo la alcaldesa Ada Colau, que protagonizó uno de los tiras y aflojas clave en los días previos al 1-O, a cuenta de la cesión de locales públicos para la votación en Barcelona. Se espera también a Ignacio Zoido, testigo de última hora pedido por el exconseller de Interior Joaquim Forn.

En cualquier caso, antes del inicio de la ronda el tribunal escuchará la declaración del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y de la expresidenta de la cámara catalana Carme Forcadell. De nuevo volverá a abordarse una de las cuestiones básicas para el devenir del juicio: la capacidad de movilización de las asociaciones civiles y si existió coordinación de actuación con el Govern. La última en declarar, Forcadell, dará la visión de la rama parlamentaria y el sustento legal para el referéndum y la independencia.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios