o acuerdo o elecciones

Podemos abona el escenario preelectoral y presiona tanto a Moncloa como a Waterloo

A los independentistas les plantea la disyuntiva de que si no apoyan los PGE facilitarán la vuelta de PP y CS, y al Ejecutivo, que su apoyo se limita a que se materialice su pacto presupuestario

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en Moncloa. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibe al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en Moncloa. (EFE)

O consolidación del bloque de la moción de censura para facilitar un Ejecutivo de progreso tras las próximas elecciones, cogobernando PSOE y Unidos Podemos con el apoyo de los independentistas, o abrir el camino al bloque conservador, con PP, Ciudadanos y, según vaticinan varias encuestas, también Vox. Podemos se ha situado en un escenario preelectoral tras la negativa de las formaciones independentistas a apoyar los Presupuestos Generales del Estado, reforzada por las acusaciones de la Fiscalía a los presos del 'procés' y el plan B del Gobierno para agotar igualmente la legislatura prorrogando las cuentas del PP. Pablo Iglesias quiere presionar por igual tanto a ERC y PDeCAT, con quienes mantiene negociaciones discretas, como al Gobierno. A los independentistas, planteando la disyuntiva de que si no apoyan los PGE facilitarían la llegada de la derecha al poder con la promesa de reactivar el 155, y al Ejecutivo, visibilizando que su apoyo se limita a que se materialice su pacto presupuestario. De lo contrario, insisten en que están preparados para ir a elecciones anticipadas.

El escenario dibujado por Podemos, y el propio futuro de Pablo Iglesias en la política institucional depende de ello, es una apuesta a todo o nada a cogobernar con los socialistas. Para ello, la pantalla fundamental que deben transitar antes es la de los Presupuestos, mientras se configuran ya los pactos poselectorales en los municipios y comunidades autónomas tras los comicios del próximo mes de mayo. Una hoja de ruta que Pablo Iglesias ponía negro sobre blanco este lunes durante una entrevista en RNE: "Nos estamos jugando la dirección histórica de España. Estamos en un momento de debates cruciales en los que el diálogo y la búsqueda de acuerdos van a ser fundamentales". Una dirección, concretaba, en aras de "construir una alternativa progresista de Estado".

Acuerdos que llevan a una segunda pantalla, la de que Ferraz levante el cordón sanitario a las formaciones independentistas, lo que ya llevó a Pedro Sánchez a intentar su investidura fallida en 2016 con el apoyo de Albert Rivera. De ahí que, azuzando el clima preelectoral, Iglesias no descarte acuerdos entre el PSOE y Ciudadanos. "Es algo que desean muchos sectores en el PSOE", afirmaba en la radio pública, así como sectores económicos en España. Su apuesta, pues, es que se consolide en el Gobierno un bloque de progreso y, de lo contrario, daría un paso a un lado.

"De lo que pase después [de las elecciones], uno tendrá que dar cuenta siempre, y tendrá que poner su cargo a disposición de la militancia. No es lo mismo estar en la oposición que gobernando, y tener un buen resultado que uno malo", reconocía el líder de Podemos. De hecho, recientemente ya lo ha dejado por escrito: "Quiero ser candidato y me presentaré a las primarias de Podemos, y el resultado determinará muchas cosas. Si las ganamos, o si somos la primera fuerza, tendremos que lograr un acuerdo de gobierno. Si no, tendremos que buscar otro tipo de acuerdo, y allí se definirá mi futuro político".

La señal que daba Pablo Iglesias a primera hora de la mañana de este lunes para agitar el fantasma del adelanto electoral centra ya el argumentario de la formación. "Hay que asumirlo. Yo preferiría que hubiera un acuerdo político amplio, pero si no es así, no hay que tener ningún miedo a elecciones", afirmaba Iglesias, reconociendo asimismo que "hay que asumir la realidad" y que la situación actual es "muy difícil" por la "crispación".

Poco después, la coportavoz del partido Noelia Vera trasladaba aún más la presión sobre Pedro Sánchez y descargaba responsabilidades sobre el presidente del Gobierno: "Si peligran los Presupuestos por la situación en Cataluña, nuestro trabajo se está haciendo, habría que preguntar a Sánchez a ver qué pasos está dando para que se materialicen" los PGE. En rueda de prensa, tras la celebración de la ejecutiva, Vera parafraseaba a su secretario general insistiendo en la necesidad de "ser realistas", al constatar que "se ve más difícil la posibilidad de que salgan adelante" los Presupuestos.

Pablo Iglesias sale de la cárcel de Lledoners después de visitar a Oriol Junqueras. (EFE)
Pablo Iglesias sale de la cárcel de Lledoners después de visitar a Oriol Junqueras. (EFE)

El 'realismo' de Podemos tiene como principales destinatarios Lledoners y Waterloo, según insisten fuentes de la formación. De hecho, la escenificación del rechazo a los Presupuestos por parte del 'president' de la Generalitat, Quim Torra, y otros dirigentes independentistas contrasta con las posiciones de algunos de los principales dirigentes independentistas presos. Este es el caso de Jordi Sànchez, quien ya pedía antes de las acusaciones de la Fiscalía que no se tratase a los presos como "moneda de cambio", y de Oriol Junqueras, que en una entrevista publicada por el diario 'ARA' este domingo desligaba su hipotética condena de los Presupuestos porque "nadie lo entendería".

La operación diálogo de Pablo Iglesias, que ha pasado a una fase de "discreción", deja entrever que los mensajes en público no siempre se asemejan a los que se vierten en privado. Las negociaciones siguen en marcha y el juego ahora se traslada al teatro de las representaciones, dando rienda suelta a "la crispación" por un lado y por otro. Mientras tanto, Podemos apuntala la polarización entre dos bloques y amenaza a los independentistas con una versión reapropiada del 'nosotros o el caos'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios