luis suárez tiene dos condenas por estafa

El portavoz de Ausbanc lleva cuatro meses en busca y captura... pero está en su casa

La Audiencia Provincial ordenó su detención el pasado 22 de octubre, pero el exdirectivo de Ausbanc, también procesado en la Audiencia Nacional, sigue libre. "No sé nada", asegura

Foto: Luis Suárez Jordana, en una foto de archivo.
Luis Suárez Jordana, en una foto de archivo.

Uno de los exdirectivos de Ausbanc, Luis Suárez Jordana, lleva cuatro meses en busca y captura para su ingreso en prisión. El pasado 22 de octubre, la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Madrid dictó un auto para que fuera arrestado, ya que pesan sobre él dos condenas por estafa que suman tres años y seis meses de cárcel (sin olvidar que sigue procesado por la Audiencia Nacional en el caso que se sigue contra el presidente de Ausbanc, Luis Pineda, y el responsable de Manos Limpias, Miguel Bernad). Los abogados de los estafados solicitaron el pasado 19 de enero un "nuevo impulso judicial" para que la Audiencia Provincial requiera de manera urgente su detención y que cumpla así sus penas.

En un escrito presentado ante el juez, el letrado Manuel Castellanos requiere al magistrado que pregunte a su vez a la Policía Nacional qué gestiones ha realizado desde el 22 de octubre para su detención. "Han transcurrido meses y nos consta que el condenado sigue haciendo una vida normal, residiendo en su domicilio y atendiendo sus negocios, sin que nos conste que la Policía haya cumplido con el requerimiento hecho por el tribunal". El Confidencial se ha puesto en contacto con el propio Suárez Jordana, que asegura que desconocía que estaba en búsqueda y captura. "He estado bastante tiempo enfermo. No sé nada".

La Audiencia Provincial ya dejó claro en otro auto, de septiembre de 2018, que rechazaba la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad solicitada por Suárez Jordana, ya que el condenado no había hecho ningún esfuerzo por indemnizar a los estafados con lo que dictaminaba una de las condenas, 221.887 euros más los intereses legales. "En el presente caso no ha lugar a la suspensión de la ejecución de la pena, dado que pese al tiempo transcurrido desde que se dictó la sentencia y desde que el penado ofreció abonar una mínima cantidad al mes (80 euros) para satisfacer la responsabilidad civil a que fue condenado, ha sido nulo su esfuerzo para reparar el daño causado", señaló entonces la Audiencia Provincial.

El juzgado citó incluso a Suárez Jordana para que compareciera el 1 de octubre a las 10:00, "a fin de requerirle el ingreso voluntario en prisión en el plazo de diez días naturales desde el requerimiento. Todo ello, bajo apercibimiento de que en caso de no verificarlo, se dictará orden de busca, detención e ingreso en prisión sin más citarle ni oírle". Obviamente, el condenado no apareció. Según el abogado Manuel Castellanos, la Audiencia Provincial se puso manos a la obra para encarcelar a Suárez Jordana tras poner una queja en el Consejo General del Poder Judicial.

El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad (izquierda), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)
El presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad (izquierda), y el presidente de Ausbanc, Luis Pineda. (EFE)

La primera sentencia contra Suárez Jordana, que fue director de Publicaciones de Ausbanc (dirigía las revistas en las que se insertaba la publicidad contratada por las entidades bancarias), es de febrero de 2015. La Sección Séptima de la Audiencia Provincial le condenó a un año y seis meses de prisión por un delito de estafa. Como administrador único de la mercantil Grupo Inmobiliario Arcediano, vendió una vivienda en Madrid a un particular, que pagó 221.000 euros por ella. Sin embargo, el contrato firmado entre ambas partes permitía a este particular revender la vivienda a la empresa de Suárez Jornada en un plazo establecido.

Pero esta recompra no pudo ejecutarse, como quería el estafado, porque el acusado había vendido a su vez la casa a otro matrimonio. "El acusado no ha devuelto el dinero que recibió por la venta del piso ni el precio acordado para el supuesto de que optara por que le fuera recomprado". La segunda sentencia llegó el 22 de diciembre de 2016, en este caso de la Sección Cuarta del alto tribunal regional, que consideró que Suárez Jordana también era culpable de un delito continuado de estafa al engañar a los compradores de dos inmuebles a los que él les vendió las viviendas. En concreto, vendió en junio y en noviembre de 2007 dos fincas diferentes a otra pareja asegurando en las escrituras que ambas se encontraban libres de cargas, lo que resultó ser falso.

"El crédito garantizado con la hipoteca que gravaba la finca vendida, del que era titular la Caja de Ahorros de Salamanca y Soria, no había sido amortizado y la deuda subsistía en gran parte de su importe, extremo que era perfectamente conocido por el acusado, que lo ocultó deliberadamente a los compradores", reza la sentencia en referencia a uno de los inmuebles, una conclusión que reitera para el caso de la otra vivienda. Los compradores pagaron al condenado el precio de adquisición y luego se encontraron con que la entidad financiera les exigía además el abono de la hipoteca.

Suárez Jordana fue condenado a dos años de prisión y a indemnizar al matrimonio con "el valor equivalente a las cantidades que estos le abonaron en concepto de precio de ambas compraventas". En concreto, 243.200 euros más intereses. El procesado se libró de una condena mayor debido a las "dilaciones indebidas" que sufrió el procedimiento judicial, que duró siete años y medio, un retraso que el tribunal calificó de "extraordinario y manifiestamente injustificado" pero que "no es imputable al acusado". Las dos penas suman tres años y seis meses de cárcel y las indemnizaciones, unos 465.000 euros.

Las dos condenas suman tres años y seis meses de cárcel e indemnizaciones de 465.000 euros

Suárez Jordana también está procesado en el caso Ausbanc, a la espera de que la Audiencia Nacional fije la fecha del juicio. El juez Santiago Pedraz ha acusado a 14 personas de los delitos de estafa, extorsión, amenazas, administración desleal, fraude en las subvenciones y pertenencia a organización criminal. El magistrado coloca a Suárez Jordana en "el cuarto nivel" de la trama liderada por Luis Pineda. "Son los cargos menores de Ausbanc, pero a su vez son conocedores de las prácticas desarrolladas por la asociación, participan en las mismas y obtienen beneficios, pero no tienen poder de decisión sobre el modo de actuar".

En concreto, Suárez Jordana tuvo "intervención activa" para que Manos Limpias, siguiendo las instrucciones de Pineda, se personara como acusación popular en determinados procedimientos que beneficiaban a Ausbanc, que tenía "interés personal en actuar judicialmente contra Rubén Sánchez, de la organización de consumidores Facua, debido a la enemistad manifiesta que Luis Pineda le profesaba. Se trataba de lograr la imputación de Rubén Sánchez en el denominado caso de las facturas de UGT", reza el auto de procesamiento de la Audiencia. Finalmente la Fiscalía y el juez instructor rechazaron la imputación de Sánchez que perseguía la trama.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios