'nudo españa', un diálogo con enric juliana

Iglesias fía su futuro en política a cogobernar con Sánchez tras las próximas elecciones

El líder de Podemos y el periodista Enric Juliana plasman en un libro el diálogo que establecieron durante los últimos meses sobre los desafíos presentes y futuros del país

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en una sesión de control al Gobierno. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, interviene en una sesión de control al Gobierno. (EFE)

Europa y la nueva de ola de cambios tecnológicos, el sintomático giro de Italia, el futuro de la monarquía, Cataluña, el relato de la Transición y los gobiernos democráticos, el PSOE y Podemos, el fortalecimiento del feminismo o la nueva competición en el seno de la derecha. Estos son solo algunos de los temas sobre los que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el periodista Enric Juliana establecieron un sincero y lúcido diálogo entre los meses de febrero y septiembre de este año que ahora se plasma en la obra 'Nudo España' (Arpa). Unos meses de aceleración política, marcados por profundos virajes en la política española y la geopolítica mundial y, también, en la vida personal de Iglesias. "Antes de tener dos hijos me planteaba qué cosas quería hacer después de la política. Ahora básicamente quiero criarles y ocuparme de ellos, y el resto es secundario. Creo que no me importaría tener más hijos. Soy muy excesivo en todas las decisiones que tomo", confiesa Iglesias ya en las primeras páginas del libro, que saldrá a la venta en los próximos días.

El "florentino" Juliana, como en ocasiones lo ha denominado el líder de Podemos, lanzaba pertinentemente una de sus últimas preguntas antes de enviar las galeradas a corregir: "¿Has reflexionado sobre tu futuro en la política durante este pasado verano?". Sin muchos rodeos, Iglesias expresa su deseo de ser el candidato de Podemos a la presidencia del Gobierno en las próximas elecciones generales, pero deja claro que el resultado que obtenga en las urnas determinará si consigue el objetivo por el que se metió en política, que no es otro que gobernar, o si da un paso a un lado, para seguir haciendo política fuera de las instituciones, volver a la universidad y centrarse en la crianza de sus hijos.

"Quiero ser candidato y me presentaré a las primarias de Podemos, y el resultado determinará muchas cosas. Si las ganamos, o si somos la primera fuerza, tendremos que lograr un acuerdo de gobierno. Si no, tendremos que buscar otro tipo de acuerdo, y allí se definirá mi futuro político". Por si hacía falta disipar más dudas, tanto hacia dentro de su organización como hacia afuera, Iglesias añade que sigue teniendo claro que la política es un periodo, una pausa y que "tarde o temprano se terminará".

Nuestro objetivo es que se empiece a normalizar una vía de gobierno a través de la fórmula de coalición en ayuntamientos y autonomías

Cuando tienes hijos, admite —reflexionando que "esto nunca lo había pensado así"—, "tienes familia para siempre". "Si todo va como tiene que ir, lo lógico es enterrar a tus padres. Las parejas felices duran mucho tiempo, otras no. Sin embargo, los hijos son para siempre, e incluso te vinculan a la madre de tus hijos para siempre. Eso es una liga completamente distinta, y claro que condiciona el modo en que uno se ve a sí mismo en el futuro". Motivos personales, pero también políticos. La hoja de ruta de liderazgo de Iglesias en Podemos está trazada hasta las próximas elecciones generales, y con los comicios municipales, autonómicos y europeos mediante —otro mensaje para analizar con lupa a la interna—. Entonces saldrá a ganar, pero si no consigue su objetivo, será otro miembro del partido quien tome el timón de la formación. Previsiblemente una mujer; una mujer joven.

Si la irrupción de Podemos en el tablero político español supuso el fin del bipartidismo, su mayoría de edad como socios preferentes del Gobierno de Pedro Sánchez, en un contexto sin mayorías absolutas, trae consigo una reflexión difícil de digerir para ciertos sectores a la izquierda del PSOE: las necesarias coaliciones con los socialistas. "El próximo Gobierno va a ser de coalición, sea de nosotros con el PSOE o de Ciudadanos con el Partido Popular". Sánchez sería consciente de ello, según reitera Iglesias, aunque advierte de que no todos en su partido lo asumen y, menos todavía, ciertos poderes fácticos "nostálgicos" del bipartidismo. En este contexto, Podemos tiene claro que su camino transita por la configuración de pactos electorales, siguiendo el modelo portugués, que no el griego.

"Después de las elecciones autonómicas y municipales, nuestro objetivo político es que se empiece a normalizar una vía de gobierno a través de la fórmula de coalición en ayuntamientos y comunidades autónomas", asegura el líder de la formación. Esto es, Podemos ofrecerá un modelo de gobernanza a tres niveles: municipal, autonómico y estatal. Portugal y los países del sur de Europa como ejemplo, dice Iglesias, de que "es posible otra política económica y social, otro modelo" para la UE. Una apuesta que contrastaría con lo que en el actual panorama europeo representan Emmanuel Macron o el Gobierno de la Liga y el Movimiento 5 Estrellas en Italia, "o incluso también —porque esto nos lo van a recordar siempre— con la experiencia griega". En definitiva, "un modelo de gobernabilidad sin parangón en el continente".

La experiencia del tripartito es un recuerdo infausto para muchos, pero es una de las pocas alternativas que hay

Cataluña es otro de los temas centrales del diálogo, al ser uno de los cabos por los que se aprieta el 'Nudo España'. "El problema político catalán está criogenizando. Es una especie de convidado de piedra que lo atraviesa todo", analiza Iglesias. Su propuesta, más de contención que de resolución, pasa por "seguir construyendo una gramática de distensión en la que al menos sea la política la que vehicule un conflicto que va a ser crónico". La polarización y el enroque de ambas partes, con mención especial a que Albert Rivera "esté al frente de encapuchados que retiran lazos", seguirá determinando la política española "y podría tener consecuencias terribles".

A corto plazo, Iglesias añade que "podría condicionar que los Presupuestos no salieran adelante, y podría desembocar en una victoria electoral del Partido Popular y de Ciudadanos". En este punto, Juliana afirma que "la cuestión de Cataluña no tiene solución. Puede tener una evolución positiva y quizás una involución negativa: más enfrentamiento y una nueva suspensión de la autonomía. Pero una solución a medio plazo no existe, por lo que me parece recomendable olvidarse de una fórmula mágica que lo resuelva todo en cuestión de meses".

Para Iglesias, cualquier solución al conflicto catalán debe ser política y no judicial. En este sentido, apela a un proyecto de España hacia Cataluña y un proyecto de Cataluña hacia España, apostando por pactos entre progresistas en Cataluña para gobernar, como ya hicieron los 'comuns' en las últimas elecciones autonómicas mirando al PSC y a ERC. Vincula el fracaso de este intento a que "fuera muy pronto para poder configurar una geometría de gobierno diferente en Cataluña y en España", pero concluye que aunque "la experiencia del tripartito es un recuerdo infausto para muchos", se trataría de "una de las pocas alternativas que hay".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios