Pleno preElecoral en la cámara alta

Sánchez da el mitin en el Senado y el PP le insta a escribir "el diario de una traición"

Sánchez pasó por su último pleno de control de la legislatura en el Senado con el mismo mitin preelectoral que estrenó desde el Palacio de La Moncloa para anunciar las elecciones

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

Pedro Sánchez pasó por su último pleno de control de la legislatura en el Senado con un auténtico mitin preelectoral (el mismo que estrenó desde el Palacio de La Moncloa para anunciar las elecciones) al que el portavoz del Grupo Popular, Ignacio Cosidó, respondió con la recomendación de que escriba otros libros después de los comicios: "Historia de una traición" y "Manual del incompetente".

El presidente del Gobierno utilizó su turno de respuesta a las tres preguntas de los grupos, una del PP y las otras dos de sus aliados en los últimos meses (ERC y Podemos), para fijar posición ante del 28-A entre las exigencias de los independentistas, las acusaciones de traición a España de los populares y el agradecimiento a los podemitas por el apoyo prestado.

Cosidó provocó a Sánchez al invitarle a que hiciera balance de su "fracaso" como interino al frente del Ejecutivo, sostener que había "humillado" a los españoles en su empeño de contentar a los separatistas catalanes e indignar con ello hasta a la parte del PSOE representada por Felipe González o Alfonso Guerra.

El portavoz del PP, igual de mitinero que el dirigente socialista, dio por hecho que Sánchez tiene comprometido el indulto a los jefes de los independentistas en el caso de que pueda seguir en el poder después de las elecciones. Pero también se mostró seguro de que el actual inquilino de La Moncloa tendrá que volverse a su casa después de los comicios y no podrá dar "la cuarta vuelta al mundo en avión oficial" y sumar horas de vuelo como ha hecho al emplearlo hasta para ir a conciertos a Castellón.

El jefe del Ejecutivo se mostró muy centrado y optimista, se reafirmó en su apuesta por la política útil frente a "la crispación" de la derecha que quiere volver a la España "del pasado" (los cuarenta años). No entró al trapo de sus conversaciones con los independentistas y prefirió repetir que si logra seguir en el poder después de abril lo primero que hará es presentar el proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

A la pregunta del portavoz de ERC, Joaquim Ayats, sobre la ruptura de conversaciones con los secesionistas, Sánchez prefirió recomendar al partido de Oriol Junqueras que se fije en lo ocurrido con el PDeCAT al verse "devorado por el tigre del independentismo".

Además de mostrarse muy molesto con que ERC le haya tumbado los Presupuestos, el presidente del Gobierno quiso alejarse de toda imagen de complicidad con sus antiguos aliados al acusarlos de empecinamiento en el error de negociar con la exigencia del llamado derecho la "autodeterminación" por delante. Ayats replicó que no tenía claro si la retirada del Gobierno de la mesa de negociación con Quim Torra se debió "al miedo a la manifestación de Colón de la derecha o en realidad fue todo una representación dirigida a construir un relato hasta la convocatoria de las elecciones".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios